Un millón de personas tienen que evacuar en Carolina del Sur.

Por el “extremadamente peligroso” huracán Florence.

24
Compartir

El ciclón, de categoría 4, debería tocar tierra este jueves según los meteorólogos. Las autoridades ya han ordenado evacuar algunas islas.

El huracán Florence se ha convertido antes de lo previsto en una amenaza fuerte para la costa este de Estados Unidos. El ciclón ha subido la mañana de este lunes dos categorías en apenas unas horas, alcanzando la número 4 en una escala de 5. Los meteorólogos han informado de que el tifón podría tocar tierra este jueves, afectando a los Estados de Virginia, Carolina del Norte y Carolina del Sur. El gobernador de este último ordenó evacuar todo el litoral antes de mañana al mediodía, lo que supone el traslado de cerca de un millón de personas. Los técnicos han advertido de que la tormenta tropical será “extremadamente peligrosa” cuando azote la costa sureste del país.

A las 17.00 horas, Florence soplaba con vientos máximos sostenidos de 209 kilómetros por hora. Se centraba a unos 2.000 kilómetros al este-sureste de Cape Fear, Carolina del Norte, y se desplazaba hacia el oeste a 20 kilómetros por hora, según un boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés). Las autoridades del Estado han dado la orden de evacuación a los habitantes de sus pequeñas islas y han declarado de antemano el estado de emergencia. “Florence ha continuado fortaleciéndose rápidamente”, escribió el centro al elevar a 4 la potencia del huracán. Aunque todavía la trayectoria no es clara, se prevé que la tormenta se moverá entre las Bermudas y las Bahamas este martes y miércoles y tocará tierra el jueves en la frontera de Carolina del Norte y Carolina del Sur.

La oficina de Roy Cooper, gobernador de Carolina del Norte, reconoció que ya se están sintiendo los efectos de Florence. La costa del Estado presenta fuertes marejadas, corrientes y oleaje. “Todos en Carolina del Norte deben mantenerse atentos a Florence y prepararse para su impacto más avanzada la semana”, advirtió Cooper. “No queremos arriesgar una sola vida en Carolina del Sur”, dijo el governador Henry McMaster en una rueda de prensa donde ordenó la evacuación completa del litoral para mañana martes.

El despacho de Ralph Northam, gobernador de Virginia, calificó el huracán como “el más importante en décadas” para el Estado, y advirtió de la posibilidad de “inundaciones catastróficas, fuertes vientos y posiblemente amplios cortes de energía”. “La mayor amenaza de los huracanes no son los vientos fuertes, sino que las inundaciones son la consecuencia más mortífera de estas tormentas”, agregó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló un mitin programado para el viernes en Jackson, Mississippi, por seguridad. La ciudad es una de las posibles víctimas de los vientos y agua que arrastra Florence.

Septiembre es el mes más activo para los huracanes en el Atlántico. Actualmente hay otros dos huracanes circulando pero que aún no suponen una amenaza: Isaac, que está camino de atravesar las Antillas Menores (que incluyen a Barbados y Santa Lucía) y Helen, categoría 2, que se encuentra al sur de las islas de Cabo Verde, en la costa noroeste africana. (Fotos BBC Mundo // Imagen principal: Imagen cedida este lunes por el Centro Nacional de Huracanes (NHC) que muestra el pronóstico de cinco días del huracán Florence./ EFE)

TEMOR POR LOS DESASTRES

El gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, ordenó este lunes la evacuación obligatoria de cerca de un millón de personas a partir del martes a mediodía, por la inminente llegada el jueves del huracán Florence a la costa este estadounidense.

“Estoy ordenando la evacuación obligatoria, no voluntaria, obligatoria”, dijo McMaster en conferencia de prensa poco después de que Florence se fortaleciera con vientos de 195 Km/hora. “Cerca de un millón de personas estarán abandonando la costa”, añadió.

El huracán se fortalece con rapidez mientras avanza por el Atlántico rumbo a la costa este de Estados Unidos. El ciclón que este lunes alcanzó la categoría 4 (de una escala de 5), ya produce un fuerte oleaje que llega a las zonas ribereñas.

Provisiones. Habitantes Kinston, en Carolina del Norte, hacen las compras ante de dejar sus casa. Foto: AP

El presidente Donald Trump le pidió a la gente de las zonas donde está previsto que impacte Florence que “por favor estén preparados”.

A través de Twitter, también indicó que se encuentra en contacto con los gobernadores de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia, y remarcó que “el gobierno federal está listo” para acercar asistencia.

Por el fuerte oleaje que provocó Florence, un hombre murió ahogado y varias personas más resultaron heridas este fin de semana en las playas del condado de Volusia (costa central este de Florida) a causa del fuerte oleaje causado por la llegada del huracán.

Los socorristas sacaron inconsciente este domingo del agua en la playa de New Symyrna Beach a Steven Kolaczewski, de 64 años, residente en la ciudad de Edgewater, y fue trasladado de urgencia a un hospital cercano, pero los médicos no pudieron salvarle la vida.

Este domingo los socorristas de las playas de este condado rescataron del agua a unas trece personas, algunas de ellas con heridas ocasionadas por el fuerte oleaje y la resaca marina que está generando el huracán Florence en el Atlántico, indicaron autoridades locales al canal WKMG.

Además, una mujer de 33 años residente en Colorado sufrió una fractura en un brazo y otro bañista heridas en la nuca y espalda en la playa de Daytona Beach, también en el condado de Volusia, tras ser golpeados por olas altas y arrastrados por el fondo marino.

Durante todo el fin de semana ondeó en estas playas la bandera roja como advertencia de fuertes corrientes y olas peligrosas.

Los habitantes dela Isla de Palms, en Carolina del Sur, se preparan para recibir el huracán.

Los expertos del Centro Nacional de Huracanes (NHC) prevén que Florence impactará en Las Carolinas (costa sureste del país) entre la noche del jueves y madrugada del viernes con vientos superiores a los 209 km/h.

El NHC ya había alertado de oleaje de peligro mortal y fuerte resaca en la isla de Bermuda y la costa este de EE.UU.

Temor a las inundaciones
Al ser un huracán “mayor”, Estados Unidos se prepara para inundaciones catastróficas en áreas donde ya comenzó a llover.

“Se espera que (Florence) siga siendo un huracán mayor, extremadamente peligroso hasta el jueves”, dijo el centro con sede en Miami.

La oficina del gobernador de Virginia, Ralph Northam, describió a Florence como posiblemente el “huracán más importante en décadas” para el estado, y advirtió sobre “inundaciones catastróficas, fuertes vientos y, posiblemente, cortes generalizados de energía”.

“La mayor amenaza de los huracanes para la vida no son los vientos fuertes, sino que las inundaciones son la consecuencia más mortífera de estas tormentas”, agregó.

La Armada estadounidense ordenó que todos sus barcos abandonaran el área de Hampton Roads, ante el paso del huracán.

Las fuertes lluvias en el área de Washington durante el fin de semana ya provocaron inundaciones en la histórica ciudad de Alexandria, Virginia, informaron los medios locales, y el Servicio Meteorológico Nacional emitió una alerta de inundaciones por el río Potomac.

Mientras tanto, otros dos huracanes, Helene e Isaac, arrastraban a Florence por senderos de este a oeste.

Helene, a más de 490 kilómetros al oeste de las islas de Cabo Verde, frente a la costa africana, tenía vientos de hasta 136,8 kilómetros por hora, y se esperaba que continuase avanzando hacia el oeste-noroeste por un par de días más, dijo el NHC en su último boletín de las 6 de la mañana de este lunes.

El huracán Isaac, que el domingo por la noche se convirtió en el quinto huracán de la temporada, se dirige al oeste hacia el Caribe.

ADNbaires