Trump encontró un nuevo enemigo: la Harley Davidson.

Empezó "otra guerra" para el presidente de EE.UU.

328
Compartir

El fabricante de motos muda su producción al extranjero para evitar aranceles europeos. Y el presidente ya la amenazó con “un gran impuesto”.

Parece solo ayer, cuando el presidente Donald Trump hacía chistes con la prensa después de recibir a los besos y abrazos a los ejecutivos de Harley Davidson. Por entonces había sintonía en el jardín sur de la Casa Blanca con hermosas y poderosas motos de la marca estacionadas en el prolijo escenario de la casona presidencial en Washington. Hasta hubo un almuerzo entre todos. Eran tiempo felices. Al menos eso parecía.


Trump bromea con la prensa, durante un encuentro con los ejecutivos de Harley Davidson en la Casa Blanca. /AFP

Pero la guerra no tardó en llegar un puñado de meses más tarde, cuando el presidente de EE.UU. decidió declararle subir los aranceles al acero y al aluminio a Europa, China y los vecinos Canadá y México. Esa declaración provocó una represalia por parte de los europeos con la aplicación de tarifas a productos norteamericanos, entre ellos las célebres motos de Harley Davidson.

No pasó ni una semana entre que Europa aplicó los aranceles y Harley Davidson anunció que hacía las valijas y mudaba su producción de motos fuera de EE.UU. para no pagar las tarifas de Bruselas. Trump primero se mostró sorprendido, luego se prendió fuego.

“Sorprendido de que Harley-Davidson, de todas las compañías, fuera la primera en agitar la bandera blanca” (con Bruselas), dijo Trump desde su cuenta de Twitter tras conocerse la decisión de la empresa.

Eso fue el lunes. El martes, pasó de sorprendido a amenazante.

“Este año Harley Davidson ya había anunciado que deslocalizaría la mayor parte de sus operaciones en Kansas City hacia Tailandia. Fue mucho antes que se anunciaran las tarifas. Utilizan así la guerra de las tarifas/comercial como pretexto”, escribió el mandatario en un tuit en la mañana del martes.

“Cuando tuve a los funcionarios de Harley-Davidson en la Casa Blanca, los regañé acerca de los aranceles en otros países, como India, que son demasiado altos… Harley debe saber que no podrán volver a vender en Estados Unidos sin pagar un ¡gran impuesto!”, tronó amenazante.

El lunes, Harley-Davidson informó que comenzará a mudar al extranjero la producción de motocicletas destinadas al mercado europeo y que hasta ahora habían sido producidas en fábricas estadounidenses, alegando que se le avecina un alza de costos por nuevos aranceles.


Trump recibe a los ejecutivos de Harley Davidson en la Casa Blanca, en febrero. / AFP

El fabricante dijo en un documento ante las autoridades reguladoras que los aranceles de la Unión Europea a sus motocicletas exportadas desde Estados Unidos aumentaron del 6% al 31%, lo que se traduce en un costo adicional de alrededor de 2.200 dólares por motocicleta en promedio.

Harley-Davidson Inc. vendió casi 40.000 motocicletas en la Unión Europea el año pasado, generando ingresos que están apenas detrás de los obtenidos en Estados Unidos, según la compañía con sede en Milwaukee.

“Aumentar la producción internacional para aliviar la carga arancelaria de la UE no es la opción preferida por la empresa, pero representa la única opción sostenible para hacer que sus motocicletas sean accesibles a los clientes de la UE y mantener un negocio viable en Europa”, dijo Harley-Davidson en declaraciones preparadas.

Trasladar la producción al extranjero tomará unos 18 meses,señaló.

Para la empresa, Europa es su segundo mayor mercado, después de Estados Unidos. El año pasado Harley reportó un volumen de ingresos por 521.800 millones de dólares y ganancias por 5.600 millones.

La Unión Europea comenzó el viernes a aplicar aranceles a varias importaciones procedentes de Estados Unidos, como el bourbon, la mantequilla de maní y el jugo de naranja. Los aranceles de la UE sobre productos estadounidenses por un valor de 3.400 millones de dólares, fueron aplicados en represalia por los aranceles que el gobierno de Trump comenzó a aplicar sobre el acero y el aluminio procedentes de Europa.

El presidente Trump ha utilizado a Harley-Davidson como ejemplo de las empresas estadounidenses que están siendo perjudicadas por las barreras comerciales. Sin embargo, Harley se ha pronunciado sistemáticamente en contra de los aranceles, diciendo que afectarían negativamente a las ventas.

“Luché duro por ellos y a fin de cuentas no pagarán aranceles por vender en la UE”, tuiteó Trump el lunes. “Los impuestos son sólo una excusa de Harley, sean pacientes”.

Un portavoz de Harley-Davidson dijo que la compañía no tenía nada que responder al tuit de Trump.

“Más empresas seguirán el ejemplo de Harley y moverán producción al extranjero”, dijo Mary Lovely, economista de la Universidad de Siracusa. “No las puedes culpar. A muchas las han puesto en una posición muy difícil”.

ADNbaires/