Diego Rovella: “Sin un radicalismo fuerte en Buenos Aires no podía haber aspiraciones presidenciales”

29
Compartir

El legislador bonaerense y concejal electo en La Plata reflexionó sobre la proyección de la UCR, la importancia de la irrupción de Manes, los desafíos de la ciudad y la reelección indefinida.

Las elecciones legislativas reavivaron los debates y las configuraciones de poder no sólo en la escena política interpartidaria, sino también al interior de las coaliciones, con la mira puesta en las presidenciales de 2023.

En este marco, PolíticaYMedios entrevistó al diputado bonaerense por Juntos por el Cambio, concejal electo por Juntos y presidente del Comité de la Unión Cívica Radical de La Plata, Diego Rovella.

-Tras las elecciones hubo una sensación -o al menos a título personal- de que la UCR salió fortalecida de este proceso electoral: ¿Coincidís con este análisis?

-Sí, coincido. Pero creo que el proceso viene de más atrás, que viene acumulándose en el tiempo; que empezó con la presidencia de (Daniel) Salvador y continuó con la presidencia de Maxi Abad.

Notamos, a principios de este año, que en las internas votaron más de 11 mil radicales en la ciudad de La Plata y 114.000 en la provincia de Buenos Aires. Creo que eso demostró que hay un partido vivo, un partido con ganas; y eso sumado al viento de cola que fue la candidatura de Facundo Manes revigoriza al viejo partido.

Creo que hoy el partido radical ha demostrado tener, como siempre se supo en la política argentina -y como decía Irigoyen- un curita en cada parroquia. Esto quiere decir: un desarrollo territorial que solamente dos partidos tienen en la República Argentina, que son el radicalismo y el peronismo.

Desde Jujuy a Tierra del Fuego, y de este a oeste, hay un Comité radical en cada pueblo del país y de la provincia de Buenos Aires. Creo que todo eso sumado al apoyo de dirigentes nacionales y la presencia de Facundo, mostró un partido nuevamente vigoroso en la provincia de Buenos Aires.

Los dirigentes nacionales tomaron conciencia de que sin un partido fuerte en Buenos Aires el radicalismo no podía tener aspiraciones presidenciales. Hoy con un partido en vías de recuperación, que ha ganado muchísimas intendencias en el interior de  la provincia y también algunos distritos del conurbano; que ha tenido una presencia importante en otros donde no ha ganado, como La Plata, muestra un partido vigoroso.

Todavía no estamos recuperados, falta mucho camino por recorrer. En La Plata particularmente tenemos que seguir trabajando al igual que en el conurbano, pero está en vías de recuperación.

-Teniendo en cuenta que el aporte del radicalismo en las provincias del interior es muy importante desde el inicio de Juntos por el Cambio ¿Crees que la emergencia de Manes en la escena política bonaerense puede ser un punto de inflexión en la coalición de cara a 2023? En términos de rediscutir el peso relativo de cada partido y las candidaturas.

-Creo que la presencia de Facundo y el trabajo que se está dando en recorrer toda la República, más el trabajo que están haciendo los dirigentes nacionales, como (Gerardo) Morales, Mario Negri, todos los mendocinos, Gustavo Valdés; viene demostrando que hay un partido y una dirigencia dispuesta a salir a disputar las elecciones para el 2023.

-¿Crees que el radicalismo local y sus candidatos sintieron el impulso de la gran elección provincial? 

-Claramente trabajamos y hemos visto el impulso de Facundo desde la interna radical en marzo -donde vino a cerrar el acto de campaña de la lista que yo encabezaba- hasta acá. Ha tenido un crecimiento y una empatía con la gente que es digno de admirar, y él lo está trabajando, recorriendo no sólo la provincia de Buenos Aires sino toda la Argentina.

Facundo tiene la idea de ser candidato a presidente, o uno de los precandidatos a presidentes del radicalismo, y creo que eso fortalece las posibilidades del radicalismo y va a darle un matiz a la coalición Juntos.

-Siguiendo un poco con La Plata, ¿Cuáles son los principales desafíos que identificás para los próximos dos años de gestión y de trabajo en el Concejo?

-Primero, acompañar una buena gestión del Ejecutivo municipal encabezada por el intendente Julio Garro, aportando ideas para mejorar en lo que nosotros consideremos y fortaleciendo la coalición.

-¿Hay algún o algunos proyectos en mente o sobre los que ya se esté trabajando para impulsar luego de asumir la banca?

-Para ingresar automáticamente no, tengo la idea de trabajar sobre unos proyectos que nos comentaron vecinos en las recorridas: uno sobre la contaminación del Arroyo Rodríguez.

Otro proyecto que tengo en la cabeza y que tengo que empezar a bajar al papel y hacer la investigación correspondiente, tiene que ver con trabajar con las instituciones intermedias y el sistema educativo local.

Hay algunas ideas en las cuales trabajar, sobre todo en medio ambiente. Creo que los platenses tenemos que avanzar en ese sentido, somos una ciudad altamente contaminada por el polo petroquímico de las localidades vecinas. Y también creo que es importante empezar a trabajar en la post pandemia.

-¿Consideras que en esas aristas de trabajo es posible llegar a acuerdos, a consensos, con la oposición?

-Hay que tratar de superar la grieta y llevar una agenda en común para los próximos años en la Ciudad de La Plata.

-Respecto a la presidencia del bloque de concejales de Juntos por el Cambio, ¿Hay diálogos sobre quién va a suceder a Claudio Frangul luego de que deje el recinto para asumir en la legislatura?

-No, sobre eso no hemos conversado. No nos hemos reunido con la próxima composición del bloque, no hemos tenido charlas aún, es un tema a charlar en los próximos días.

El presidente del bloque de Juntos por el Cambio, Claudio FRangul, dejará el Concejo Deliberante para asumir en la legislatura bonaerense.

-¿Está la intención de la UCR de conservar la presidencia?

-Hay que charlarlo, está dentro de las posibilidades, pero no hemos conversado nada todavía.

-¿Qué pensas de la intención de un grupo de intendentes bonaerenses de habilitar la reelección indefinida de mandatarios municipales?

-Yo voté a conciencia y convencido de lo que votaba cuando acompañé el proyecto del Ejecutivo provincial en el cual se le ponía un tope a las reelecciones; que no es a las reelecciones sino a los mandatos continuos: vos cumplís tus dos mandatos, volvés a trabajar de lo que trabajas y después de un mandato de otro dirigente te habilita a dos mandatos más.

O sea, se oxigena el sistema de reelecciones. Lo voté convencido como otros proyectos, y es uno de los cuales estoy orgulloso. Me parece que es bueno para el sistema republicano y democrático la oxigenación de los mandatos. No puede ser que una misma persona gobierne 20 años una intendencia, no estoy de acuerdo.

Era un proyecto que envió María Eugenia Vidal y se acordó con el Frente Renovador. Y en la reglamentación incluía que aquel que hubiera tenido al menos dos años de licencia se podía aspirar a otro mandato más, que es el caso de intendentes que pasaron al ejecutivo provincial, como (Martín) Insaurralde.

Pero me parece disparatado hoy tratar de voltear esta Ley, con la cual la gente está totalmente de acuerdo.

-Esto vendría a implicar que, de cara a 2023 Garro debería encarar hacia otros cargos, y seguramente tiene sus ambiciones provinciales. Pensando en la intendencia ¿la UCR lo tiene trazado como un objetivo para el cual se trabaja, más allá de la labor más inmediata?

-No, el radicalismo platense va a ser orgánico a lo que determine el Comité de la provincia de Buenos Aires. Si se define que hay que arreglar, o se abre la posibilidad de un tercer mandato, se abrirán los canales de comunicación; se analizará y se comunicará lo que el partido determine.

-Queda sujeto al escenario, a cómo se desarrollen los diferentes cuadros en la ciudad…

-Exactamente. Falta mucho y a la vez falta poco, el tema es analizarlo y no apresurarse a tomar determinaciones que puedan afectar al desarrollo de la coalición. Además nosotros estamos convencidos de la excelente gestión de Julio Garro, trabajamos en la gestión desde el principio y queremos que le vaya bien porque nos va bien a todos.

-En ese sentido, ¿cuáles son los principales factores positivos o los desarrollor más destacables de la gestión de Juntos por el Cambio en la ciudad?

-Bueno, hubo un cambio notorio. Podemos hablar de la iluminación, el diagrama urbano, de lo que se trabajó en pandemia, la ayuda impositiva a comercios, a profesionales, a Pymes. El tratar de desarrollar el cinturón flori fruti hortícola, el embellecer la ciudad.

Verdaderamente ha tenido muchísimos logros esta gestión, los logros en Cultura; la excelente administración de la República de los Niños; el trabajo de los delegados; el Teatro del Lago. La verdad es que es una gestión que ha empezado a quitar de la decadencia que venía arrastrando la ciudad de La Plata y la está llevando al lugar que los platenses queremos.

¿Falta? Falta. Pero que estamos mejor, no tengo la menor duda.

-Por último, hablabas de que hacía falta trabajar en la post pandemia: ¿Dónde identificás que va a ser importante trabajar en los próximos meses y en los próximos años para la salida de esta crisis?

-Primero tendríamos que sentarnos y conversar entre todas las fuerzas políticas. Tenemos que saltar la grieta y empezar a pensar en aquellas políticas de Estado que nos permitan tener el desarrollo de la ciudad para los próximos, ojalá, 20 años.

Creo que hay que seguir trabajando sobre los parques industriales, Julio ha anunciado una quita impositiva para aquellas empresas que se vengan a radicar a la ciudad.

Y algo importantísimo que tenemos que hacer es salir a recuperar a los chicos que abandonaron las escuelas en este año y medio que las escuelas fueron cerradas. Yo sé que es una función de la Provincia de Buenos Aires, pero también creo que es una responsabilidad de todos nosotros hacer que vuelvan a estudiar.

Quizás ahí pueda aportar el proyecto que te decía, de las instituciones intermedias, clubes de barrio; que pueden pasar a convertirse en apéndice de las instituciones educativas.

ADNbaires