OMS: ¿Segunda ola?. Aún estamos hundidos en la primera.

28
Compartir

WASHINGTON.- Australia, Bélgica, Hong Kong, Israel, España, Vietnam: lugares del mundo que hace tres meses pelearon contra brotes del coronavirus y donde ahora se reportan un récord de casos nuevos. En Estados Unidos, el epicentro de la pandemia se desplazó a Arizona, Florida, Texas y otros estados, mientras que durante abril y mayo el peor embate lo recibió la ciudad de Nueva York.

Muchos países festejaron la disminución de casos y después tuvieron que lamentar los rebrotes. Según algunos funcionarios públicos, la segunda ola está al caer.”Lamentablemente, en algunos lugares ya se ven signos de la segunda ola”, dijo el primer ministro británico Boris Johnson a principios de esta semana.

Pero ni siquiera es tan simple como eso, advierten los investigadores científicos.

“Todavía estamos en el fondo de la primera ola”, dice Loren Lipworth, epidemióloga del Centro Médico de la Universidad Vanderbilt. “A medida que se flexibilizan las cuarentenas, hay un rebrote de casos. No es una nueva ola del virus”.

¿Qué sería entonces una “segunda ola”?

En el contexto de una pandemia viral, el término “segunda ola” no tiene una definición científica oficial. Suele usarse para describir dos escenarios: cuando un brote retrocede casi completamente antes de regresar, o cuando avanza y retrocede estacionalmente. En todo ese proceso, además, el virus puede mutar, encendiendo nuevos focos.

David Weber, epidemiólogo y director del Centro Médico de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, dice que el término se usó para describir tendencias durante pandemias anteriores, como la de gripe española de 1918 y la de SARS en Toronto en 2003.

En esos casos, a diferencia de los brotes de coronavirus en la mayoría de los países, “los nuevos contagios se redujeron básicamente a cero” antes del segundo brote, dice Weber. “Puede hablarse de una segunda ola cuando se había llegado a cero contagios”.

Pero unos pocos lugares lograron erradicar el virus para luego verlo regresar, y muchos vieron caer los niveles de contagio durante las cuarentenas y verlos aumentar cuando volvieron a poner en marcha sus economías.

Los expertos señalan que la reactivación de la vida social ayudó al regreso del coronavirus cuando ya parecía bajo control

Los expertos señalan que la reactivación de la vida social ayudó al regreso del coronavirus cuando ya parecía bajo control Fuente: AP

“Esto es un subibaja, y en todo el mundo es igual”, dice Weber. “Y va a seguir siendo así”.

Para colmo, “el Covid-19 no sigue un patrón estacional como el de la gripe común”, dice Lipworth. “Lo que sabemos sigue siendo muy poco”.

Al principio de la pandemia, era muy habitual escuchar la teoría de que el virus se calmaría durante los meses de verano. Por el contrario, los casos en Estados Unidos se dispararon, al igual que en muchos países que son cálidos todo el año, y también siguen creciendo en otras partes del Hemisferio Norte en general, donde ahora es verano.

¿Cuál sería entonces el término más adecuado?

La idea de una segunda ola es engañosa, porque disfraza que el virus es una amenaza constante y permanente, que conlleva la necesidad de mantener las medidas de restricción, advirtió la vocera de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Harris.

La OMS propone en cambio un término diferente: “La Gran Ola”. Según los expertos, la severidad de la ola actual es “modulada” por la adopción y el cumplimiento de políticas destinadas a contener la propagación.

“Lo que tiene incidencia en la transmisión del virus son las reuniones de gente y el incumplimiento de la distancia social, y no tomar precauciones para asegurarse de no estar en contacto estrecho con otras personas”, dijo Harris.

Lipworth y Weber comparten la evaluación de la OMS. “La primera ola nunca se fue, simplemente logramos achatarla”, dice Lipworth. “Ahora la gran pregunta es cuánto podemos mantenerla así”.

A no sorprenderse entonces, dice Lipworth, si los países y ciudades que flexibilizaron rápidamente las restricciones, sin adoptar medidas de control permanentes, experimentan un nuevo auge de casos. Weber prefiere ver el Covid-19 como una única ola ondulante, que crece y se aplana, con uno o tal vez varios picos.

“Va a seguir subiendo y bajando”, dice Harris. “Lo más que se puede haber es achatarla hasta dejarla a tus pies”.

The Washington Post

(Traducción de Jaime Arrambide)

(Imagen principal: Después de una batería de medidas, las calles de lugares como Hong Kong parecían libres de coronavirus. Pero la amenaza realmente nunca se fue Fuente: AP)

ADNbaires