Sindicatos contra la “arremetida antiobrera” de Maduro.

El presidente de Venezuela desconoce los contratos colectivos de trabajo.

42
Compartir

Los trabajadores denuncian que una nueva tabla salarial única eliminó bonos y beneficios establecidos en los acuerdos, lo que “viola los principios de la Constitución”.

Varias organizaciones sindicales de Venezuela se manifestaron este miércoles frente al Mnisterio de Trabajo en rechazo a la “arremetida antiobrera” de la dictadura de Nicolás Maduro, luego de que se establezca una tabla salarial que, denuncian, igualó “hacia abajo” los ingresos de los trabajadores.

Acompañados por un fuerte operativo policial, la protesta llegó a la Plaza Caracas para reclamar las recientes medidas económicas del chavismo. La modificación del salario mínimo “iguala hacia abajo a todos los trabajadores saltándose los principios de la Constitución y de la Ley Orgánica del Trabajo, los cuales dicen que los derechos laborales son progresivos e irrenunciables”, reclamó Iván Freites, directivo de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela.

Hasta ahora, el salario mínimo en Venezuela era de 5 millones de bolívares, menos de un dólar al mes. El régimen chavista lo elevó a partir de septiembre a 1.800 bolívares soberanos con la reconversión monetaria, equivalente a unos 30 dólares. Desde su entrada en vigor, se ha devaluado cerca del 33% según la cotización del mercado paralelo, y las agrupaciones también denuncian que la medida perjudica sus intereses.

En ese sentido, Pablo Zambrano, del Movimiento de Sindicatos de Base y dirigente del sector salud, aseguró que la tabla salarial diseñada por el régimen chavista para la admunistración pública eliminó cláusulas y restó beneficios de los contratos colectivos conseguidos por los sindicatos.

“La tabla salarial fue achatada. La diferencia de 6% entre los niveles del tabulador de los funcionarios y obreros se redujo a 2% y la prima por hijo la bajaron del equivalente a 50% del salario normal a 90 bolívares soberanos”, afirmó, según declaraciones recogidas por El Nacional.

Por ello, recordó que los acuerdos colectivos “no pueden ser modificados o derogados ni siquiera por el presidente de la República”, al tratarse de ley entre las partes.

Como ejemplos, la dirigente Marlene Sifontes explicó que el nuevo sistema redujo la prima de antigüedad de entre 40% y 60% a entre 1% y 30% del salario básico, y la prima de profesionalización bajó de 25%-35% a 15%-20%.

En cuanto las medidas de protesta, Freites indicó que la marcha del miércoles se trató de “la primera de muchas hasta que sea restituida la democracia y la legalidad en Venezuela”, ante la “arremetida antiobrera del gobierno de Nicolás Maduro”.

ADNbaires