Florencia Kirchner debe presentar el informe médico.

167
Compartir

Además, entregar copia de su pasaporte. 

Tendrá que hacerlo ante el tribunal que la juzga por lavado de dinero. Hace un año que se fue a La Habana para un tratamiento médico.

Después de doce meses, Florencia Kirchner regresa al país. Su madre, la vicepresidenta, tras los anuncios iniciales de Albero Fernández sobre la necesidad de resguardarse, decidió viajar a Cuba a buscar a su hija. Deja La Habana donde se confirmaron 25 casos de Covid-19 y cuando las autoridades comenzaron a restringir el ingreso de personas no residentes a la isla caribeña entre otras medidas. La joven cineasta no quedará exenta de algunos requerimientos judiciales: deberá notificar su regreso y entregar una copia de su pasaporte. Transcurrida la feria judicial aplicada por la emergencia sanitaria, deberá presentar su último informe médico y “en algún momento se tendrá que hacer el informe del art. 78 del Código Procesal Penal, como cualquier imputado”, explicaron desde la Justicia, esto es, demostrar que es apta jurídicamente.

Con una diferencia de diez días, Florencia Kirchner desde su cuenta de Instagram responsabilizó -por primera vez- de sus problemas de salud al tridente compuesto por medios, Justicia y macrismo. Más específicamente dijo: “Cada vez que el Macrismo generaba un nuevo hundimiento, sabía que era semana de mi nombre difamado por todos lados, de los orangutanes de la justicia metiéndose en mi casa y haciendo conmigo lo que querían, fuera de cualquier marco legal. Se había vuelto un plan sistemático”. Y cerró con una frase contundente: “Me enfermaron, sí, pero jamás lograron que odiara mi nombre”.

Mirá tambiénCoronavirus en Argentina: Cristina Kirchner vuelve de Cuba junto a su hija Florencia y permanecerá aislada por 14 días
Después vino el anuncio a través de las redes sociales, de Cristina Kirchner sobre su regreso al país junto a su hija. En esos días, el presidente Alberto Fernández ya había tomado diversas medidas para evitar la expansión del Coronavirus hasta la más compleja de su mandato: la cuarentena nacional. La decisión tuvo el respaldo de todo el arco político y durante todo ese tiempo, la vicepresidenta permaneció en Cuba. Explicó que fue a buscar a su hija que le pidió que la acompañe para volver a la Argentina después de doce meses.

El regreso se concreta a los pocos días de que el país entró en un distanciamiento social obligatorio. La vicepresidenta deberá cumplir con el DNU del presidente Fernández y someterse a 14 días de cuarentena apenas pise suelo argentino. Al igual que su hija, ya que Cuba tiene 25 casos confirmados de COVID-19 y ambas deberán transitar por el Aeropuerto de Ezeiza sometido a las mayores restricciones sanitarias por recibir los vuelos de repatriación.

Otro escenario rodea el retorno de Cristina y Florencia Kirchner al país, y es el de la Justicia virtualmente detenida y con una feria judicial declarada por la Corte Suprema en sintonía con el DNU presidencial. Pese a ello, la hija de la vicepresidenta no quedará exenta de cumplir con algunos requerimientos del Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5) responsable de juzgarla por lavado de dinero.

El TOF 5 tiene dos causas radicadas que se confluirán en un mismo juicio donde la acusación contra Cristina Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia Kirchner, es haber integrado una asociación ilícita destinada a realizar operaciones de lavado de dinero a través de la inmobiliaria Los Sauces SA. Este firma familiar tuvo como principales inquilinos a Lázaro Báez y a Cristóbal López: fueron el 86% de la facturación desde 2009 a 2015.

Similar calificación se les aplicó en el caso Hotesur SA (firma hotelera). Para la Justicia hubo un “mismo modus operandi”, “simularon tener una empresa comercial que usaron como pantalla para realizar maniobras de blanqueo”, la diferencia con la inmobiliaria es que, según la imputación, en esta oportunidad el circuito de lavado de dinero se concretó a través de los hoteles. Báez estuvo a la cabeza de la administración de los mismos hasta julio de 2013, y con 7 de sus empresas alquiló habitaciones que nunca utilizó. Sólo como una parte de las operaciones.

En total, según los expedientes elevados a juicio oral, la familia Kirchner con estas dos empresas logró lavar al menos más de $ 120 millones.

Con su regreso al país, y en el marco de estas causas Florencia Kirchner -indicaron fuentes judiciales-, “deberá notificar su llegada al país y proporcionar una copia de su pasaporte”. Por otro lado, en Comodoro Py señalaron que tendrá que “actualizar su último informe médico”, algo requerido hace un mes aunque sin plazos específicos. “Es para saber el estado general de su salud y qué tratamientos debe recibir”, apuntaron.

Por otro lado, cuando la feria judicial concluya, “como cualquier otro imputado, tendrá que hacer el informe del art. 78 del Código Procesal Penal, un genérico de que es apta jurídicamente”, explicaron fuentes del caso a Clarín.

Sin fecha de inicio aún y con una lista de 150 testigos, el juicio podría recién iniciar en el 2021 ya que el Tribunal ordenó una pericia sobre los contratos de Báez y López con Los Sauces, y otra de similares características, sobre todos los contratos celebrados entre Hotesur y el empresario K que incluye 15 operaciones de inmobiliaria entre el dueño del Grupo Austral y los Kirchner.

Junto con los casi U$S 6 millones que se secuestraron de Florencia Kirchner, el TOF 5 renovó la intervención judicial de las empresas y del Condominio que lleva el nombre de los hijos de la ex Presidenta, ya que el mismo nuclea los 26 inmuebles heredados por Néstor Kirchner. En consecuencia, siguen sin manejar los negocios familiares cuyas cuentas bancarias están congeladas. (Por Lucía Salinas para Clarín)

ADNbaires