Marcelo D’Alessio volvió a desligar a Stornelli.

Por supuesta extorsión en la causa de los cuadernos.

144
Compartir

En su declaración ante el juez Ramos Padilla, dijo que el fiscal del caso de los cuadernos “no tiene la más puta idea de todo esto”.

Especialistas de la Prefectura Naval realizarán este jueves una pericia sobre el teléfono celular de Marcelo D’Alessio, el lobbista acusado de haber extorsionado a un presunto involucrado en la causa de los cuadernos y cuya declaración indagatoria trascendió este miércoles al levantarse el secreto de sumario de la causa tramitada en el juzgado federal de Dolores. En su declaración, D’Alessio desligó a Stornelli de cualquier posible maniobra: él “no tiene la más puta idea de todo esto”, ratificó.

La pericia permitirá arrojar certezas sobre la veracidad de los contactos entre D’Alessio y Stornelli y el contenido de los mensajes que el detenido intercambió en los últimos meses a través del aparato. D’Alessio está detenido en la cárcel de Ezeiza y aguarda la decisión del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, sobre si termina procesado o sobreseído en la causa iniciada por denuncia del productor agropecuario Pedro Etchebest.

Según trascendió, en su caótica declaración, en la que en todo momento reclamó ser liberado, D’Alessio negó haberle sacado plata a Etchebest para que supuestamente no fuera involucrado en la llamada causa de “los cuadernos de las coimas K” e inculpó a dos ex comisarios de la Policía Bonaerense que supuestamente le encomendaron esa tarea, tal como declaró la semana pasada ante un juez de instrucción porteño en el marco de la tramitación de un “habeas corpus” porque dijo que temía por su vida.

Los dos ex policías son Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, quienes este miércoles se presentaron a través de un abogado en la causa tramitada en el juzgado federal de Dolores pero allí le dijeron al profesional que si ellos tienen algo para decir que se presenten directamente a declarar en persona.

“No soy un extorsionador. Me pasaron el perfil psicológico de la persona, tiras de migraciones, fue una cama”, dijo D’Alessio en supuesta alusión a Etchebest, su denunciante y admitido como parte querellante en la causa. “Me dijeron que solamente yo podía hacer ese trabajo. El mismo día que llegué de México me dieron todo. No sé si fue una cama, no sé si para mí o para Stornelli”, expresó D’Alessio, según dijeron fuentes judiciales.

Tal como había hecho en el juzgado de instrucción porteño en el que declaró de madrugada antes de ser detenido el viernes pasado, D’Alessio desligó a Stornelli de las coimas de las que se lo acusa haberle exigido a Etchebest. “Stornelli no tiene la más puta idea de todo esto. Me dijeron que lo mencione solamente porque yo había estado con él en dos oportunidades”, sostuvo D’Alessio ante el juez Ramos Padilla.

“Nada más. Si abren mis teléfonos van a ver que hay un audio con una puteada de Stornelli por este tema. El no tenía nada que ver”, aseguró D’Alessio, quien está de acuerdo con que la causa pase a Comodoro Py, como le pidió Ercolini a Ramos Padilla a partir de la denuncia de Stornelli.

El fiscal coadyuvante de Stornelli en la causa de los cuadernos tramitada por el juez Claudio Bonadio y con la ex presidenta Cristina Fernández como principal procesada, Carlos Rivolo, también formuló una denuncia esta semana al ser aludido en otro audio difundido por el blog del periodista Horacio Verbitsky.

“No es lo mismo un chanta que viene extorsionando personas que uno que quiere determinar de dónde viene la plata, un trabajo que dieron, me dijeron para poner en emergencia a este hombre para determinar desde dónde viene la plata”, expresó D’Alessio en su indagatoria.

Según los acusadores de Stornelli y detractores de la causa de los cuadernos, la tarea de D’Alessio era la de lograr que Etchebest le pagara los 300 mil dólares exigidos para beneficiarlo en ese caso y determinar a partir de ello y de la trazabilidad del dinero de dónde provendrían los fondos de la corrupción kirchnerista investigada y aún no hallados para lograr incautar la plata.

ADNbaires