Carlos Wagner declara mañana como arrepentido.

299
Compartir

Carlos Wagner, estuvo prófugo un día y hace una semana está detenido.

La investigación de los cuadernos de las coimas continúa y mañana otro de los imputados podrá convertirse en arrepentido. El empresario Carlos Wagner declarará el viernes en la Justicia y buscará llegar a un acuerdo para quedar en libertad.

Wagner intentará seguir el camino de Héctor Alberto Zabaleta, el exdirectivo de Techint mencionado por el chofer Oscar Centeno en sus cuadernos, que acordó el último miercoles colaborar con la Justicia en la causa que investiga la trama de coimas a exfuncionarios del kirchnerismo, se convirtió así en el cuarto empresario arrepentido y quedó en libertad.

El mandamás de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), de 76 años, fue detenido la semana pasada, luego de ser buscado por la Justicia. El empresario no se encontraba en Buenos Aires cuando se libró la orden de detención.

La policía irrumpió en su departamento de Juana Manso 451, en Puerto Madero, con la ayuda de los bomberos. La puerta blindada estaba cerrada y nadie respondía en el interior. Según publicó este medio, el inmueble estaba casi vacío y solo se encontraron obras de arte de gran valor. Primero, su defensa pidió una eximición de prisión, pero después el empresario decidió entregarse.

En un comienzo, se había negado a declarar. Argumentó que no tuvo tiempo para conocer la causa y su abogado pidió su excarcelación. Pero ahora busca colaborar con la Justicia y mañana se decidirá si lo que aporta sirve para la causa y se le concede la libertad.

Empresario “favorito” de Cristina Kirchner , Wagner ganó obras millonarias con la constructora Esuco. Es investigado en la causa de las obras de AySA en el marco del Lava Jato, donde se lo señaló como facilitador de negocios entre la constructora Odebrecht y el equipo del exministro Julio De Vido .

ADNbaires