Duplicación de casos en municipios del conurbano.

277
Compartir

Entre las muchas variables que observa el gobierno para decidir en qué zonas se flexibiliza y en cuáles se endurece la cuarentena, la tasa de duplicación es un dato especialmente sensible. Se refiere a cuántos días demora cada territorio en duplicar los casos positivos de coronavirus.

Cuando se sigue la evolución de esta tasa en el Conurbano bonaerense, especialmente en los municipios del primer cordón, según quienes analizan los números oficiales de la pandemia, la situación es compleja.

Si se tomara un sistema de colores similar al de las luces de los semáforos para determinar qué distritos pueden avanzar hacia una fase más flexible y cuáles deberían volver a la primera, la más estricta, el resultado se llenaría de “rojos”.

Tomando datos actualizados hasta el jueves a las 13.29, sólo un distrito del conurbano está arriba de los 25 días de la tasa de duplicación (un dato muy bueno), mientras que 11 se encuentran por debajo de los 14 días, situación que -únicamente desde el punto de vista estadístico- obligaría a endurecer las medidas.

Según se había establecido en el inicio de la cuarentena, el objetivo de la primera fase de aislamiento estricto era alcanzar una tasa de duplicación de 14 días, y 11 distritos del GBA están por debajo de ese valor: son Avellaneda (9,1 días), Quilmes (9,8), Lomas de Zamora (9,9), Lanús (10,4), Almirante Brown (10, 9), Tres de Febrero (11,5), La Matanza (11,6), Tigre (11,6 ), San Isidro (12,8), San Marín (13,2) y Escobar (13,5). Desde un punto de vista estrictamente estadístico, deberían volver a la fase 1 de la cuarentena.

En tanto, hay otros tres distritos que están apenas por encima, y debajo del promedio de 15 días para todo el AMBA (la Ciudad y los tres cordones del Conurbano). Se trata de Pilar (14,2 días), Florencio Varela (14,7) y San Miguel (14,8).

Por encima del promedio se ubican José C. Paz (15,1), Berazategui (15,3) y Esteban Echeverría (15,8), que con una población superior a los 300 mil habitantes tiene la particularidad de no registrar muertos por coronavirus.

Siguen Vicente López (16,1), Malvinas Argentinas (16,3), Moreno (17,4), Morón (18), Ezeiza (18,2), Hurlingham (18,6), San Fernando (19,9) y Merlo (21,9).

En el barrio San Alberto de Isidro Casanova también avanzaron con el programa “Detectar” en la búsqueda de personas con síntomas de coronavirus. La Matanza lidera el ránking de casos detectados, con 912 infectados y 26 muertos.

No obstante, las autoridades sanitarias y políticas toman en cuenta muchos parámetros para establecer la estrategia a seguir. La tasa de duplicación es un aspecto importante porque permite imaginar la evolución de casos, pero no es el único ya que también entran en juego, por ejemplo, la situación económica y social derivada de la cuarentena, que obliga a tomar distintas estrategias según la zona.

En toda regla general, además, existen las excepciones. Es el caso de Ituzaingó, el distrito donde más demoran en duplicarse los casos: ocurre recién cada 26 días y la tasa de duplicación más alta de la región.

Además, el pequeño municipio de la zona Oeste tiene un índice de positividad bajo, de apenas 7,77% y una incidencia acumulada también bajo control, en el orden de 31,51 casos cada 100 mil habitantes. Lo que sí muestra resultados elevados es la tasa de mortalidad. Esto se traduce, según las cifras hasta el viernes, en 61 infectados, 17 recuperados y 8 muertos.

En cuanto a los casos acumulados en cada municipio, hasta este viernes los cinco distritos que lideran el ránking de infectados son La Matanza (912 casos), Quilmes (736), Avellaneda (531), San Martín (386) y Lanús (368). Tres de los cinco distritos están ubicados en la zona sur, la más afectada a nivel regional prácticamente en todos los indicadores.

El orden de enumeración cambia si, en lugar de los casos totales, se toma la incidencia del coronavirus en proporción a la población de cada distrito. En ese caso, en el primer lugar aparece Avellaneda (148.99 casos cada 100 mil habitantes), Quilmes (110), San Martín (90,98), Escobar (83,9) y Lanús (79,1).

En el otro extremo de la tabla de incidencia aparecen, además de Ituzaingó,  José C. Paz (29,92), Moreno (35,63) y Tigre (36,07).

En 26 municipios del Conurbano hay 6.598 infectados, lo que representa un 30% de los confirmados en todo el país. El panorama más complicado se advierte, obviamente, en el primer cordón, donde si se toman en cuenta la cantidad de casos acumulados, la letalidad, el porcentaje de recuperados y las tasas de duplicación y positividad (qué porcentaje de los hisopados confirman coronavirus), todos los distritos con excepción de Vicente López están en rojo.

Igualmente, ​la Comuna de ese distrito de zona Norte aclaró que la tasa de duplicación que registran en base a datos de Nación difiere de la calculada por técnicos de la UTN con los números provinciales. Según informan, en Vicente López los infectados se multiplican cada 22 días, en lugar de 16: hacen el corte entre el 13 de mayo, cuando contaban 70 positivos, y el 4 de junio, día en que sumaban 140.

Algo similar ocurre con la cantidad de muertos en Hurlingham, pero en sentido contrario: allí el Municipio contabiliza tres fallecidos, mientras que la cartera bonaerense no informa ninguno.

Controles sanitarios en una villa de Lanús por el coronavirus. En ese distrito hay 368 casos confirmados, 3 muertos y 48 recuperados.

Un indicador sensible
La tasa de duplicación es un parámetro sensible que puede cambiar ante una situación repentina como el brote en un barrio o la aparición de muchos casos en una zona con gran población de riesgo, como los geriátricos. Por eso son cifras que deben observarse con cautela y en períodos de tiempo de varios días para poder analizar su evolución.

“En la actualidad, y considerando la velocidad de crecimiento de los contagios, la Argentina necesitaría 16 días aproximadamente para duplicar los casos, cuando hace apenas un mes atrás habíamos logrado alcanzar los 25 días”, plantea la ingeniera Soledad Retamar, del Grupo de Investigación en Bases de Datos de la Facultad Regional Concepción del Uruguay de la Universidad Tecnológica Nacional (FRCU – UTN), quien actualiza a diario esta tasa en base a los datos oficiales del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.

El 90% de los casos de covid-19 en el país se concentra en el AMBA (la Ciudad y los tres cordones del conurbano), por eso en la conferencia de prensa del jueves por la noche el presidente Alberto Fernández hizo referencia a las diferencias entre la realidad que presenta el área metropolitana y la de otras zonas del país.

Operativo de asistencia a vecinos de Villa Azul, el barrio que fue cerrado tras un brote de contagios de coronavirus. En Quilmes acumulan 736 casos confirmados.

“Hay provincias como La Pampa y San Luis ​que llevan más de 50 días sin detectar nuevos casos, y la curva a nivel nacional se ve arrastrada principalmente por la dinámica de crecimiento de Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires y Chaco​”, enfatiza Retamar.

Para calcular la tasa de duplicación se toma “el período de ventana de siete días, los casos acumulados en el día actual y los de hace una semana; se calculan los días en los que se duplicarían los casos”. Es decir, se trata de una proyección en la que se asume una velocidad de crecimiento constante.

Hacia el interior de la Provincia también hay marcadas diferencias entre el conurbano y el interior: “El 26% de los partidos no han tenido ningún caso desde el inicio de la pandemia, y en la actualidad más del 40% de los departamentos de la provincia no poseen casos activos de COVID-19. La excepción, salvo algunos ejemplos puntuales, es el Gran Buenos Aires”, plantea la especialista. (Una vista aérea de de Villa Itatí, en la zona Sur, que sigue siendo la que presenta más casos por habitante. Foto: Rafael Mario Quinteros)

ADNbaires