Maduro “encontró” al culpable del levantamiento en Venezuela.

Acusa a un “topo” de la CIA que se encuentra al frente del Sebin, Servicio Bolivariano de Inteligencia.

130
Compartir

El líder chavista culpa el exjefe de la inteligencia del levantamiento y afirma que Vladimir Padrino y Maikel Moreno le avisaron una semana antes.

Las afirmaciones hubieran resultado inverosímiles hace tan solo dos semanas. El guion del chavismo, al igual que el de cualquier estamento de poder, consiste en escenificar unidad. Cuando se producen grietas, como ocurrió en Venezuela, las piezas del relato casi siempre acaban señalando a un traidor antes insospechado. Según Nicolás Maduro, el máximo responsable de lo sucedido la madrugada del pasado 30 de abril fue el exjefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), a quien este viernes acusó de ser un infiltrado de la CIA.

El régimen de Maduro arresta al vicepresidente del Parlamento

No es una novedad que el general Manuel Cristopher Figuera desempeñara un papel en la operación, liderada por Juan Guaidó, que liberó al dirigente opositor Leopoldo López y buscaba alentar una quiebra de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, las palabras del mandatario son relevantes por el estado de ánimo que pretende trasladar a sus bases. El sucesor de Hugo Chávez viene a decir que una vez identificado al colaborador que le dio la espalda ha vuelto a tener pleno control de la maquinaria del régimen. Este mensaje de cohesión, que la oposición considera muy endeble, está aliñado además con los ingredientes habituales del discurso oficial: injerencia extranjera, agresión de Washington y acusaciones a los líderes antichavistas.

La versión de lo sucedido comienza con una negación. El dirigente bolivariano rechazó, durante un acto del programa educativo Misión Ribas, haber estado a punto de huir por temor a una rebelión militar. “El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que Maduro se iba a ir del país, estaba montado en un avión y los cubanos querían que se fuera del país pero los rusos le bajaron del avión y lo impidieron. ¿Ustedes creen que yo soy un cobarde? ¿Ustedes creen que yo soy un títere? Jamás un evento como ese sucedería ni sucedió”, dijo.

Maduro se guardó esos calificativos para cargar contra Figuera. “El que articuló el golpe de Estado es un traidor y cobarde. Manuel Ricardo Cristopher Figuera fue el que articuló toda la trampa. No se presentó y huyó desde primera hora de la madrugada y hasta hoy está huyendo”, continuó. Asegura también que antes de ese operativo le dio cuatro órdenes y él las cumplió. “Luego de las investigaciones hemos podido comprobar que Manuel Ricardo Cristopher había sido captado por la CIA desde hace más de un año y trabajaba como topo”, afirmó antes de recordar un episodio del pasado enero, semanas antes de que Guaidó, reconocido como presidente legítimo por más de 50 países, lanzara su desafío al régimen. “¿Se acuerdan de cuando metieron preso a Guaidó? ¿Quién ordenó meterlo preso? Él mismo, fue un show. Traidor, vendepatria”, se revolvió.

Según su reconstrucción, “él fue el que articuló la intriga, la mentira y armó el cuento de que él contaba con los honorables y muy patriotas general [Vladimir] Padrino, Maikel Moreno e [Iván] Hernández Dala”. Estos tres dirigentes chavistas, respectivamente el ministro de Defensa, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia y el jefe de la Guardia Presidencial fueron señalados por varias fuentes por estar al tanto del plan fallido, igual que el titular de Interior, Néstor Reverol.

Maduro sugiere ahora que actuaron de alguna manera como agentes dobles: “Fueron ellos quienes me avisaron una semana antes del golpe de Estado de la conducta extraña de este general, que iba a ser relevado y detenido el propio 30 de abril a las 9.00 de la mañana, por eso él apuró. Por alguna vía se enteró”. “Ratifico toda mi confianza en Padrino, Moreno y Dala. Ratifico toda mi fe y todo mi apoyo”, quiso dejar claro el mandatario con el propósito de proyectar una imagen de plena unidad de su Gabinete en un clima de elevada tensión política. Guaidó no ha renunciado a provocar una fractura en las filas militares y volvió a convocar a sus seguidores este sábado. El jefe del Parlamento prometió que las movilizaciones no cesarán hasta lograr “el cese de la usurpación”.

El exdirector de la policía secreta reapareció el jueves en un vídeo difundido en las redes sociales, del que EL PAÍS no ha podido comprobar fecha ni lugar de grabación, llamando a la “reconstrucción” de Venezuela y advirtiendo al Gobierno: “Ya basta de culpar al mundo de las desgracias de nuestro país y seguir exigiendo más sacrificio a nuestra población, mientras algunos dirigentes han hecho fortunas y las han sacado a otras naciones”, aseguró. Figuera fue sustituido la misma noche del 30 de abril por su antecesor en el cargo, Gustavo González López. Maduro le advirtió este viernes: “Le llegará la justicia venezolana más temprano que tarde”. (Por Francesco Manetto para Clarín // Foto: La sede del Sebin, en Caracas. AFP)

ADNbaires