Procesan a diez miembros de la banda mixta.

417
Compartir

Los detuvieron el 22 de julio, cuando estalló el escándalo que salpica a la Policía bonaerense y al Poder Judicial.

La causa de la megabanda de policías, ladrones, barrabravas, estafadores y funcionarios judiciales, que tiene a el ex juez César Melazo detenido y otros magistrados en la mira, avanza en el lento camino procesal por los Tribunales: hoy se confirmó la prisión preventiva para 10 de los 11 detenidos el 22 de julio pasado, cuando estalló el escándalo.

Se trata del comisario Gustavo Bursztyn, hasta hace poco más de un mes a cargo del Comando de Patrullas de La Plata y del ex oficial Gustavo Mena, desplazado de la Fuerza hace varios años.

También quedaron con prisión ratificada, mientras dure el proceso y hasta el juicio oral, el condenado Javier Ronco (con arresto domiciliario por un doble homicidio); Angel Custodio “Pipi” Yalet; Adrián “Quichua” Manes (detenido por el homicidio de Juan Farías, ex integrante de la banda); Carlos Bertoni (hermano del jugador de fútbol campeón del mundo ); Carlos “Macha” Barroso Luna; Jorge “El Fiscal” Gómez de Saravia; Héctor “Pepe” Vega; y el barra de Gimnasia Martín Ezequiel “Gaucho” Fernández.

La carabina calibre 44-40, marca Winchester, modelo 1892, secuestrada al ex juez César Melazo, tenía pedido de secuestro activo por “hurto simple”.

Detención del exjuez Melazo y las armas que le encontraron en su casa.

El suboficial Marcos Chiusaroli es el único que recuperó la libertad, porque no estarían comprobados los delitos que se le imputan y además está acusado de “encubrimiento”, que tiene una pena en expectativa menor a los 3 años.

Es el mismo expediente en el que quedó detenido el ex responsable del Juzgado de Garantías 2 de La Plata, César Ricardo Melazo, detenido desde el viernes pasado cuando una brigada de la Policía Federal ingresó a su chacra de Gorina, en plena madrugada.

La fiscal Betina Lacki sospecha que el ex magistrado (quien renunció el año pasado cuando estaba a punto de comenzar un jury que lo iba a destituir por mal desempeño) integraba una asociación ilícita dedicada a: robar en casas vacías; realizar maniobras de estafas con autos hurtados; liberar zonas para realizar “escruches” en viviendas de la región; reclutar presos y ex presos para esos delitos y extorsionar o favorecer a imputados con beneficios procesales.

Cada uno de los ahora procesados tendría su rol: los policías Bursztyn y Mena se encargaban de liberar las zonas para los robos de autos, fábricas y viviendas marcadas por el vendedor de seguros Bertoni.

La mano de obra, logística, teléfonos y armas las aportaban Ronco, Yalet, Manes, Barroso Luna, Vega y Fernández. Y si algo salía mal, Gómez de Saravia comenzaba las gestiones con un juez de Garantías y procuraba los vínculos con la organización para evitar que se desmorone el andamiaje ilegal.

Todo se descubrió a partir del asesinato de uno de los integrantes de la banda, Juan Farías, en un presunto ajuste de cuentas. La fiscalía revisó esa causa y consiguió la intervención de teléfonos que le permitieron armar la estructura delictiva.

Después, con los 18 allanamientos de fines de julio obtuvo más elementos y avanzó con la detención de Melazo, el supuesto operador judicial Enrique Petrullo y el ex barra de Estudiantes Rubén “Tucumano” Herrera.

Los tres seguirán detenidos hasta mediados de septiembre cuando se resuelvan los planteos de la fiscal y las defensas, según explicaron en el fuero penal platense.

La prisión preventiva de los policías, barrabravas, ladrones y del hermano del futbolista Daniel Bertoni fue notificada en las últimas horas por la Justicia a los abogados.

Marcelo Peña, defensor del jefe policial Bursztyn, dijo a Clarín que insistirá con pedir la “nulidad” de las grabaciones que presuntamente involucran a su cliente. Y que reclamará una ampliación de la indagatoria. (Por Fabián Debesa para Clarín, Corresponsalía de La Plata)

ADNbaires