El frente judicial que le espera a Cristina Kirchner.

Juicios, sentencias e indagatorias

153
Compartir

La vice electa deberá declarar en el juicio por corrupción en la obra pública que tendrá sentencia el año que viene. Se debe definir la fecha de arranque del juicio por el caso Hotesur y espera que se inicie el de los Cuadernos.

Dos momentos marcan el futuro judicial de Cristina Kirchner. Algunos sucesos podrían ocurrir antes del 10 de diciembre cuando ella asuma como vicepresidenta de la Nación y otros se esperan en los tribunales de Comodoro Py cuando ya esté en ejercicio de la presidencia del Congreso. La compañera de fórmula del electo presidente Alberto Fernández, cuenta con un complejo escenario ante la justicia federal que, de todos modos, se encuentra en etapa de reacomodamiento ante el cambio de tiempos políticos.

El 10 de diciembre nuestro país presenciará la asunción del noveno presidente desde el retorno de la democracia. Con el 48% de los votos Alberto Fernández asumirá frente a la Casa Rosada, lugar que no le es desconocido. En la fotografía de ese día, Cristina Kirchner asumirá como vicepresidenta de la Nación y aunque los aires en Comodoro Py manifestaron un cambio a los tiempos políticos, ello no la eximirá de algunas medidas que se irán tomando. La vice electa deberá declarar en el juicio por corrupción en la obra pública, y aguarda por la fecha de inicio del juicio por Hotesur que incluye a sus hijos, entre otras medidas.

La situación judicial de la ex presidenta es compleja. Acumula diez procesamientos (nueve de ellos en causas de corrupción), cinco pedidos de prisiones preventivas (uno confirmado por la Corte Suprema de Justicia) y elevadas a juicio oral ya tiene al menos, seis expedientes pero no todos ellos cuentan con la certeza de iniciar con las audiencias correspondientes.

Pese a ello, y ya con un juicio en pleno desarrollo, Alberto Fernández, que durante toda la campaña remarcó que su compañera de fórmula es inocente de todos los cargos y sólo fue foco de una persecución política, sabe que el Poder Judicial es uno de los temas de prioridad.

Una de las decisiones que deberá tomar el electo presidente es nombrar en primer lugar, a personas en aquellos organismos del Estado (UIF, OA, AFIP), que se deberán sentar como querellantes a acusar a Cristina Kirchner en diferentes juicios. ¿Opciones? retirar las querellas, o dejar que permanezcan en los juicios pero una vez iniciada la etapa de alegatos, no formular acusaciones.

Por un camino paralelo pero con intrínseca relación con todo este escenario, la electa vicepresidenta podría ser eje de un requerimiento de elevación a juicio oral por la cartelización de la obra pública. Allí, Cristina Kirchner está acusada de ser jefa de una asociación ilícita que se dedicó a la recaudación de sobornos que pagaban los empresarios contratistas del Estado. En este expediente vinculado a la causa de los cuadernos de las coimas, se investigó el rol de la Cámara de la Construcción como parte de la operación, por ello quedaron procesados más de medio centenar de empresarios.

Este circuito fue confirmado por la Sala I de la Cámara federal porteña, y el paso siguiente será el pedido acusación que formulará el juez Claudio Bonadio al fiscal Carlos Stornelli, para que este tramo del caso vaya a juicio oral. Eso podría ocurrir en las próximas semanas.

Asimismo, el 2 de diciembre, según el calendario que maneja el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) Cristina Kirchner debería ser indagada en el juicio que enfrenta hace meses junto a Lázaro Báez, Julio De Vido, José López, Carlos Kirchner, entre otros acusados, por el direccionamiento de la obra pública a favor del empresario K.

Este lunes será el turno de Julio De Vido. Su indagatoria será por videoconferencia y aún no se sabe si aceptará responder preguntas; a continuación declarará Abel Fatala. Para la próxima semana será el turno de Báez y tres lunes después, será la última indagatoria: la de Cristina Kirchner, con la posibilidad de que solicite su postergación. Después de ello, el Tribunal iniciará con la etapa de testimonios.

Como máxima autoridad del Congreso de la Nación, Cristina enfrentará el próximo año un nuevo juicio. El TOF 5 espera iniciar en la primera etapa con las audiencias del caso por lavado de dinero, una acusación que la senadora comparte con sus hijos Máximo y Florencia Kirchner. Junto con ello, el TOF 7 responsable de realizar el juicio por la causa de los ocho cuadernos de Oscar Centeno, deberá iniciar con el ofrecimiento de pruebas sin antes resolver todos los pedidos de nulidad y otras presentaciones que 52 defensas realizarán. (Por Lucía Salinas para Clarín)

ADNbaires