Juicio de la triple fuga: acusaciones a Scioli y Aníbal.

62
Compartir

Martín Lanatta declaró que le dieron perpetua “por una mano negra” y que sus vidas corrían riesgo después de la entrevista con Jorge Lanata.

Con la declaración de uno de los acusados, que formuló acusaciones contra el ex jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández; y el ex gobernador bonaerense Daniel Scioli, y con un gran operativo de seguridad, en los tribunales de 8 y 56 comenzó a ventilarse ayer la triple fuga de la cárcel de General Alvear, que en los últimos días de 2015 mantuvo en vilo al país durante dos semanas y fue protagonizada por Víctor Schillaci (36) y los hermanos Martín (44) y Cristian Lanatta (46), todos condenados a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez.

Martín Lanatta declaró casi una hora ante el juez del Tribunal Oral en lo Criminal I de La Plata Juan José Ruiz, a quien le dedicó un capítulo de su relato. El acusado ponderó al juez, le dijo que es “de confianza, honesto”, y que sabe que tiene “una camioneta EcoSport 2009”.

“Si piensa que por adularme va a conseguir favorecer mi decisión se equivoca. Debería saber que soy un juez duro a la hora de aplicar pena y por eso tal vez (si lo llegara a declarar culpable) la pena que le aplique no va a ser de su agrado, sino pregúntele a (Jorge Cristian) Martínez Poch”, le retrucó el juez, aludiendo al acusado de violar a una abogada y abusar de sus hijas, condenado por ese Tribunal a 37 años y medio de prisión.

En su declaración, el procesado volvió a vincular a Fernández como “la mano negra” que lo llevó a prisión perpetua. Lanatta expresó que “tuvimos un mal tratamiento de la justicia bonaerense, tenemos la sentencia firme en tiempo récord, se violaron todos nuestros derechos de defensa. Llevamos 10 años de pelea”. Justo ayer se cumplió una década del hallazgo de los cuerpos de Sebastián Forza (34), Damián Ferrón (37) y Leopoldo Bina (16) masacrados de 16 balazos en General Rodríguez.

En otro pasaje de su relato Lanatta cargó contra Scioli; el ex ministro de Justicia, Ricardo Casal; el ex secretario de Política Criminal, César Albarracín; la ex procuradora bonaerense María del Carmen Falbo; y la ex titular del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Florencia Piermarini. Dijo Lanatta que todos ellos se complotaron en su contra para mandarlo a prisión.

También afirmó que el abogado Solivaret (presunta persona de confianza de Fernández) le ofreció “dos millones de dólares” para que se retractara y limpiara la imagen del ex intendente de Quilmes. Y que tiene una cámara oculta que registró ese momento. Recordó que luego de la nota que le concedió al periodista Jorge Lanata, donde dijo “que la Morsa era Aníbal”, su vida comenzó a correr peligro.

“A la semana de la nota sacaron las cámaras del penal, entre nosotros decíamos se nos viene la noche”, destacó.

“Ahí se empezó a programar con el SPB una fuga, para retractarnos de los de la cámara oculta. No nos iban a dejar sueltos supuestamente. Se empezó a programar todo y terminamos padeciendo. Nunca quisimos irnos. Pero algunos integrantes del SPB tenían la orden política de facilitar la evasión. No sé si me arrepiento de haberlo hecho. Hoy estamos vivos. Es todo muy largo. Estoy sin dormir. Quiero aportar los detalles. La fiscal (por Silvina Langone, a cargo del juicio) va a afrontar una cadena dura. Va a recibir amenazas. Sabemos cómo es todo esto. Esta causa tiene que llegar a un buen fin. Se va a probar que no quisimos fugarnos”, dijo.

Luego pidió un cuarto intermedio porque no se sentía bien, por lo que el juez dispuso que el juicio se reanude mañana, desde las 9.

Los ahora acusados estaban en Sanidad del penal de Alvear cuando comenzó la fuga, en la madrugada del 27 de diciembre. Junto a ellos comenzó a ser juzgada también Susana Elvira Martínez (54), la suegra de Christian Lanatta.

ADNbaires