Juntos por el Cambio ratificó que irá a la reunión con Guzmán

Pide una carta de intención.

20
Compartir

Los referentes de la coalición opositora le reclamaron a la Casa Rosada que presente “información concreta y sustancial” sobre su programa económico y el eventual acuerdo con el Fondo.

Las máximas autoridades de Juntos por el Cambio (JxC) ratificaron hoy que se reunirán la semana próxima con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para interiorizarse sobre la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda, pero condicionaron su apoyo a que el Gobierno presente “una carta de intención” o información “concreta y sustancial” sobre su programa económico y las metas que discute con el organismo internacional.

“Estamos firmemente comprometidos en la colaboración con el futuro país. Sin embargo, es oportuno remarcar que el país necesita un plan de desarrollo a largo plazo que genere crecimiento y trabajo para los argentinos”, indicaron desde la cúpula de la principal fuerza opositora.

Los referentes de JxC se juntaron hoy por Zoom para fijar una postura de la coalición opositora sobre el eventual respaldo al gobierno de Alberto Fernández en la negociación con el FMI.

El conglomerado opositor resaltó que Guzmán no “presentó ningún programa” en el encuentro con los gobernadores. “Es indispensable que en la reunión del lunes traigan información concreta y sustancial sobre cuáles son los pasos a seguir para que la Argentina retome el camino de crecimiento”, agregaron. A esa exposición asistirán los gobernadores de JxC y los jefes parlamentarios del espacio. La CC reclama que participen todas las fuerzas políticas con representación en el Congreso. Ese punto fue agregado en una segunda versión del comunicado de la conducción de JxC.

La principal coalición opositora reiteró su “compromiso para colaborar con el país”, pero exigió que el Gobierno exhiba el eventual acuerdo en “una carta de intención con el FMI” para que la oposición pueda manifestar su postura.

El encuentro, que se desarrolló de manera virtual, reunió a los referentes partidarios y parlamentarios de Pro, la UCR, la CC y Peronismo Republicano. Estuvieron desde Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich hasta Gerardo Morales, Martín Lousteau, Alfredo Cornejo, Mario Negri y Maximiliano Ferraro, entre otros. La mayoría de los jerarcas opositores coincidió en que es necesario llegar a un acuerdo con el Fondo, pero entienden que el ámbito de debate con el oficialismo es el Congreso. Es el punto 8 del pronunciamiento del espacio en septiembre pasado. “No acordar y no encontrar una salida sería un drama no para un gobierno sino para todos los argentinos”, apuntaron desde la cúpula de la fuerza.

También asistieron al encuentro el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez; Miguel Ángel Pichetto (Peronismo Republicano); Humberto Schiavoni (Pro); Luis Naidenoff (UCR); Cristian Ritondo (Pro); Juan Manuel López (CC); y Maricel Etchecoin (CC).

La cumbre del conglomerado opositor se produjo en medio del creciente malestar de Bullrich, titular de Pro, y los “halcones” de JxC con el gobernador de Jujuy, quien se puso al frente de las conversaciones con el Presidente para destrabar la reunión entre los mandatarios de la oposición con el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien busca aglutinar el apoyo de todo el arco político en el tramo final de las tratativas con el FMI.

Luego de que los gobernadores de JxC rechazaran la invitación de Guzmán a participar de su exposición en la Casa Rosada –dijeron que el Ejecutivo quería montar un show-, Fernández habló con Morales y Gustavo Valdés (Corrientes) para persuadir a los referentes opositores con responsabilidad en cargos de gestión de que asistan al encuentro organizado por el titular del Palacio de Hacienda. Les transmitió que el objetivo de la reunión era meramente informativo y, como muestra de su disposición a quitarle un tinte político a la cumbre, excluyó a sindicalistas y empresarios para convencer a los opositores. Sin embargo, Morales y Valdés, tras dos charlas vía Zoom con Horacio Rodríguez Larreta y Rodolfo Suárez (Mendoza), definieron que solo asistirían a un encuentro con Guzmán si participaban los jefes parlamentarios de JxC. Fernández accedió y prometió organizar el encuentro.

Aún no se definió cuál será la sede, pero los líderes del conglomerado opositor presionan para que se desarrolle en el Congreso. “Remarcamos la importancia que este diálogo se dé en el Congreso contemplando a toda la representación parlamentaria”, expresó hoy JxC.

En sintonía con su predisposición a colaborar con el Gobierno, Morales –habló cinco veces anteayer con Fernández- propuso enviar emisarios a la cumbre de Guzmán con gobernadores en el Museo del Bicentenario, en el subsuelo de Balcarce 50. Los radicales Valdés y Suárez acompañaron la moción y mandaron representantes. En cambio, Larreta, quien desconfía del Presidente, sobre todo tras la poda inconsulta de fondos de coparticipación, prefirió no hacerlo.

Ayer, en una exposición a la que asistieron solo 13 gobernadores, Fernández y Guzmán plantearon el acuerdo con el FMI aún no se concreta porque el organismo internacional reclama un nivel de ajuste fiscal que compromete el futuro económico del país. Desde Luciano Laspina (Pro) hasta el radical Alfonso Prat-Gay –exministro de Hacienda de Macri- criticaron con dureza la presentación.

Malestar con Morales
Después de que el jefe del Estado y el ministro de Economía explicaron el estado de la negociación y admitieran la falta de apoyo de algunos países centrales, los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires) y Jorge Capitanich (Chaco) lanzaron una batería de críticas contra Mauricio Macri por el nivel de deuda que tomó durante su mandato. Los emisarios radicales no intervinieron, pero Bullrich y Cornejo, entre otros, emitieron mensajes en las redes sociales contra el Presidente y el ministro Guzmán.

En su tuit, Cornejo, jefe del interbloque de senadores de JxC, lanzó un dardo contra Morales, quien había dicho que los referentes de la oposición debían escuchar a Guzmán porque la deuda la había contraído Macri. Esos dichos generaron la reacción de Fernando Iglesias y Waldo Wolff, alfiles de Pro, cercanos a Bullrich y Macri. Los laderos de Morales los llaman “lechuzas”: dicen que vuelan “bajito” y están todo el día con los ojos hinchados. Las expresiones del jujeño sobre el acuerdo de Macri con el FMI también disgustaron a la titular de Pro, a quien el gobernador de Jujuy imaginaba como una eventual compañera de fórmula en 2023. Bullrich planea reprocharle su actitud en el Zoom de la mesa nacional.

Si bien la exministra de Seguridad tiene una buena relación con el jujeño, Morales no es el radical con el que más sintonía tiene la titular de Pro. Es que el preferido de Bullrich en el ecosistema radical es Cornejo. Ayer, la ex funcionaria y el exgobernador de Mendoza volvieron a mostrarse alineados a la hora de criticar al Gobierno. “Una hora de relato del ministro Guzmán. Más que mostrar la propuesta de su gobierno, dejó al descubierto que nadie apoya su plan. Que lo apoye la comunidad internacional, que lo apoye el Congreso, que lo apoyen los acreedores. Pero nunca dijo si lo apoya Cristina Kirchner”, señaló Cornejo. Y agregó: “Se insiste con el mismo relato K, que la deuda se originó en el gobierno de Cambiemos y que todos los males del país fueron producto de los únicos cuatro años de los últimos 18 años que no gobernaron”. Ese fue un mensaje para Morales, quien lo sucedió al frente de la UCR.

El juego del jefe de la UCR
Desde que asumió como jefe del radicalismo, el gobernador de Jujuy busca darle otra impronta al centenario partido. Quienes lo frecuentan aseguran que Morales pateó el tablero de JxC y se puso al frente de la negociación con el Gobierno por el acuerdo con el FMI porque entiende que la Argentina lidia con problemas urgentes que debe abordar de inmediato. Está convencido de que la UCR tiene estructura y armas para pelear por el liderazgo de la principal coalición opositora y plantar un candidato competitivo a la presidencia en 2023. Sus armadores dicen que su postura en el tema FMI se inscribe en ese marco. Aspira a llegar a la Casa Rosada dentro de dos años y convertir a JxC en una fuerza política de centro. Por eso, le cierra la puerta al eventual ingreso de los libertarios Javier Milei o José Luis Espert, a quienes pretenden incorporar Macri o Bullrich.

Morales sospecha que los “halcones” y sectores más duros de Pro empujan a Larreta a endurecer su postura con el Gobierno. Filosos, sus colaboradores recuerdan que el alcalde supo mantener un vínculo cercano con Fernández hasta que le quitaron los fondos de coparticipación. El jujeño cree que el país debe cerrar sí o sí un acuerdo con el FMI por la deuda y considera que debe haber diálogo entre el oficialismo y la oposición, para dar “soluciones” a la ciudadanía y evitar que irrumpan los extremistas. Por esa razón, está dispuesto a confrontar con Macri, Bullrich o Larreta. También sospecha que Macri tensa el vínculo con el Gobierno porque especula con un eventual regreso al poder en 2023.

Las “chicanas” de Morales tampoco cayeron bien en la CC, la fuerza de Elisa Carrió. “Hay que dejar de lado los golpes bajos”, señalan.

(Imagen: Reunión de Juntos por el CambioSergio Koltan // Por Matías Moreno para La Nación)

ADNbaires