Senado: Sin acuerdo para tratar la ley impositiva de Kicillof.

131
Compartir

Las negociaciones entre el oficialismo y la oposición se empantanaron y el proyecto se seguirá discutiendo mañana, reconocieron desde ambos frentes. Crédito:

En medio de una ardua y trabajosa negociación, el gobierno bonaerense de Axel Kicillof y la oposición decidieron postergar el tratamiento de la ley impositiva 2020, que implica un fuerte aumento de los impuestos para las grandes propiedades rurales y urbanas. Las conversaciones para intentar llegar a un consenso continuarán mañana, aunque difícilmente la iniciativa llegue al recinto antes del próximo lunes.

El debate se centró en las alícuotas y el porcentaje del incremento del impuesto inmobiliario rural y urbano, que establece subas promedio de 50% para todos los sectores, pero que van del 15 al 75% según la valuación de la propiedad. Pero esa no fue la única queja de la oposición. El otro punto que generó tensión es la posibilidad de que el gobierno provincial avance con un nuevo revalúo, algo que según fuentes de Juntos por el Cambio le daría a Kicillof una “excesiva discrecionalidad”.

Hoy por la tarde, cuando parecía que la discusión entre el oficialismo y la oposición se empantanaba, Kicillof decidió enviar al Senado, epicentro de la negociación, al jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y al titular de ARBA, Cristian Girard. También participó activamente la vicegobernadora, Verónica Magario, presidenta de la Cámara alta bonaerense, por donde ingresó el proyecto de ley.

Finalmente, después de varias horas de reunión, no hubo avances. Así, sin acuerdo en el primer día de la negociación, el oficialismo y la oposición decidieron que continuarán mañana con las conversaciones para intentar llegar a un entendimiento y así destrabar el tratamiento de la iniciativa en la Legislatura bonaerense.

“Estamos reunidos con los equipos técnicos para tratar de bajar los porcentajes de aumento y encontrar una salida para que Kicillof tenga la herramienta que necesita, pero que no repercuta en los bolsillos de los vecinos. El proyecto, así como está, no se va a aprobar”, explicó ayer el presidente del bloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Senadores provincial, Roberto Costa.

El otro punto sin entendimiento en la conversación entre oficialismo y oposición era por el reparto de cargos. Es que la oposición, que tiene el peso para frenar el debate en el Senado -tiene 26 escaños sobre 20 del Frente de Todos-, reclama cuatro designaciones en el directorio del Banco Provincia, mientras que el Frente para la Victoria ofreció dos.

También hay discusiones por cargos en la Contaduría, la Tesorería y el directorio de las empresas del Estado, como Aubasa, IOMA y el Grupo Bapro. Se trata de un total de 20 cargos, los que reclama el espacio que lidera la exgobernadora María Eugenia Vidal, que en medio del debate se fue a Europa a descansar unos días.

“Nosotros no estamos en desacuerdo con las subas escalonadas, pero los porcentajes no están adecuados a lo que se puede pagar. No queremos poner palos en la rueda, somos una oposición constructiva, pero en defensa con los intereses de todos”, describió Costa.

“No sé donde está el impuestazo”
Desde la administración provincial buscaron todo el día explicar que la iniciativa no implica un “impuestazo”. Desde temprano, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, junto a López y Girard, salieron al cruce de esa descripción. Según un informe que realizó la provincia, el aumento del inmobiliario urbano “representa en términos absolutos menos de $3500 total en todo el año para el 86% de los contribuyentes”. Además, aclararon que hay “una exención para aquellos que tienen una única propiedad destinada a vivienda con valuación de hasta $480.000”. Para los jubilados, la valuación para la vivienda única es de hasta $6.000.000, siempre que no cobren más de 36.100 pesos.

Sobre el incremento de impuesto rural, el gobierno de Kicillof admitió habrá una suba de hasta el 75% para los contribuyentes que tengan una propiedad de más de 2000 hectáreas, y que la valuación fiscal sea mayor a $3.000.000.

“De los 300.000 propietarios que pagan el inmobiliario rural, aproximadamente 200 serán alcanzados por el aumento de hasta el 75%”, explicaron en la provincia. Y los bonaerenses que tengan una propiedad con una superficie menor a 2000 hectáreas tendrán como máximo un incremento del impuesto del 55%, en línea con la inflación anual.

“No sé dónde está el impuestazo. El promedio del ajuste va a ser por debajo de la inflación en la provincia”, dijo el ministro coordinador bonaerense en diálogo con Radio La Red.

Además, resaltaron que quedarán exentos del pago aquellos contribuyentes que se dediquen a la explotación tambera con una extensión de 100 hectáreas, los de hasta 50 hectáreas destinados a producción agropecuaria y los inmuebles de hasta 20 hectáreas destinados a ciertas actividades de producción frutícola.

Ayer, cerca de Kicillof aseguraron que la sanción de la iniciativa era parte de un “acuerdo marco” que habían alcanzado el mandatario provincial y su antecesora, María Eugenia Vidal, pero lo cierto es que, desde el primer momento, cuando tomaron contacto con el proyecto -ingresó en el Senado en Nochebuena- Juntos por el Cambio anticipó que buscaría demorar su tratamiento y que planeaba introducir importantes modificaciones, entre ellas, en el aumento de los inmobiliarios rurales.

Eso se vio reflejado en la falta de consensos entre el oficialismo y la oposición. “Entendemos que son aumentos desmedidos y que impactan directamente en la clase media, los sectores productivos, profesionales y el campo. Debemos defender y cuidar los intereses todos los sectores sociales”, cerró el senador bonaerense por Cambiemos Juan Pablo Allan. (Por Santiago Dapelo para La Nación)

ADNbaires