El juez Ramos Padilla en el Congreso.

Dijo que investiga una “red de espionaje político judicial”.

76
Compartir
13/03/2019. política. el juez federal Ramos Padilla en la Comisión de libertad de expresión de la cámara de diputados. (Foto Lucía Merle)

Fue invitado por el kirchnerismo. Mostró audios y detalles del expediente y dijo que las operaciones pueden afectar la relación con Estados Unidos, Israel, Venezuela y Uruguay, entre otros países. 

En medio de un silencio sepulcral y una enorme expectativa, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, expuso esta tarde ante la comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados, para ventilar públicamente sus hallazgos en la causa D’Alessio,que viró, dijo, de la investigación de una extorsión a la investigación de “una red de espionaje político judicial de magnitudes”.

Fue una exposición muy esperada por el kirchnerismo, ya que en el ajedrez político-judicial de estos tiempos, lo de Ramos Padilla podría afectar la causa de megacorrupción de los cuadernos de los sobornos, que tiene como procesada y con pedido de prisión preventiva -como jefa de una asociación ilícita- a Cristina Kirchner. Es que Ramos Padilla ha imputado al fiscal Carlos Stornelli, que lleva la causa de los cuadernos, por sus lazos con D’Alessio, invocados en la investigación de Dolores por la extorsión de D’Alessio al empresario Pedro Etchebest.

Por eso este miércoles, Cambiemos vació la comisión y sostuvo que la convocatoria al juez por parte de su presidente, el ultrakirchnerista Leopoldo Moreau, era “una puesta en escena” y una “maniobra”. Sin embargo la sala del Anexo C de Diputados, que se usa para los grandes plenarios, estaba atestada y hubo también legisladores de otros bloques de la oposición, como la peronista federal Carolina Moisés ó Nicolás del Caño, del PTS.

En sus varias horas de exposición, el juez hizo graves consideraciones: “Lo cierto es que el caso que puede involucrar a un fiscal, no a uno solo, sino a varios, a un periodista, a un juez, es ínfimo… Lo que estamos viendo puede perjudicar las relaciones con Estados Unidos, con Venezuela, con Israel y con la República del Uruguay. Porque esta organización tuvo incidencia en distintos ámbitos de incumbencia de varios países”, sostuvo Ramos Padilla.

El juez impactó al poner en tres ocasiones su grabadora en el micrófono, para reproducir audios de D’Alessio. Leyó otras comunicaciones por whatsapp de D’Alessio, con Stornelli, con el periodista Daniel Santoro, con Mario Montoto (presumiblemente el empresario ligado a venta de armas y equipos militares y de fuerzas de seguridad), con un tal “Rolo DEA”, varios de esos diálogos y documentos ya conocidos, en su fallo de fines de febrero en el que procesó por extorsión a D’Alessio.

“Quiero decirles que nunca creí que un fiscal de la Nación pudiera estar pidiendo dinero a quien decía públicamente que era agente de la DEA”, aclaró en alusión a Stornelli, manteniendo su hipótesis de que el fiscal no era parte de la extorsión a Etchebest

Toda la exposición de Ramos Padilla estuvo muy centrada en D’Alessio, sus actividades, escuchas, el hallazgo de “legajos de inteligencia, cuadernos con datos sensibles acerca de los hijos, de las esposas” de periodistas y otras personas investigadas, destinados presumiblemente a un “superior” que nunca se aventuró quien podía ser porque el juez ratificó que tanto la AFI como el Ministerio Público indicaron que D’Alessio no es “agente ni funcionario”.

Ramos Padilla cuestionó que “desde un primer momento fue intención de este juez de Dolores darle institucionalidad (a la causa); le reclamé al procurador general de la Nación que interviniera cuando la causa estaba en secreto de sumario; le pedí por favor que no quería inmiscuirme en las investigaciones que llevaba adelante el fiscal de la Capital, pero que tenía que avanzar en la averiguación de la verdad, y que era necesario determinar si este agente había participado en otras maniobras de espionaje judicial por ejemplo. No tuve la respuesta esperada”.

Ante una pregunta de la diputada Vanesa Siley para que aclare el involucramiento de países, volvió a referir a las supuestas actividades de D’Alessio -desprendidas de las pruebas declaradas-, sobre la petrolera venezolana PDVSA, el espionaje a una delegación comercial de iraníes, sobre la Aduana y que D’Alessio “era conocido por muchas autoridades y así era presentado como agente de la DEA y eso afecta a Estados Unidos”.

Varios diputados kirchneristas expresaron sentirse “sorprendidos”, “conmovidos”, y uno de ellos Adrián Grana se mostró tan afectado que pidió por anticipado disculpas si cometía algún “furcio” al hacer su pregunta.

El juez también intentó vincular a diputados de la Nación. Mostró un audio que D’Alessio le envió a la diputada de Cambiemos Paula Oliveto luego de que lo allanaran en el que le decía que todo era una operación de un agente de la AFI “que responde a Angelici (Daniel, por el presidente de Boca). Luego aclaró que no podía acreditar que el teléfono sea de la diputada ni que ella fuera parte de la maniobra o tuviera contacto con D’Alessio.

También habló de la situación de los periodistas nombrados en la causa como Santoro, Alejandro Fantino, Rodrigo Alegre y Eduardo Feinmann, entre otros. Dijo que “muchos periodistas fueron afectados en su buena fe y podían no tener conocimiento” sobre las maniobras de extorsión de D’Alessio.

Una de las diputadas kirchneristas le preguntó por qué no avanzaba más contra los periodistas y en especial contra Santoro. El juez le respondió: “No hay ninguna imputación contra Santoro”. (Foto: El juez federal Alejo Ramos Padilla pasa un audio de la causa desde su celular en la Comisión de Libertad de Expresión junto al diputado K Leopoldo Moreau. Foto: Lucía Merle)

ADNbaires