Proponen seis pasos para aplacar al COVID-19. 

116
Compartir

Lo hizo una eminencia mundial en medicina.

El doctor Harvey V. Fineberg, ex presidente de la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos y ex rector de la Universidad de Harvard, propone seis pasos para luchar contra el coronavirus según el New England Journal of Medicine. 

El primer paso que propone Fineberg es “establecer un comando unificado”. Nombrar a un comandante, que no solo informe directamente al presidente de l República de la situación, sino también al pueblo y que se gane su confianza. Este “comandante” tiene que tener poder suficiente para movilizar todos los activos civiles y militares necesarios para “ganar la guerra”. Esta persona deberá coordinar con cada gobernador, por ejemplo, la ayuda necesaria conforme a cada caso y etapa en la que se encuentre la epidemia.

El segundo punto es “poner a disposición millones de tests”. Fineberg aclara que no todas las personas necesitan hacerse la prueba, pero sí todas aquellas que presentan síntomas. A criterio del experto, la clave del éxito de Corea del Sur en el manejo del coronavirus fue ésta (9.887 infectados, frente a 165 muertos), pues cada decisión sobre el manejo de casos depende de la buena evaluación médica y de los resultados de las pruebas de diagnóstico. Sostiene, categóricamente, que sin pruebas de diagnóstico no se puede rastrear el alcance del brote. Él sugiere organizar la realización de los tests de manera descentralizada, incluso, implementar móviles que recorran las ciudades y realicen las pruebas.

El tercer paso es “suministrar equipos de protección a los trabajadores de salud y equipar los hospitales”. El médico grafica esto con una frase: “no enviaríamos soldados a la batalla sin chalecos antibalas, los trabajadores de salud en primera línea de esta guerra no merecen menos”. Para él, se deben repartir los equipos necesarios, de estándar internacional, respiradores y todos los elementos sanitarios, a los hospitales con mayor necesidad.

El cuarto punto es “diferenciar a la población en cinco grupos y tratarlos en consecuencia”. Según el médico, es necesario saber quién está infectado, quién se supone que está infectado, quién estuvo expuesto al virus, quién no sabe si estuvo expuesto o infectado y quién se recuperó de la infección y está inmune (aunque sigue en estudio si uno puede o no volver a contagiarse).

Para Fineberg, hay que hospitalizar a las personas con la enfermedad grave o de alto riesgo, establecer enfermerías utilizando centros de convenciones vacíos para atender a las personas con enfermedades leves o moderadas y de bajo riesgo. Esto disminuiría el contagio dentro de una familia por ejemplo. Lo ideal es aislarlos por 2 semanas. Para él, identificar el quinto grupo, los que se infectaron previamente, se recuperaron y son inmunes, “cambiaría el juego, al reiniciar partes de la economía de manera más rápida y segura” volviendo dichas personas a su vida normal.

El quinto paso es “inspirar y movilizar al público”. El objetivo es que todos ayuden a reducir el riesgo de exposición y apoyar a sus amigos y vecinos en este momento crítico. A esto se suma que todos usen una máscara quirúrgica fuera del hogar, aquellos que son presintomáticos e infectados tendrán menos probabilidades de transmitir la infección a otros.

El último punto es “aprender en tiempo real mientras se investiga”. A criterio del especialista, las decisiones para determinar la respuesta de salud pública y reiniciar la economía deben ser guiadas por la ciencia. Si sabemos quiénes ya fueron infectados y ya son inmunes a la enfermedad, podemos dejarles reanudar su actividad normal. A la par, los médicos y científicos buscan un tratamiento antiviral eficaz y una vacuna, así como lo hicieron con otras epidemias.

ADNbaires