La UCR bonaerense validó una lista de unidad al frente del partido

Así se posiciona para la pelea de candidaturas con el PRO.

23
Compartir

Maximiliano Abad, alineado con Manes, encabezará el Comité Provincia junto a referentes de Lousteau y Posse. Hubo competencia de listas en 31 municipios donde se realizaron las internas del partido.

Como ordenador interno para la futura designación de su candidato para la gobernación provincial, el radicalismo bonaerense validó este domingo en internas partidarias a una lista de unidad para encabezar el Comité Provincia, que ratifica la presidencia de Maximiliano Abad, un referente alineado con el proyecto presidencial de Facundo Manes, y asegura la competencia de listas distritales de 31 municipios.

Se trata del primer paso de cara al proceso electoral 2023, en el que la UCR provincial intenta asegurar su posicionamiento para la disputa por la definición de las candidaturas que competirán por Juntos por el Cambio, incluida la presidencial, el próximo año.

Para ello, Abad, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse,y el senador Martín Lousteau consensuaron la lista única para el Comité. La vicepresidencia le corresponderá a la senadora, Erica Revilla, de la cuarta sección electoral y bajo influencia de Abad, mientras que la secretaría general la ocupará Posse y los vocales se intercalarán 1 por 1 por cada sector, en forma igualitaria. Además, los delegados al Comité Nacional serán dos para Protagonismo Radical (Posse) y dos para Adelante Buenos Aires (Abad). Evolución (Lousteau) también preserva espacios en el reparto.

En tanto, algunos resultados de las internas distritales son importantes por volumen de afiliados. En La Plata se impuso Pablo Nicoletti, quien se desempeña como secretario del Instituto de Desarrollo Sostenible de la municipalidad y sucederá en la Junta Central partidaria platense al titular del bloque de concejales de Juntos, Diego Rovella. Nicoletti recibió el apoyo de la storanista Luciana Bártoli y del diputado Leandro Bazze, mientras que Rovella había sumado el respaldo del precandidato presidencial Facundo Manes y del propio Abad.

En General Pueyrredón, con casi 4.000 afiliados que se acercaron a las urnas, Daniel Núñez le ganó a Walter Curado y reemplazará a Ariel Martínez Bordaisco en la conducción del Comité Local de la UCR. Es un distrito alineado con Abad, comarca de Abad, que también confirmó liderazgo en Bahía Blanca.

En el voto chacarero, por ejemplo Magdalena, la lista del intendente Gonzalo Peluso retuvo la conducción del partido local. Representada por la lista 123, del espacio “Adelante Magdalena”, se impuso con un 56% de los votos.

Del recuento surge que Adelante Buenos Aires fijó hegemonía en 18 distritos, Evolución en 10 y Posee en 3. Si bien Abad prevaleció, los representantes de Lousteau se manifestaron entusiastas porque lograron supremacía en Lomas de Zamora, La Matanza, La Plata y distritos importantes del interior provincial, como Olavarría y Chivilcoy. “Hace rato que venimos trabajando con el objetivo de renovar el radicalismo”, explicaron a Clarín en las cercanías del senador.

A su vez, Posse concentró su adhesión en el norte del Gran Buenos Aires. En esta interna revalidó, además, en Hurlingham, General Viamonte y Villa Gesell.

“Estas elecciones fortalecen el camino. El radicalismo está más fuerte, más sólido y tiene una importante presencia territorial. Vamos a gobernar la Provincia y la Nación en 2023 y vamos a liderar la coalición”, declaró Abad al término del comicio. Un trámite con movilización limitada, pero que evitó el adormecimiento ante sus vecinos activos del PRO.

El radicalismo es el único partido bonaerense que revalida representación institucional interna por el voto. Es su activo. Un valor simbólico en tiempos de diásporas partidarias y construcciones políticas insustanciales, precisamente, por su irrepresentación. Es un bien escaso, porque sus líderes emergentes en la Provincia y en la Nación practicaron el secundarismo del PRO en 2015-2019, dentro de la coalición Juntos, y hasta ahora se revela incapaz de transmitir al electorado que puede colocar un candidato presidencial o la Gobernación.

Gerardo Morales no equipara a Mauricio Macri o Horacio Rodríguez Larreta en esa eventual pole position y Facundo Manes, el otro nominado, aparece -de acuerdo con los dichos del propio Morales- como un extravío de discurso y orientación. Tuvo un barquinazo por sus dichos sobre la responsabilidad de Macri en el manejo de los servicios de inteligencia durante su gestión. Atizado aún por el Comité Nacional. Prejuicios. Algunos los sitúan en los márgenes de JxC, en espacios ampliados de coincidencias con Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba.

En la Provincia, Abad recién anunció su candidatura a la sucesión de Axel Kicillof. Posse arrancó a marcha lenta. El PRO tiene en cancha a Diego Santilli y Cristian Ritondo con miles de kilómetros de recorrido. ¿Encabezarán fórmula? Ni siquiera hay certeza sobre la designación final de alguno de los dos en primer término. Antes, según admiten los protagonistas, se debe cerrar el acuerdo, vía PASO o arreglo de mesa chica, para el presidenciable 2023 y su compañero de fórmula.

Escala la posibilidad de fórmula cruzada. Por ejemplo, un candidato a presidente del PRO con un vice UCR o al revés. Si se impone alguno de ambos criterios, en la Provincia, debería alterarse ese orden. Es decir, un presidenciable PRO, en Buenos Aires debería llevar a la Gobernación un radical. Sobre todo, insisten los observadores, si en Ciudad Autónoma el macrismo impone el criterio de colocar una figura propia en la jefatura del distrito porteño. Lousteau podría ser la llave de equilibrio para el reparto equitativo entre los socios de la coalición, pero nada presupone tal certeza.

Este domingo, Abad consideró que están en condiciones de liderar la coalición. Es un objetivo de mediano plazo. Por lo menos, desde las lejanías madrileñas, Ricardo Alfonsín, deriva la participación de sus ¿ex? correligionarios a sólo una “participación nominal” dentro de Juntos por el Cambio. Es una voz apagada de consciencia dicen en estas latitudes.

Como sea, nada está resuelto. Apenas transcurrió un elección partidaria, con el alto valor que implica. Se sabe, los radicales suelen resolver sus comicios con inobjetable perfomance. De allí a colocar un presidente hay un salto gigantesco.

(Por Rodolfo Lara para Clarín // Imagen: Maximiliano Abad quedó al frente del Comité Provincia de la UCR bonaerense)

ADNbaires