Pfizer y Moderna piensan en aplicar una tercera dosis

En el transcurso de los 12 meses a partir de la segunda.

19
Compartir

Albert Bourla, director ejecutivo del laboratorio precisó que las personas “probablemente” necesitarán una dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus dentro de los 12 meses posteriores a la vacunación completa. También dijo que es posible que las personas deban vacunarse contra el virus anualmente.

En plena pandemia por el nuevo coronavirus que generó la enfermedad COVID-19, la campaña de vacunación en todo el mundo no cesa, con la lógica problemática de la escasez de vacunas que existe en el mercado y los acuerdos entre países para la distribución de las dosis.

En ese escenario y mientras Estados Unidos busca liderar la aplicación masiva de vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2, enarbolando un nuevo récord de aplicaciones diarias con 4,6 millones de inyecciones aplicadas por día, el CEO de Pfizer, Albert Bourla, admitió que es posible que se necesite una tercera dosis al año de vacunado con las iniciales dos.

Pfizer emitió un comunicado a principios de este mes en el que afirmó que su vacuna contra COVID-19 era efectiva en más del 91% para proteger contra el nuevo coronavirus y más del 95% efectiva contra enfermedades graves hasta 6 meses después de la segunda dosis. Los datos de Pfizer se basaron en más de 12.000 participantes vacunados. Sin embargo, los investigadores dicen que aún se necesitan más datos para determinar si las protecciones duran después de 6 meses. Los investigadores aún no saben cuánto tiempo dura la protección una vez que alguien ha sido completamente vacunado.

El director científico de respuesta de COVID de la administración de Biden, David Kessler, afirmó hoy que los estadounidenses deberían esperar recibir inyecciones de refuerzo para protegerse contra las variantes del coronavirus. Kessler habló ante los legisladores estadounidenses y manifestó que las vacunas autorizadas actualmente son altamente protectoras, pero señaló que las nuevas variantes podrían “desafiar” la efectividad de las inyecciones.

La vacunacontra COVID-19 de Pfizer es efectiva en más del 91% para proteger contra el nuevo coronavirus y más del 95% efectiva contra enfermedades graves hasta 6 meses después de la segunda dosis REUTERS/Dado Ruvic

“No sabemos todo en este momento. Estamos estudiando la durabilidad de la respuesta de los anticuerpos”, dijo. “Parece fuerte, pero hay algo de declive y sin duda las variantes desafían… hacen que estas vacunas funcionen más. Así que creo que con fines de planificación, solo con fines de planificación, creo que deberíamos esperar que tengamos que impulsar”, dijo al Subcomité Selecto de la Cámara sobre la Respuesta al Coronavirus.

En febrero, Pfizer y BioNTech dijeron que estaban probando una tercera dosis de su vacuna COVID-19 para comprender mejor la respuesta inmune contra nuevas variantes del virus. A fines del mes pasado, los Institutos Nacionales de Salud comenzaron a probar una nueva vacuna de Moderna diseñada para proteger contra una variante problemática que se encontró por primera vez en Sudáfrica. Y Pfizer-BioNTech está probando una inyección de refuerzo de su vacuna COVID en un nuevo ensayo para comprender mejor la respuesta inmune contra nuevas variantes del virus.

También están en conversaciones con las autoridades reguladoras sobre la prueba de una vacuna modificada para proteger específicamente contra la nueva variante altamente transmisible que se encuentra en Sudáfrica y en otros lugares, conocida como B.1.351, como un segundo brazo del mismo estudio.

Las empresas creen que su vacuna de dos dosis actual funcionará contra la variante sudafricana, así como contra una que se encuentra en el Reino Unido y en otros lugares. Pero los estudios permitirán a los fabricantes de vacunas estar preparados cuando sea necesaria más protección, dijeron. “La tasa de mutaciones en el virus actual es más alta de lo esperado”, admitió el director científico de Pfizer, Mikael Dolsten, en una entrevista. “Es una probabilidad razonable que terminemos con aumentos regulares. Y para las vacunas potentes, es posible que deba hacer un cambio de cepa cada pocos años, pero no necesariamente todos los años”, agregó.

Olga Sánchez Cordero recibió la segunda dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech (Foto: tomada de Twitter @M_OlgaSCordero)

En la primera etapa del primer brazo del estudio, se administrará una tercera dosis de 30 microgramos a 144 personas que recibieron la vacuna hace 6 a 12 meses en el ensayo de seguridad de Fase I original. “Suponiendo la aprobación regulatoria, también se probaría una vacuna rediseñada, tanto como una dosis de refuerzo en personas que han sido vacunadas como en personas que aún no han recibido la vacuna”, dijo Dolsten.

El estudio no buscaría medir la eficacia de la vacuna como su gran ensayo de fase III el año pasado. En cambio, mediría la respuesta de anticuerpos y estudiaría si la sangre de los receptores puede neutralizar las nuevas variantes del coronavirus, así como la seguridad de una tercera dosis. Estados Unidos descubrió su primer caso de la variante sudafricana en enero y desde entonces ha aparecido en 14 estados, según datos del gobierno estadounidense. Varios estudios sugieren que es más resistente a las vacunas existentes que otras variantes del coronavirus.

Dolsten precisó que las vacunas de ARNm como Pfizer y la vacuna de BioNTech crean una respuesta potente. Pero la respuesta inmune puede disminuir con el tiempo. Tambié cree que una tercera dosis de su vacuna creará una respuesta similar o mejor que la segunda dosis, y podría ser el siguiente paso lógico para mantenerse por delante de las variantes circulantes.

“Creemos que nuestra vacuna es muy activa contra todas las cepas”, dijo Dolsten, y señaló que las empresas “quieren estar preparadas para todas las opciones y estar impulsadas por los datos, lideradas por la ciencia”. (Imagen: El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla. EFE/ Gian Ehrenzeller/Archivo)

LA VACUNA DE MODERNA

Los estudios de la empresa Moderna indican que una dosis de refuerzo con su vacuna contra el COVID demuestran que brinda un alto nivel de protección contra las variantes (Allison Zaucha for The New York Times)
Para septiembre próximo, la empresa de biotecnología Moderna de los Estados Unidos estudia dar una dosis de refuerzo para la prevención de cuadros graves de COVID-19 después de considerar la existencia de nuevas variantes del coronavirus. Según lo informó el director general de la empresa, Stéphane Bancel, presentarán datos sobre las dosis de refuerzo a la agencia regulatoria federal, más conocida como FDA.

Bancel afirmó que los estudios que se han realizado indican que una dosis de refuerzo -después de las dos primeras dosis que las personas reciben- demostraron que brinda un alto nivel de protección contra las variantes. “Quiero asegurarme de que haya vacunas de refuerzo disponibles para que protejamos a la gente cuando entremos en la próxima temporada de otoño e invierno en los Estados Unidos”, dijo Bancel, durante una entrevista en el programa “Squawk Box” de la CNBC.

La vacuna de Moderna se recomienda para personas de 18 años de edad o más. Es un tipo de vacuna ARN mensajero, que se aplica con 2 inyecciones con un mes (28 días) de diferencia. Con base en la evidencia de los ensayos clínicos, la vacuna había demostrado tener una eficacia del 94,1 % en la prevención de casos de COVID-19 confirmados en laboratorio en personas que recibieron dos dosis y que no registraban evidencia de infecciones previas.

La Vacuna de Moderna demostró eficacia del 90% tras la autorización de diciembre REUTERS/Carlos OsorioAdemás de los Estados Unidos, la vacuna de ARN mensajero de Moderna se está aplicando en países como Canadá, Inglaterra e Italia/ REUTERS/Yara Nardi.

Pero el martes pasado se conocieron nuevos datos de la eficacia de la vacunación tras su autorización para uso de emergencia en los Estados Unidos. La vacuna de dos dosis de Moderna previno más del 90% de los casos de COVID-19, un poco más bajo que la tasa de eficacia del 94,1% anunciada cuando la fórmula fue aprobada en diciembre pasado.

“Preveo que en el próximo año, más o menos, vamos a ver muchas variantes. Pero a medida que más y más personas se vacunen o se infecten de forma natural, el ritmo de la variante va a disminuir y el virus se va a estabilizar como se ve con la gripe”, estimó Bancel.

ADNbaires