La UCR no se corre de su interna con el PRO

Apunta a los “halcones” y se prepara para que la tensión escale en 2023.

7
Compartir

Gerardo Morales continúa su cruzada contra Mauricio Macri y Patricia Bullrich, dos presidenciables. Las disputas en el Congreso y el paralelismo entre el ex presidente y Cristina Kirchner.

La interna entre los partidos dominantes de la coalición de Juntos por el Cambio sigue escalando. Los choques aislados en las provincias no son más que un eslabón de una cadena que promete seguir sumando anillos, por lo menos, hasta marzo del 2023.

El presidente de la UCR, Gerardo Morales, está dispuesto a pelearle al PRO el liderazgo de Juntos por el Cambio en todos los terrenos. Y lo hace notar cada vez que encuentra la oportunidad. Este viernes, en diálogo con TN, disparó nuevamente con munición fuerte: “A los halcones -del PRO-, el día que les den a manejar algo, estaría bueno. Los que tenemos que gobernar tenemos que poner el pecho; no pueden manejar ni un auto en la calesita”.

Parte de la discusión de Morales tiene que ver con esta idea de ir a pelear en todos los sectores. La tensión que se vive entre el radicalismo y el PRO salió a la luz en Chubut. Los amarillos acusaron a los radicales de apoyar al gobernador Mariano Arcioni en su intención de suspender las PASO y desde la UCR le respondieron que el problema es que el PRO no quiere armar la mesa de Juntos por el Cambio.

“En Chubut no existe la mesa, a nosotros nos conviene que no haya PASO y a ellos -por el PRO- no. De todas formas respetamos la decisión que se tomó a nivel nacional de que haya PASO en todos los distritos, que no se cambien las reglas de juego, pero tampoco vamos a dejar que nos lleven puesto y que el PRO haga lo que se le ocurra”, explicó un hombre que sigue de cerca el devenir de la coalición en cada uno de los distritos.

Ese es uno de los capítulos de la pelea. Otro es el que se desarrolla en el Congreso respecto a algunas leyes, en especial las impositivas. Juntos por el Cambio tiene como mantra que no vota ninguna suba de impuestos ni nuevos tributos, pero lo cierto es que los legisladores que responden a los gobernadores son más “flexibles” a la hora del debate. Y no hay ningún gobernador del PRO, salvo el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Esto se pudo observar en la votación del Consenso Fiscal tanto en Diputados como en el Senado. Mientras los legisladores del PRO votaban en contra, los del radicalismo se repartían entre la abstención y la aprobación.

Esa forma de votar estaba conversada entre los bloques. Pero no tanto cuando se trató la extensión de la prórroga de seis impuestos, entre los que está Ganancias, Bienes Personales, impuesto al cheque, Monotributo, entre otros, algo que seguramente se va a repetir en las próximas semanas en el Senado.

En esa votación parte del radicalismo quería acompañar, pero se impuso la posición del PRO y de los duros de la UCR de rechazar, mientras que la Coalición Cívica buscó un punto intermedio y terminó optando por abstenerse. “Para ser un bloque, votan bastante dividido”, se sonreí un diputado del Frente de Todos que está al tanto de las internas del interbloque opositor.

Pero la pelea que se da en el llano no es más que la exteriorización de la que sucede en las altas esferas de la coalición. Por lo menos así lo entienden en la UCR, que están convencidos de que la relación “se seguirá tensionando, y va a ir subiendo, por lo menos hasta marzo, abril del año que viene”.

“No hay intenciones de que explote la coalición, pero no estamos dispuestos a dejar pasar ninguna. No importa de quién sea”, señalan en el Comité Nacional de la UCR. Para los boinas blancas, el problema es que no hay intereses comunes de parte de las cabezas de la coalición, y miran al ex presidente Mauricio Macri.

“Nos preocupa Macri. Patricia Bullrich es más electoralista con sus postura, pero puertas adentro es más racional. Mauricio está en otro juego”, señalan.

El temor en la UCR es que los rumores de acercamiento entre Macri y Cristina Kirchner sean ciertos y que eso reavive una nueva polarización entre ellos dos y deje al resto de los competidores fuera de carrera. Frente a esta situación avisan: “No vamos a dejar que Macri haga con Juntos por el Cambio lo que hace Cristina con el peronismo. Si cree que lo vamos a permitir está equivocado”.

“Con la Constitución sobre la mesa, sí”, respondió Macri cuando le preguntó un periodista de Junín sobre la posibilidad de reunirse con Fernández de Kirchner. Desde el entorno del ex presidente le señalaron a Infobae que el “ámbito para ese tipo de diálogo y acuerdos es el Congreso” y aclararon que nunca recibieron una invitación formal por parte del oficialismo.

El otro punto que también busca pelearle el radicalismo al PRO es el posicionamiento del centro Por eso Morales le apunta a los “halcones”. “Le vamos a a pelear los posicionamientos públicos, no vamos a pararnos atrás de la extrema que representan algunos sectores de ellos”, señalan.

(Por David Cayon para Infobae // Imagen: El titular de la UCR junto a su par del PRO, Patricia Bullrich (Gustavo Gavotti)

ADNbaires