SENADO: la oposición rechazó la reforma judicial por “inoportuna”

101
Compartir

“No es ni urgente ni importante”, coincidieron desde Juntos por el Cambio.

El senador Julio Cobos resumió así muchas de las críticas contra la iniciativa. Frente al Congreso, continúan las protestas de autoconvocados. La sesión podría extenderse hasta la madrugada.

El oficialismo buscaba este jueves darle media sanción en el Senado a la polémica reforma judicial impulsada por el presidente Alberto Fernández, en una sesión que se extenderá hasta la madrugada y que se caracteriza por las críticas de la oposición contra la iniciativa y las chicanas de Cristina Kirchner.

 El senador radical Julio Cobos resumió los cuestionamientos contra la propuesta al advertir que “no es ni urgente ni importante”. Incluso, recordó que la propia Cristina Kirchner “le restó importancia a la reforma” y dijo que la prioridad actualmente debe estar en la “salud, en la economía que está agobiada y en la falta de previsión que tenemos por esta pandemia que nos está complicando la vida a todos”.

Cobos también cuestionó los cambios que se le aplicaron al proyecto que envió la Casa Rosada, entre los que figuran la polémica cláusula que impulsó el senador Oscar Parrilli sobre los medios de comunicación, y planteó: “¿Se improvisó antes o se improvisó ahora?”.

“No vamos a acompañar porque entendemos que es inoportuna, que no ha sido consensuada ni política ni socialmente, porque le falta consistencia, porque tiene muchas improvisaciones, porque tiene un gran costo económico, porque duplica la cantidad de magistrados sin guardar relación directa o lineal con la eficiencia sin resolver el problema de Comodoro Py y tiene visos de inconstitucionalidad”, detalló.

La sesión especial fue solicitada por los líderes del Frente de Todos, los senadores José Mayans y Anabel Fernández Sagasti y la iniciativa original sufrió varias modificaciones, a pesar del rechazo de senadores de Juntos por el Cambio y sus aliados del Interbloque Parlamentario Federal.

La vicepresidenta de la Nación ingresó al recinto minutos antes de las 14.30, cuando la presidenta provisional Claudia Ledesma Abdala ya saludaba y verificaba el audio con los senadores que participan del debate de manera virtual.

El primer cruce se produjo después de la votación de la primera orden del día, cuando con ironía Cristina Kirchner preguntó dónde estaba Esteban Bullrich, en una clara alusión a la polémica que se desató en relación al “doble” que el senador utilizó durante una sesión.

Bullrich, molesto, redobló la apuesta. Le preguntó a la vicepresidenta cómo estaba y cuando Cristina contestó “mejor que nunca”, él dijo que se alegraba pero “la Argentina no tanto”.

Después de la senadora oficialista María de los Ángeles Sacnun, que defendió el proyecto impulsado por el Gobierno y apuntó contra el macrismo, fue el turno de Laura Rodríguez Machado, de Juntos por el Cambio, quien a su vez es la vicepresidenta del Senado.

“La reforma judicial es mucho más que este proyecto, que es un festival de cargos. Es simplemente un engranaje más en un plan estratégico de manejar la justicia y avanzar hacia la impunidad de quienes formaron parte de un determinado Gobierno”, lanzó Rodríguez Machado.

También apuntó la legisladora contra lo que llamó “la clásula Parrilli” y, según ella, es un intento de “generar una mordaza a la prensa”. Se refirió así al polémico artículo 72 que los jueces estarán obligados a “comunicar en forma inmediata al Consejo de la Magistratura de la Nación cualquier intento de influencia en sus decisiones por parte de poderes políticos, económicos o mediáticos, miembros del Poder Judicial, Ejecutivo o Legislativo, amistades o grupos de presión de cualquier índole, y solicitar las medidas necesarias para su resguardo”.

Al exponer, Esteban Bullrich ratificó sus críticas contra la iniciativa que impulsa el Frente de Todos. “No podemos celebrar esta reforma, por el momento que se elige para la misma y por el modo que se está llevando adelante. Una reforma de este tipo demanda de una participación muy amplia para generar un consenso general y eso no sucede aquí”, remarcó.

Fuentes de la oposición y del oficialismo advirtieron que la jornada de este jueves se extenderá hasta la madrugada.

La sesión especial se lleva a cabo mediante videoconferencia y sólo están presentes en el recinto la vicepresidenta de la Nación y titular natural del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, y las autoridades de la Cámara.

El kirchnerismo tiene mayoría propia para poder aprobar el proyecto que busca licuar el poder de Comodoro Py y llevar de 12 a 46 el número de juzgados de la Justicia Federal Penal porteña y, tras las negociaciones con los gobernadores, crea y amplía Cámaras de Apelaciones Federales en las provincias.

El debate se da en medio de protestas de sectores opositores frente al Congreso en rechazo a la reforma. La bancada de Juntos por el Cambio, que rechazó el proyecto desde el inicio, anunció que participará del debate, que promete ser álgido. (Imagen: Protesta contra la reforma judicial frente al Congreso, donde se debate el proyecto impulsado por el Gobierno. Foto Juano Tesone)

ADNbaires