Nueva York: anticipan un brote más severo que en Wuhan.

141
Compartir

Ya supera los 52 mil casos de Covid-19 y temen el colapso sanitario.

x NUEVA YORK.- En cuestión de días, la vida en Nueva York cambió. Nadie sabe con exactitud cuándo volverá a ser lo que era. El avance del coronavirus se cobró la vitalidad de la ciudad que nunca duerme, y a su paso arrojó -por lo menos- 52.318 personas infectadas y 728 muertes en el estado.

De ese total, 29.766 corresponden a la ciudad Nueva York, que -de continuar la tasa de crecimiento- cada día se acerca más a superar los números de Wuhan, en China, y a los de Lombardía, en Italia. La Gran Manzana tiene más de 3400 infectados por millón de habitantes, lo que duplica los índices de España y Suiza, dos de las zonas más afectadas por la pandemia (aproximadamente 1500 casos por millón de habitantes ). Los hospitales comienzan a desbordar a 27 días del primer caso, y el número total de muertos escala sin ánimos de detenerse.

Los esfuerzos no son suficientes. La indicación de cerrar todo, y las órdenes ejecutivas que cancelan las reuniones sociales no bastaron para cumplir con el objetivo de aplanar la curva que significa el aumento en la propagación de esta enfermedad.

Con la suba de casos, la ansiedad aumenta. En las calles de Manhattan, los pocos que circulan por la jungla de concreto lo hacen con barbijos y guantes. El que no ha tenido la suerte de conseguir los de uso médico, viste algún cuello por encima de la boca y usa guantes de lana, aún cuando la temperatura comienza a escalar en el hemisferio norte.

Hospitales desbordados
Un instrumentador de la sala de emergencia del Hospital Mount Sinai Morningside lanza suspiros de agotamiento. Mientras descansa unos breves minutos en la puerta del establecimiento ubicado en al norte de Manhattan habla con LA NACION y prefiere resguardar su identidad. Está agotado. Las jornadas han pasado a ser de 16 horas. Con la marca del barbijo en el rostro, confiesa que tienen al menos cien pacientes internados con coronavirus, y que la mayoría de los que se presentan por consultas médicas tienen los síntomas del Covid-19. “Se va a poner peor”, estimó el profesional.

Y ellos, quienes pelean desde el frente de la batalla contra el virus mortal, ¿cómo se protegen? El instrumentador médico alza los hombros y las manos. “Nos hacen tomarnos la temperatura una vez cada cuatro horas. Si tenemos síntomas, nos tenemos que retirar”, explicó, y contó que el personal médico espera en los próximos días la llegada de más Equipos de Protección Individual (PPE, por sus siglas en inglés). Se trata, básicamente, del uniforme sanitario que los protege de ser contagiados, y que la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que, sin eso, “el riesgo es real”.

Parte del día
En un sábado negro de lluvias, el gobernador Andrew Cuomo se enfrentó a las cámaras para informar el avance del virus en el estado de Nueva York. Según explicó, en esta guerra, la lucha tiene dos frentes: el sanitario y el económico. En el sanitario, según las proyecciones del gobierno, es preciso llevar el total de 53 mil camas hospitalarias a un total de 140 mil, y aumentar el número de respiradores de 3000 a 40 mil. Solo de esa manera sería posible que el alto flujo de pacientes para las próximas semanas sea atendido.

Hasta ahora, datos revelados por medios locales han indicado que la ciudad de Nueva York cuenta con un total de 1414 respiradores, de los cuales 1175 se encuentran en uso. El incremento de pacientes comienza a sobrepasar el sistema de salud, sobre todo en las áreas más afectadas.

Personal médico trabaja con horarios extendidos en Nueva York

Personal médico trabaja con horarios extendidos en Nueva York Fuente: AFP

El gobernador anunció que a los hospitales de emergencia en construcción se suma el objetivo de tener un establecimiento por distrito (Queens, Manhattan, Bronx, Staten Island y Brooklyn) en la ciudad de Nueva York, y otros en los condados de Westchester, Rockland, Nassau and Suffolk con una capacidad de hasta mil pacientes en cada uno para intentar contener la crisis sanitaria.

Los refuerzos para el personal médico también crecen: hasta ahora, más de 72 mil personas se han registrado como voluntarios en la campaña de Fuerza Estatal de Atención Médica de Emergencia. Miles de médicos y enfermeros retirados o que trabajaban en áreas administrativas pasarán a formar parte del operativo. Además, más de 8600 profesionales de la salud mental se han anotado para ofrecer atención online a quienes lo necesiten.

“Sabemos que, a este punto, cualquier escenario va a sobrepasar la capacidad de nuestro sistema de salud, y continuamos trabajando agresivamente para incrementar la capacidad de nuestros hospitales en el estado” , dijo Cuomo.

El último miércoles, en el Hospital Elmhurst de Queens -el distrito más afectado de la ciudad- trece personas murieron en menos de 24 horas , según reportó el New York Times. La situación generó el enojo generalizado de vecinos, médicos y autoridades. “Los doctores y enfermeros en el Hospital Elmhurst están dando todo de sí mismos ahora. Estamos focalizados en mantenerlos stockeados con lo que necesitan”, dijo el alcalde de Nueva York Bill de Blasio después del escándalo, y anunció que el jueves enviaron más respiradores y personal médico. Además, ayer se enviaron miles de elementos requeridos para uso de protección sanitaria.

Al respecto, Francisco Moya, concejal de Queens, envió un pedido al presidente Trump para que envíe recursos al hospital, que recibe colas de gente en busca de atención médica, pero todavía no ha tenido respuesta. “Se oyen voces de desesperación por no tener lo necesario para combatir este virus, para ganar esta guerra. Es la obligación del gobierno federal, del presidente Trump que mande todo lo que ha prometido a Nueva York para ayudar a todos los que está trabajando en el hospital Elmhurst”, remarcó. Y añadió: “Si no nos envían más respiradores, mucha más gente va a morir” .

Craig Smith, director del Departamento de Cirugía del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, tampoco pintó un panorama favorecedor. “El enemigo está adentro. Esto se convirtió inevitablemente obvio ayer, cuando otro colega fue intubado”, relató en uno de sus partes diarios que actualizan la situación en el establecimiento. Si bien destacó que la mayoría de los pacientes con Covid-19 se recuperarán, no será por una cuestión de suerte. “Sobreviven porque no nos damos por vencidos. Los cuidamos, aún cuando estamos angustiados. Aún así, nadie tiene idea de cuán difícil puede ser”, subrayó.

El temor a ser sobrepasados
El estado de Nueva York todavía no está cerca de su pico (según proyecciones, faltarían unas dos o tres semanas), pero el personal médico ya ve la falta de insumos y teme un panorama similar al de Italia.

El último martes, diez médicos del hospital Papa Giovanni XXIII, en Bérgamo , el epicentro de casos del país europeo, publicaron un artículo en el que detallaron los horrores que han tenido que afrontar durante el brutal avance del coronavirus. Según revelaron, el 70 por ciento de las camas con respiradores se reservan para pacientes con Covid-19 en estado crítico, pero con “una razonable chance de sobrevivir”. “Los pacientes de edad avanzada directamente no son resucitados y mueren solos sin los cuidados paliativos apropiados. Mientras las familias son notificadas por teléfono por un médico exhausto y emocionalmente agotado” , detallaron.

Ese es el pronóstico al que se le tiene terror, sobre todo cuando los porcentajes de pacientes hospitalizados incrementa día a día . “Pelearemos en todas las maneras que podamos para salvar todas las vidas que podamos. Eso es lo que significa ser un Americano y eso es lo que significa ser un neoyorquino”, escribió Cuomo, quien ayer celebró que el presidente Donald Trump decidiera hacer uso de la Ley de Producción de Defensa.

La norma, que fue promulgada durante la Guerra con Corea en la década del ’50, permite al gobierno federal imponer un cierto control sobre el sector privado para asegurar que la producción de insumos necesarios para la defensa del país estén disponibles en los lugares que sean necesarios, y era un reclamo que el gobernador de Nueva York llevaba hace semanas.

Ayer , Estados Unidos se convirtió en el primer país en superar los 100 mil casos de coronaviurs, lo que llevó la cifra global a más de 614 mil infectados. Sin embargo -por ahora- los índices de mortalidad se mantienen relativamente bajos. A nivel nacional, el total de muertes es de 1700, lo que lleva el índice a un número por debajo del 2 por ciento. En Nueva York, el estado epicentro del virus, el total de casos es de 52.318 y el número de muertes 728. El índice de mortalidad quedó en 1.4 por ciento.

Italia se mantiene como el punto del mundo con el índice de mortalidad más alto: con más de 86 mil casos y más de 10.000 muertos -según datos revelados por el centro de investigación en John Hopkins -, el porcentaje supera el 10 por ciento. (Por: Domitila Dellacha para La Nación // Foto principal: Paramédicos trasladan a un paciente a un hospital en Brooklyn Fuente: AFP)

ADNbaires