José López: “El dinero no era mío, era de la política”.

20
Compartir

José López declaró por enriquecimiento ilícito y habló de los bolsos: “Ese dinero era de personas vinculadas a la política de las cuales no puedo hablar”

El exsecretario de Obras Públicas dijo que “lo secuestrado esa noche” no es suyo; “Le pertenece a otras personas cuyas identidades no puedo revelar Crédito: Prensa CSJN

“Ese dinero no es mío. Ese dinero era de personas vinculadas a la política, de las cuales no puedo hablar. No es una persona, sino varias, y yo mismo no sé bien quiénes son todos ni quiero saberlo”. José Francisco López , exsecretario de Obras Públicas, sorprendido en 2016 cuando intentaba ocultar bolsos con casi 9 millones de dólares en un convento, declaró hoy en el juicio oral y público en su contra por enriquecimiento ilícito . Dijo que quiere que “se demuestre” que no se enriqueció ilícitamente “en la función pública”, habló del “lamentable episodio de los bolsos en el convento” y explicó: “Lo secuestrado esa noche no me pertenece, le pertenece a otras personas cuyas identidades no puedo revelar y mi intervención en el traslado al convento fue forzada”.

“Quiero declarar porque quiero que se demuestre que no me enriquecí ilícitamente en la función pública”, aseguró. Sin embargo, también dijo: “Voy a declarar siempre que no ponga en riesgo la seguridad de mi familia y la mía propia”. El exfuncionario sostuvo que anteriormente estuvo “condicionado” en sus declaraciones.

La audiencia comenzó pasadas las 10 en la sala SUM de los tribunales federales de Comodoro Py 2002 y se transmitió en vivo a través del Centro de Información Judicial (CIJ). López declaró durante más de una hora. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 está integrado por los jueces Ricardo Basílico, Adrián Grünberg y José Antonio Michilini.

El exfuncionario es juzgado junto a otros seis imputados. Su exmujer y los acusados de ser sus testaferros, el contador Andrés Galera y el empresario Eduardo Gutiérrez, se negaron a declarar el martes último.

“En primer lugar, quiero hacer saber que lo que voy a explicar ahora es la verdad. Y de lo que dije antes, solo es verdadero lo que voy a decir ante este tribunal. Por lo tanto, lo que no esté reiterado ni dicho en esta declaración que estoy haciendo debe considerarse como descartado, desmentido y sin valor alguno”, aseguró López en el inicio de su declaración.

“En segundo término, también quiero aclarar que habrá cosas que no abundaré en detalles y precisiones, pero que esa reserva la tengo porque antes que nada quiero preservar la seguridad de mi familia y la mía propia”, agregó.

Según López, estuvo “condicionado” en sus declaraciones. “Después de mucho pensarlo, y contando con los consejos de mi nueva defensa, que esta vez no me fue impuesta, voy a declarar siempre que no ponga en riesgo la seguridad de mi familia y la mía propia”, añadió.

“Estoy diciendo que estuve limitado, no tuve libertad para elegir a mi defensa. Esto quedó claramente evidenciado con mi primera defensora, que me la pusieron, que jamás la hubiese elegido voluntariamente y que me costó mucho esfuerzo que la cambiaran. Sobre esto no puedo decir más, solo quiero que lo sepan y lo tengan presente”, deslizó.

“Quiero declarar porque quiero que se demuestre que no me enriquecí ilícitamente en la función pública. Ni yo, ni mi esposa ni ningún miembro de la familia se enriqueció en los 12,5 años que estuve al frente de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación. Poseo casi las mismas propiedades que tenía en el año 2003”, planteó López.

La explicación que dio López sobre los bolsos con dólares
“Lo que vengo escuchando y lo que me comentan es que la impresión general que existe es que esta causa comenzó con el lamentable episodio de los bolsos en el convento y que a partir de allí comenzó la investigación. Esto no es así. Desde el año 2006 se buscó imputarme un enriquecimiento ilícito que en realidad no existe e inclusive ya fui sobreseído en un período”.

“Desde ese año [2006] y hasta el episodio de los bolsos, la causa tuvo una profunda investigación en la que se recorrió a lo largo y a lo ancho del país tratando de encontrar un incremento de mi patrimonio que no pudiera estar correspondido con los ingresos y la evolución económica y financiera familiar y personal. Pasaron mas de ocho años y lo que estoy seguro que llegó a comprobarse es que no me enriquecí ilícitamente. Es tan así que ni siquiera hubo elementos para citarme en declaración indagatoria. Esto significa que no existía sospecha suficiente y fundada”.

“Fue recién en junio, el 14 de junio de 2016, cuando quedé detenido y allí hubo que indagarme y avanzar. Allí termine siendo indagado por todo, aun por aquellos temas donde no había elementos para sostener una imputación. Pero terminé siendo indagado por mi patrimonio, por la evolución de mi patrimonio y por el tema de los bolsos. No tiene absolutamente nada que ver la evolución de mi patrimonio con el tema de los bolsos”.

“Así como puedo explicar toda la evolución de mi patrimonio, no puedo hacer lo mismo con el dinero contenido en esos bolsos por el riesgo que corremos si lo hago. Voy a referirme al tema con las limitaciones que hablé al comienzo, por el riesgo que entraña a mi familia y a mi vida misma”.

“A mediados de 2016, estando en Montevideo para las sesiones de parlamentarios del Parlasur, un parlamentario me dijo: ‘A vos, a mí, a Rossi y a otro parlamentario más nos están investigando’. Eso me dijeron fuentes allegadas a la SIDE, a los servicios. Yo tomé nota pero no se lo dije a mi esposa para no preocuparla. Cuando este parlamentario me hizo este comentario, venía en el asiento de atrás otra parlamentaria y su secretaria. Esto fue así. Ya que pude advertir diversos problemas e interferencias en mis comunicaciones tanto en el teléfono como en el correo electrónico. Así también seguimientos y observaciones en las inmediaciones de mis domicilios”.

“Además, al poco tiempo fui citado a una reunión sobre la que no puedo dar detalles pero sí decir que a partir de allí resulté obligado a quedar a disposición para realizar algunas diligencias que luego me irían diciendo. La primera y por lo tanto la única fue el tema de los bolsos. Ese dinero no es mío”.

“Cuando antes señalé que es dinero de la política es porque así me lo indicaron. Pero en realidad lo que quise referenciar es que ese dinero era de personas vinculadas a la política, de las cuales no puedo hablar. No es una persona, sino varias, y yo mismo no sé bien quiénes son todos ni quiero saberlo”.

“La diligencia encomendada consistía en que debía trasladar esos bolsos al convento al que yo conocía y tenía entrada, entendiendo que a partir de allí se los iba a ir retirando para darle otro destino. A las monjas del convento no había que darles detalles ni precisiones debido a que las monjas son orantes y penitentes, por lo cual no hay que hablar con ellas. Y con la única que se hablaba era con la madre Alba”.

Lo incautado aquella noche en el convento de General Rodríguez incluía 8.982.047 dólares, 153.610 euros, 425 yuanes, 49.800 pesos, 2 riyales qataríes y seis relojes de lujo Fuente: Archivo – Crédito: Policía Bonaerense.
“Al lugar no llegué solo. Me escoltaron dos personas: una en una moto y otra en un auto. No eran simples acompañantes, son las personas que me entregaron el dinero que debía trasladar y me siguieron por todo el camino a modo de control. Por ese motivo dejé el auto en marcha mientras realizaba el traslado”.

“El dinero que quedaba en el auto era custodiado por esas personas. Yo a esas tres personas no las conocía pero seguramente eran personas de seguridad. Mi señora nunca supo nada de esto ni estaba enterada de lo que yo haría esa noche”.

“Lo secuestrado esa noche no me pertenece, le pertenece a otras personas cuyas identidades no puedo revelar y mi intervención en el traslado al convento fue forzada y en el evidente interés de que me ocupara yo de ese tema es que ellos se sentían seguidos u observados y por lo tanto me expusieron a mí para no quedar expuestos ellos. Al día de hoy, de lo que me arrepiento es de no haber tenido la claridad y la fortaleza suficiente[s] para haber resistido las presiones que padecí. En todo caso hubiese sufrido yo las peores consecuencias y no el resto de mi familia”.

Había expectativa de que López quisiera sumarse a la ola de arrepentidos que esta semana confesaron su participación en diversos delitos de corrupción en la causa que se abrió a partir de los cuadernos que escribió Oscar Centeno, el exchofer de Roberto Baratta , número dos de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación Federal durante el kirchnerismo. López fue mencionado en la causa de los cuadernos y es probable que sea citado a declarar por el juez Claudio Bonadio en ese expediente.

Selección de frases de José López
–“Estuve condicionado en mis declaraciones”.
–“Voy a declarar siempre que no ponga en riesgo la seguridad de mi familia y la mía propia”.
–“Estuve limitado, no tuve libertad para elegir a mi defensa. Me la pusieron, jamás la hubiese elegido voluntariamente (…). Sobre esto no puedo decir más, solo quiero que lo sepan y lo tengan presente”.
–“Ni yo, ni mi esposa ni ningún miembro de la familia se enriqueció en los 12,5 años que estuve al frente de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación. Poseo casi las mismas propiedades que tenía en el año 2003”.
–“Si analizamos los ingresos que tenía en el año 2003, podemos decir que mis ingresos eran de aproximadamente 1500 dólares, mientras que en el año 2015 era de aproximadamente 9000 dólares el ingreso mensual”.
–“Nuestros ingresos que tuvimos durante mi gestión son absolutamente consistentes con los egresos que tuvimos año a año. Todo eso está a la vista y en las declaraciones juradas presentadas ante la OA como así también en las declaraciones ante la AFIP”.
–“Con respecto de la casa en Dique Luján, ni [Andrés] Galera ni [Eduardo] Gutiérrez son testaferros o prestanombres míos. Yo solamente firmé un contrato de alquiler con opción a compra, lo firmé de buena fe como un desarrollo inmobiliario”.
–“Niego rotundamente que Galera y Gutiérrez fueran testaferros o prestanombres míos. Ni Galera ni Gutiérrez fueron beneficiados por obras a través de la secretaría a mi cargo. De las 40.000 obras que se hicieron en los 12,5 años de gestión, el 95% de esas obras se hicieron de forma descentralizada a través de las provincias y municipios. El resto, 5%, de forma centralizada, unas 2000 obras. De todas estas obras, la empresa de Galera hizo una obra, el edificio de la AGN. Y la de Gutiérrez, dos obras. Una, la ampliación, asociada con otra empresa, del Hospital Posadas, y la otra, el Museo de Malvinas. Sus empresas no fueron beneficiadas por obras a través de la secretaria a mi cargo”.

ADNbaires