Tormenta solar: un evento extremo podría causar un colapso

Complicaría las conexiones submarinas de Internet.

28
Compartir

Un evento de grandes proporciones podría generar un apagón de alcance global, según un reporte publicado en la conferencia de comunicaciones SIGCOMM 2021.

Una tormenta solar extrema podría ser el responsable de un gran colapso global con daños en la infraestructura eléctrica, en los dispositivos electrónicos y en las conexiones submarinas de Internet. El alarmante pronóstico fue presentado en la conferencia de comunicaciones SIGCOMM 2021 por Sangeetha Abdu Jyothi, una profesora del departamento de ciencias de la computación de la Universidad de California en Irvine, al señalar la falta de previsión ante un evento de características inusuales que provocarían un colapso de la vida moderna.

Las tormentas solares son grandes masas de partículas magnetizadas que viajan por el espacio desde la estrella hasta alcanzar la Tierra, donde alteran y afectan a los dispositivos electrónicos. Existen registros de este fenómeno en diferentes épocas, aunque el impacto en esta ocasión sería de una mayor magnitud debido a la dependencia que tiene la humanidad con los sistemas eléctricos y la infraestructura tecnológica.

En su reporte “Supertormentas solares: planificación para el apocalipsis de Internet”, Abdu Jyothi señala que un evento de este tipo no afectaría de forma masiva la infraestructura local de Internet. El mayor problema está en los extensos cables submarinos utilizado para conectar la red global para proveer conectividad entre los continentes.

En el detalle, una tormenta solar de grandes magnitudes no afectaría a la fibra óptica de los cables submarinos en sí, sino que el problema está en los repetidores, los dispositivos electrónicos utilizados para amplificar la señal en los segmentos que tienen estos extensos tendidos bajo el mar. Si bien en algunos casos pueden estar más protegidos al estar enterrados en el lecho submarino, esto no es una norma en el despliegue de este tipo de conexiones en todo el mundo.

“Hemos visto lo que hizo la pandemia ante un mundo que no contaba con un protocolo adecuado. Puede ocurrir lo mismo con Internet, con una infraestructura que no está preparada para una tormenta solar extrema. No sabemos con precisión las dimensiones del daño que podría generar en todo el mundo”, dijo Abdu Jyothi a la revista Wired.

A su vez, el impacto de una tormenta solar también alcanzaría a la red de satélites. “Nuestros modelos analizan el impacto en la infraestructura de energía en tierra. Es más difícil predecir el impacto en las conexiones submarinas”, agregó la especialista.

Uno de los principales problemas para abordar la amenaza de las tormentas solares está marcada por la dificultad que tienen los científicos para estudiar este tipo de fenómenos, ya que las perturbaciones geomagnéticas son eventos raros que no siguen un patrón determinado en el tiempo.

Los antecedentes de este tipo de eventos solares se remontan a 1859, cuando un incidente conocido como el evento Carrignton afectó a la red de telégrafos. Décadas más tarde, otra tormenta solar afectó a una incipiente red eléctrica y telefónica en 1921, y más cerca en el tiempo, una central hidroeléctrica en Québec fue dañada por una tormenta solar y provocó un apagón en el noreste de Canadá.

En este contexto, el informe de Abdu Jyothi busca generar un mayor debate en torno a las medidas preventivas que se podrían adoptar en un escenario extremo, dada la alta dependencia que tiene la civilización actual con la tecnología y el potencial colapso que podría enfrentar la humanidad. (Imagen: Un registro fotográfico de una erupción solar en una captura realizada por la NASA en 2015)

ADNbaires