Piden que Scioli vaya a juicio oral por recibir “dádivas”.

Lo solicitó el fiscal Alvaro Garganta.

41
Compartir

También el fiscal platense hizo lo propio con Alberto Pérez y el empresario y amigo del ex gobernador Ricardo Miller. Lo acusa de tráfico de influencias y negociaciones incompatibles. La Justicia debe definir si hace lugar a la solicitud.

El fiscal platense Álvaro Garganta pidió que Daniel Scioli sea enviado a juicio oral en la causa que investiga todo tipo de irregularidades en su gestión en la Provincia. La causa se había iniciado por una denuncia de la diputada Elisa Carrió por lavado de dinero, pero el fiscal decidió acusarlo de los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y tráfico de influencias.

Tras el requerimiento de elevación del fiscal, ahora la jueza de Garantías Marcela Garmendia debe revisar y definir si manda a juicio a Scioli y a los otros 38 procesados en el expediente.

Además del ex gobernador el fiscal solicitó que vayan a juicio oral el ex jefe de Gabinete de la Provincia Alberto Pérez, su segundo conocido como el hombre del dragón Walter Carbone; el ex director de Aguas Bonaerense Guillermo Scarcella, el ex ministro de Salud Alejandro Collia y el empresario y amigo de Scioli Ricardo Estanislao Miller, entre otros.

La causa contra Scioli tiene ocho desdoblamientos. El fiscal decidió elevar solo cinco de ellos y seguirá investigando los otros delitos que bucean en las supuestas “cajas negras” de la gestión sciolista.

A Scioli lo acusa de haber adjudicado de manera irregular nueve obras públicas para construir Unidades de Pronta Atención en la Provincia por $ 117 millones al empresario Miller que luego le compró un terreno en Villa La Ñata -donde vive Scioli- y con el que tenía una relación personal y comercial.

En el escrito el fiscal consideró que Scioli recibía “dádivas” de parte del empresario.

Desde la ​defensa de Scioli criticaron al fiscal y anticiparon en un comunicado que pedirán el sobreseimiento “por entender que es muy grave que se lo pretenda enjuiciar por sospechas o suposiciones infundadas”.

Según la investigación, antes de comprar el terreno en 2017 por US$ 3.850.000, Miller le alquiló el predio de 41.000 metros cuadrados en Villa La Ñata al entonces gobernador para montar un supuesto emprendimiento hotelero. Por administrarlo y gerenciarlo le pagó $4.464.960 en 60 cuotas mensuales.

El alquiler, según el escrito del fiscal, arrancó en paralelo a que Miller se empezaba a quedar con obras en la Provincia otorgadas por la gestión Scioli. A pesar de que se trataba de un emprendimiento turístico con cabañas y salones de fiesta, casi no se uso.

Fabián Telezón, un empleado de Miller que trabajaba en el lugar -llamado Multiespacios La Posada SA- declaró en el expediente que desde junio de 2014 a diciembre de 2017 “solo se deben haber realizado entre 4 o 5 eventos”.

El fiscal destacó en su escrito que Scioli y Miller tenían relación personal “por lo menos desde 2009, antes durante y después que el empresario fue beneficiado”.

Además, recordó que el empresario construyó el gimnasio y estadio de Villa la Ñata Sporting Club, el equipo de futsal en el que juega el ex gobernador, y que le prestaba el helicóptero para que lo usara en sus traslados.

Desde la Coalición Cívica (CC) -el partido de Carrió, que con su denuncia logró que inicie la causa- salieron a criticar al fiscal por haber acusado a Scioli de “un delito menor”. En la CC consideran que debía ser enviado a juicio por asociación ilícita, que tiene penas más graves. “Con la Provincia de Buenos Aires saqueada entre dragones y aviones privados, Scioli va a juicio por un delito menor. Seguiremos luchando para terminar con una impunidad que asfixia”, escribió la diputada Paula Oliveto que fue una de las que siguió el caso.

El fiscal acusó al ex jefe de Gabinete Alberto Pérez y su segundo Walter Carbone de haber sustraído de las arcas del Estado provincial $ 10.720.347 en al menos 25 ocasiones. Esos fondos debían ser destinados a supuestos eventos que no se realizaron. El dinero lo justificaban “con rendiciones efectuadas por los funcionarios con facturas apócrifas” describió Garganta en el escrito. Carbone es el ex funcionario conocido como “el hombre del Dragón” por la estatua que encontraron en un allanamiento en su casa de un country con la forma de esa figura de fantasía.

Además, el fiscal pidió que vayan a juicio los expedientes que investigó sobre las irregularidades en el IOMA -la obra social de la Provincia-, en Aguas Bonaerenses y en el ministerio de Infraestructura sciolista. Desde esa entidad le entregaron obras a la empresa Servicios Emiser SA de Juan Carlos Mancinelli a través de concurso de precios simulados para realizar paradores turísticos en la playa. Mancinelli tenía un vínculo privilegiado con el ex gobernador: era el DT de su equipo, Villa La Ñata Sporting Club. (Por Nicolás Diana para Clarin)

ADNbaires