OPINION##Estrategias para enfrentar a la variante Delta

49
Compartir

Las autoridades sanitarias de Paraguay sospechan que hay circulación comunitaria en ese país, y Brasil ya lo confirmó la semana pasada. Esto pone en alerta a nuestro país por tratarse de una región fronteriza. Especialistas consultados por Infobae destacan la necesidad de controles sanitarios más estrictos y de incentivar la vacunación para alcanzar la inmunidad de rebaño.

La tercera ola de COVID-19 ya es una realidad que está golpeando a varios países que vieron incrementadas las tasas de contagios y muertos en las últimas semanas, pese a contar muchos de ellos con cifras altas de población ya vacunadas, por lo menos con una dosis. Esa tercera ola que ya se advierte en varios países europeos y que comenzó a golpear a Estados Unidos está relacionada directamente con la variante Delta del coronavirus SARS-CoV-2 que representa ya un 90% de todos los nuevos casos en Reino Unido y un 20% en Norteamérica y fue catalogada por los científicos como hasta un 80% más contagiosa que el virus original nacido en Wuhan, China.

La variante B.1.617, que se detectó por primera vez en la India en diciembre de 2020, ya circula por más de 120 países y está impulsando los contagios de COVID-19 alrededor del mundo. Según un conteo de Bloomberg, durante la semana pasada los casos crecieron a su mayor ritmo en los últimos dos meses: 3,73 millones. Estados Unidos, Brasil, Indonesia, el Reino Unido, India y España son los países con las tasas más altas de propagación. Preocupados por el avance de la esta variante, las naciones están tomando medidas cada vez más drásticas.

Rio Grande do Sul, un estado brasileño fronterizo con Argentina y Uruguay, confirmó la transmisión comunitaria de la variante considerada como la más contagiosa de las conocidas, lo que puede poner en alerta a nuestro país por su cercanía. El Centro Estadual de Vigilancia en Salud de Rio Grande do Sul informó en un comunicado que “el primer caso de transmisión comunitaria se da en la ciudad de Nova Bassano, en una persona que viajó a Río de Janeiro”. Los especialistas hablan de “transmisión comunitaria” cuando ya no es posible atribuir el origen concreto del contagio. En el sureño estado de Brasil hay otros tres casos de infección por la cepa Delta, en la ciudad de Gramado, pero estos “poseen vínculo y contrajeron COVID-19 en el municipio”, precisó el centro de vigilancia, citado por la agencia de noticias Sputnik.

Tanto en Argentina como en sus países vecinos, si bien esta nueva amenaza ya se detectó en forma aislada en algunos viajeros aéreos, todavía no llegó a circular localmente, aunque esto podría ocurrir en los próximos meses, tal como sucedió con la variante de Manaos, detectada en enero en Brasil y que golpeó a nuestro país en abril y mayo. “No hay ninguna duda de que el país enfrentará una tercera ola de coronavirus en las próximas semanas o meses, probablemente vinculada a las nuevas variantes con carga viral más grande. Sabemos que esa ola podrá ser significativa en términos de casos, pero el grado de daño dependerá de cómo avancemos con la campaña (de vacunación). Antes de que suceda eso, tenemos que tener una importante cantidad de porteños vacunados”, aseguró el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, en una de sus habituales conferencias de prensa.

Los virus evolucionan constantemente a través de mutaciones y aparecen nuevas variantes, a veces, éstas son más peligrosas que la original (EFE)Los virus evolucionan constantemente a través de mutaciones y aparecen nuevas variantes, a veces, éstas son más peligrosas que la original (EFE)

La variante Delta es la versión más rápida, más fuerte y más formidable del virus causante del COVID-19 que el mundo ha conocido, y está poniendo en entredicho las teorías sobre la enfermedad en un momento en que las naciones relajan las restricciones y abren las economías, según los virólogos y epidemiólogos.

La protección de la vacuna sigue siendo muy eficaz contra las infecciones graves y las hospitalizaciones causadas por cualquier versión del coronavirus, y los que corren más riesgo siguen siendo los no vacunados, según entrevistas con 10 destacados expertos en COVID-19. Lo que más preocupa de la variante delta, identificada por primera vez en la India, no es que enferme más a la gente, sino que se propaga mucho más fácilmente de persona a persona, aumentando las infecciones y hospitalizaciones entre los no vacunados. También se están reuniendo pruebas de que es capaz de infectar a personas totalmente vacunadas a un ritmo mayor que las versiones anteriores, y se ha planteado la preocupación de que puedan incluso propagar el virus, según estos expertos.

“El mayor riesgo para el mundo en este momento es Delta”, dijo la microbióloga Sharon Peacock, que dirige los esfuerzos en el Reino Unido para secuenciar los genomas de las variantes del coronavirus, y lo calificó como la “variante más fuerte y rápida hasta ahora”.

En este sentido, consultado por este medio sobre las estrategias a las que debe apuntar Argentina para evitar la circulación comunitaria de esta variante, el doctor Edgardo Bottaro, médico infectólogo y coordinador médico de Helios Salud, aseguró: “Desde mi punto de vista, cualquier medida que se tome solo servirá para retrasar el ingreso de una cepa que tarde o temprano llegará a nuestro país. Retrasar su ingreso solo permitirá que mientras tanto siga aumentando la población vacunada”.

Viajeros llegan al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo Viajeros llegan al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

“Debemos reforzar el control fronterizo y asegurar el cumplimiento de los aislamientos preventivos (cuarentenas) a los viajeros que entren al país. Además, hay que reforzar las medidas ya conocidas (distanciamiento y barbijos) para aquellos pacientes que ingresen y no hayan sido detectados. Porque eso sucederá seguramente sobre todo en zonas de fronteras porosas”, añadió Bottaro.

Para el infectólogo Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectologia, a partir de que en Paraguay existe alta sospecha de circulación comunitaria de la variante Delta, “en Argentina deberíamos controlar las fronteras. Es una frontera muy grande y muy difícil de controlar. Además, mantener un an alto índice de testeo y rastreo en las provincias aledañas. Y por supuesto, tratar de aumentar las tasas de vacunación”.

“Evidentemente el no cierre de las fronteras aéreas nos pone en riesgo de la llegada de las variantes del coronavirus. Ya tenemos circulando la variante de Manaos, lo que evidencia el peligro que significa sostener abiertas las mismas. Pero si además se dejan abiertas y no se toman las medidas de cuarentenamiento obligatorio y controlado de los viajeros cuando arriban al país, es preocupante. En los últimos días estamos viendo a varias personas que pese a estar vacunadas se infectaron con las nuevas variantes dos o tres días antes o después de haber recibido la vacuna”, explicó a Infobae la doctora Gabriela Piovano, infectóloga del Hospital Muñiz.

Más contagiosa que todas las variantes

La variante B.1.617 (Delta, según la clasificación de la Organización Mundial de la Salud) es una transformación del virus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad COVID-19. Se detectó por primera vez en la India, en diciembre de 2020. No obstante, se informó de esta variante recién el 24 de marzo, luego de que el Ministerio de Salud de la India dijera que las mutaciones L452R y E484Q no habían sido detectadas antes de diciembre en análisis de muestras.

Mientras el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) alertó que la variante del COVID-19 es ya dominante en Europa y se expande velozmente en ese territorio, la OMS citó dos nuevos estudios que advierten de la mayor peligrosidad de la mutación surgida en la India. Se trata de trabajos realizados por investigadores de China y Canadá, que aún no fueron publicados en una revista especializada.

Según el estudio canadiense, los riesgos para la salud de contraer COVID-19 con la variante Delta son significativamente mayores que con los primeros tipos de coronavirus: las posibilidades de hospitalización aumentan en torno al 120%, y las de necesitar cuidados intensivos son de alrededor del 287%. El riesgo de muerte asciende, por tanto, según los expertos, a más de un 137%.

Para el estudio de China, se examinó a personas que estaban en cuarentena tras haber tenido un contacto estrecho con un infectado con la variante Delta. La prueba PCR les dio positivo tras una media de cuatro días, en lugar de seis, como ocurría con las primeras variantes. Además, la carga viral resultó 1.200 veces mayor en la primera prueba positiva que en las variantes originales del virus. “Esto sugiere que esta preocupante variante puede reproducirse más rápidamente y ser más contagiosa en las primeras etapas de la infección”, señaló la OMS a la luz de los datos.

En Argentina ya se han identificado un total acumulado de 46 secuenciaciones genómicas de la variante Delta, según comunicó el Ministerio de Salud de la Nación. Según se precisó sobre los casos detectados, 45 pertenecen a personas con antecedente de viaje internacional y uno es un caso con nexo epidemiológico con un viajero.

El Ministerio de Salud de la Nación informó el pasado viernes que el laboratorio nacional de referencia ANLIS Malbrán aisló otros 17 nuevos casos de variante Delta relacionados con viajeros. Las muestras corresponden a residentes de la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, la provincia de Buenos Aires, Tucumán y Salta. Actualmente, las autoridades sanitarias nacionales y jurisdiccionales se encuentran realizando las investigaciones epidemiológicas de todos los casos y de los contactos convivientes sintomáticos.

En todo el mundo, el número de nuevos casos de infección por el coronavirus aumentó un 12%, hasta alcanzar los 3,4 millones en la semana hasta el 18 de julio. El mayor número de casos nuevos se registró en Indonesia (más del 44%) y Reino Unido (más del 41%). Los organismos sanitarios de los diferentes Estados apuntan a que detrás de este aumento se encuentra la mayor contagiosidad de la variante Delta. Por ejemplo, varios países volvieron a disponer medidas de restricción para frenar el contagio o incluso nuevas estrategias, como el pase sanitario en Francia, obligatorio desde este miércoles para acceder a lugares de ocio y cultura en el país. Así las cosas, la OMS prevé que la variante Delta, que ya representa más de tres cuartas partes de los nuevos casos de COVID-19 en muchos países, predominará en todo el mundo en los próximos meses. (Imagen principal: La OMS prevé que la variante Delta, que ya representa más de tres cuartas partes de los nuevos casos de COVID-19 en muchos países, predominará en todo el mundo en los próximos meses (REUTERS)

ADNbaires