Primer juicio oral a Ricardo Echegaray, ex de la AFIP.

Será en febrero y es por "violar el secreto fiscal".

246
Compartir

El Tribunal Oral Federal 4 juzgará al ex titular de la AFIP por una acusación falsa contra Alfonso Prat Gay, quien lo denunció en la justicia.

El ex titular de la AFIP durante la gestión kirchnerista, Ricardo Echegaray, enfrentará el 21 de febrero próximo su primer juicio oral y público. Será sólo cinco días antes de que Cristina Kirchner afronte también por primera vez dicha instancia, en una causa por corrupción en la obra pública.

La causa contra el ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) investigó la violación del secreto fiscal y otros delitos a raíz de una denuncia que perjudicó al entonces diputado nacional y luego ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay.

“Ricardo Daniel Echegaray deberá responder como autor penalmente responsable del delito de instigador de falso testimonio agravado por haber sido cometido en causa criminal en perjuicio del inculpado (Prat-Gay) en concurso real con el delito de revelación de secretos en calidad de coautor en concurso ideal con el delito de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público en calidad de autor”, indicó el fiscal Carlos Stornelli cuando en 2017 pidió la elevación a juicio del expediente.

El juez Claudio Bonadio elevó tiempo después la causa, y el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Gabriela López Íñiguez y Néstor Costabel, fijó fecha para el inicio de este juicio: será el 21 de febrero.

De esta manera, por primera vez, Echegaray investigado en otros expedientes en los Tribunales de Comodoro Py, se sentará en el banquillo de los acusados.

El fiscal también pidió que sean llevados a juicio Horacio Justo Curien y Pedro Gustavo Roveda, dos ex funcionarios de la AFIP que denunciaron a Prat-Gay por la presunta complicidad en el ocultamiento de bienes de ciudadanos argentinos en el exterior.

Para la Justicia -en la etapa de instrucción-, quedó “demostrado que Echegaray determinó a los funcionarios Pedro Roveda y Horacio Curien para que cometan falso testimonio al declarar bajo juramento de decir verdad que el contenido de una denuncia penal era veraz pero carecía de las medidas probatorias mínimas para acreditar los eventos denunciados”.

Además, Stornelli también estimó que el entonces titular de la AFIP no agotó “la instancia administrativa que hubiese permitido conocer que los hechos denunciados no eran delictivos” e involucró a Prat-Gay en “una asociación ilícita formada para que los contribuyentes evadan impuestos y no se conozcan sus cuentas bancarias y valores radicados en el exterior del país”.

Prat-Gay había denunciado en 2015 que Echegaray y los otros dos ex funcionarios de la AFIP mintieron al imputarle ante la jueza en lo Penal Económico Verónica Straccia una evasión de impuestos en el manejo de dos cuentas bancarias en el exterior de otras personas. Sin embargo, de acuerdo con Stornelli, las cuentas ya habían sido declaradas al Fisco una década atrás.

Según la acusación fiscal, Roveda y Curien cometieron delito al denunciar el caso a partir de “información confidencial” obtenida a partir de un acuerdo con las autoridades impositivas francesas y Echegaray al revelar esos datos secretos en una conferencia de prensa y una entrevista brindada al diario Página/12.

Por delante a Ricardo Echegaray le queda otro complejo juicio: el que compartirá con Cristóbal López y Fabián De Sousa, todos acusados de haber defraudado al Estado al no cobrar el fisco $ 8.000 millones a Oil Combustibles (del Grupo Indalo) que correspondían al Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC). (Por Lucía Salinas para Clarín)

ADNbaires