Cambiemos “mueve” la ley de ficha limpia.

También hay avances en el Congreso.

43
Compartir

La norma presentada por el senador Walter Lanaro prohíbe el acceso a cargos públicos a todos aquellos que cuenten con antecedentes de corrupción.

Desde el bloque de Juntos por el Cambio en Senadores, el legislador de la Tercera sección Walter Lanaro trabaja en la confección de un proyecto de ley que impone como condición indispensable para ocupar un cargo público el no contar con antecedentes vinculados a delitos de corrupción.

“Nosotros creemos en los valores y principios a la hora de llevar a cabo un gobierno. Por eso impulsamos esta iniciativa, para que los corruptos no puedan ser candidatos a cargos públicos”, sentenció el senador.

Según el articulado, ingresado en septiembre del año pasado, se considerará que “posee antecedentes quien haya sido condenado en segunda instancia como autor, partícipe en cualquier grado, instigador o encubridor”.

Así, no podrán acceder a cargos públicos electivos provinciales aquellas personas que estén condenadas, por delitos como enriquecimiento ilícito, malversación de caudales públicos, corrupción, entre otros.

En este sentido, Lanaro señaló que “el proyecto busca hacer efectivo el artículo 36 de la Constitución Nacional y honrar el espíritu de los constituyentes de 1994 que señalaron ´sin ética no hay democracia´”.

Cabe destacar, que a nivel nacional esta norma se convirtió en el principal objetivo de la Casa Rosada en el Congreso durante este mes de elecciones. Este lunes, Cambiemos recibió 255 mil firmas de ciudadanos para conseguir el dictamen a la ley.

Por estas horas, la propuesta oficialista se está tratando en el anexo de la Cámara baja, en una reunión de las comisiones de Asuntos Constitucionales, que preside Pablo Tonelli (PRO), y de Justicia, a cargo de Diego Mestre (UCR).

La convocatoria logró tensionar a las distintas vertientes del peronismo y esta tarde evaluaban firmar un dictamen conjunto para prohibir candidatos con cuentas offshore, teniendo en la mira a varios funcionarios de este Gobierno.

El antecedente más cercano es el caso de Brasil, donde a través de la iniciativa “Popular Ficha Limpia” organizada por entidades de la sociedad civil, reunieron más de 1,6 millones de firmas con el objetivo de aumentar la idoneidad moral de los candidatos políticos.

EN EL CONGRESO

Con el respaldo de la mayoría de los bloques, un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados emitió este martes dictamen sobre el proyecto de ley de “Ficha Limpia”, que busca impedir que las personas condenadas por delitos de corrupción puedan presentarse como candidatos a cargos electivos.

Tras dos horas de debate, la iniciativa obtuvo respaldo de la mayoría de las bancadas, aunque desde varios bloques opositores pidieron que se amplíen los delitos incluidos en el dictamen, que quedó en condiciones de ser debatido por el plenario de la Cámara.

Más allá de las observaciones sobre el articulado del proyecto, desde la oposición coincidieron en cuestionar a Cambiemos por proponer el debate una semana antes de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) “como una forma de hacer campaña electoral”.

En el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, que preside Pablo Tonelli (PRO), y de Justicia, a cargo de Diego Mestre (UCR), surgieron al menos tres dictámenes que respaldaban la iniciativa con diferentes matices: uno de Cambiemos con 32 firmas; otro del kirchnerismo y el Frente Renovador, y un tercero, del peronismo.

Sin embargo, la falta de acuerdo sobre si la inhabilitación alcanzará a condenados en primera o segunda instancia aún genera diferencias entre los bloques y dentro de algunos de ellos. En el inicio de la reunión, Mestre señaló que este proyecto “es un reclamo de la sociedad, que entiende que quien ha recibido condenas por casos de corrupción no puede ser candidato en una elección”.

La macrista Silvia Lospennato dijo que el proyecto “apunta a cuidar el principio de interés general” y afirmó que se trata de “resolver una deuda que existe desde la reforma constitucional de 1994”. La legisladora de Consenso Federal, Graciela Camaño, anticipó que respaldará el proyecto, aunque calificó de “hipocresía política” que el oficialismo “pretenda instalar el debate del proyecto a cinco días de las PASO”.

Por el kirchnerismo, Cristina Alvarez Rodríguez, manifestó que “no se debate ficha limpia sí o ficha limpia no, sino que la única discusión es que Cambiemos está utilizando este ámbito para hacer el cierre de campaña política”.

La radical Brenda Austin defendió el proyecto al afirmar que “los delitos de corrupción son una afrenta contra la Constitución y los DDHH”. “Pregúntense lo que piensan las víctimas de la tragedia de Once o de las inundaciones de La Plata. Por eso las personas condenadas por corrupción no pueden ser candidatos”, dijo.

La iniciativa busca que se incorpore al artículo 33 de la ley orgánica de los partidos políticos 23.298 un inciso en el que se incluya la prohibición para postularse a las personas condenadas por los delitos de cohecho y tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas.

Se trata de una iniciativa que había logrado dictamen en 2017 en la comisión de Asuntos Constitucionales, donde el oficialismo contó con el respaldo de bloques afines y el Frente Renovador, hoy aliado con el kirchnerismo en el Frente de Todos, que en esa oportunidad no había apoyado el texto.

El pedido de discusión de esta iniciativa, que había quedado pendiente en el Congreso desde hace por lo menos un año, fue promovido también por la organización Change.org, mediante una campaña de recolección de firmas, que ya sumó 255.000 adhesiones en su plataforma. (Fuente TN)

ADNbaires