El peritaje toxicológico en la autopsia a Maradona

Sin drogas ni alcohol, pero con falta de un medicamento clave.

44
Compartir

Se empezaron a conocer detalles de la autopsia realizada a Diego Armando Maradona, un día después de su fallecimiento, por un experto equipo de forenses argentinos.

Como primera información se supo que no se encontraron restos de alcohol ni drogas en su cuerpo, aspecto que descarta que haya sido esto el causante del paro cardiorespiratorio que acabó con su vida, a los 60 años.

Pero al mismo tiempo que se descartó esta presencia en sangre, los forenses detectaron que al cuerpo de Diego le estaba faltando una medicación clave para el buen funcionamiento de ese corazón, desgastado y con sus propias patologías.

De esta manera, este dato asoma como determinante en el avance de la investigación de su muerte. Serán los médicos los que tengan que dar algunas explicaciones.

Fuentes médicas vinculadas al expediente explicaron que la venlafaxina es una droga antidepresiva que se utilizan para tratar trastornos de ansiedad; la quetiapina es un antispicótico también usado para cuadros de depresión grave y algunas adicciones; y el levetiracetam es un antiepiléptico que actúa sobre el sistema nervioso central y puede producir somnolencia y disminución de la capacidad de reacción.

La naltrexona bloquea el efecto de los medicamentos opiáceos y se usa para evitar la abstinencia al alcohol.

Estos son los resultados de los estudios complementarios a la autopsia que se iniciaron el pasado 2 de diciembre en los laboratorios de la Superintendencia de Policía Científica en La Plata.

Allí se analizaron muestras de sangre, orina e hisopados nasales para toxicológicos, pero también se hicieron estudios histopatológicos, que son aquellos que analizan en forma microscópica los órganos y tejidos, entre ellos, el corazón de Maradona, que fue extraído en forma completa y, de acuerdo con lo que observaron los médicos forenses, padecía de una “miocardiopatía dilatada” y pesaba 503 gramos, cerca del doble que uno normal.

Con todos estos resultados, la idea de los tres fiscales que firman la causa, Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, es convocar a una “Junta Médica” interdisciplinaria para que analice a fondo el caso y pueda sentenciar si el deceso era evitable, si hubo mala praxis y si alguno de los profesionales que lo trataban tuvo alguna responsabilidad.

La autopsia determinó que el excapitán de la selección campeona del mundo en México 86 murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.

ADNbaires