Alberto Fernández a la CGT: “Van a formar parte del Gobierno”.

Fuerte gesto del presidente electo a sindicatos peronistas // Además, invitó a Lula para que esté en su asunción.

135
Compartir

El presidente electo encabezó un plenario de secretarios generales en la sede de la central obrera. Hugo Moyano, en el escenario principal.

“Bienvenido Alberto Fernández a tu casa, la de los trabajadores”, rezaban los afiches pegados para la ocasión en la entrada de la sede de la CGT, donde el presidente electo logró reunir a toda la plana sindical -incluidos sectores distanciados como el del camionero Hugo Moyano- y les prometió que serán parte de su Gobierno. “No es un acuerdo político, es la convicción que todos tenemos”, afirmó.

Sentado en el centro del escenario y custodiado por los dos secretarios generales de la CGT -Héctor Daer a su izquierda y Carlos Acuña​ a la derecha- Fernández encabezó el plenario de secretarios generales en el auditorio Felipe Vallese del segundo piso del edificio de Azopardo, donde lo recibieron al grito de “Alberto Presidente”.

En las primeras filas se ubicaron gobernadores, intendentes y otros dirigentes del PJ, entre ellos el futuro gobernador bonaerense Axel Kicillof y quien se encamina a presidir la Cámara de Diputados, Sergio Massa.​

“El movimiento obrero organizado es parte del Gobierno que se va a instalar en Argentina desde el 10 de diciembre. Y no es un acuerdo político, es la convicción que todos tenemos”, fue la frase más contundente de Fernández, que cosechó calurosos aplausos.

A su lado se sentaron también Andrés Rodríguez (UPCN), Sergio Palazzo (Bancarios), Antonio Caló (UOM), y Moyano padre, quien si bien había puesto en duda su participación llegó temprano y estuvo acompañado de su hijo Facundo. A Pablo Moyano no se lo vio. El líder de Camioneros mantuvo perfil bajo y se fue sin hacer declaraciones.

Repartidos entre los palcos de los costados y de atrás se ubicaron otros dirigentes, entre ellos Víctor Santa María (SUTERH), Omar Plaini (Canillitas), Jorge Sasia (Ferroviarios), Rubén Pronotti (UOCRA) y Juan Carlos Schmidt (Dragado y Balizamiento), quien había abandonado el triunvirato de la central de trabajadores el año pasado por diferencias con los otros integrantes de la cúpula.

Todos vieron plasmado en ese escenario el primer paso para la reunificación gremial.

El candidato del Frente de Todos empezó su discurso justamente reivindicando la unidad y “el gesto” de Cristina Kirchner. “El secreto de este triunfo no es otro que la unidad”, planteó. En esa línea rescató la figura de la ex mandataria: “Fue un enorme gesto el de Cristina que yo siempre destaco, porque con Cristina no alcanzaba y sin Cristina no se podía. Ella es la esencia del triunfo”, aseguró.

Sin embargo, entre los presentes casi no hubo kirchnerismo puro. El futuro presidente llegó con un séquito acotado: Santiago Cafiero, Eduardo “Wado” De Pedro, Gustavo Béliz -tres de los “coroneles” designados por Fernández para la transición- y su vocero Juan Pablo Biondi.

Entre el público se ubicaron Kicillof -el más aplaudido cuando el locutor lo mencionó-; Massa; los gobernadores Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manzur (Tucumán); y los mandatarios electos de La Pampa, Sergio Ziliotto y de La Rioja, Ricardo Quintela, además de los vices de San Luis y Santiago del Estero.

También dieron el presente una veintena de intendentes, entre ellos el Fernando Gray (Esteban Echeverría), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Juan Zabaleta (Hurlingham). Mientras por los movimientos sociales estuvieron Daniel Menéndez de Somos Barrios de Pie y Esteban “Gringo” Castro de la CTEP.

Ante ellos, Alberto volvió a pedir un “pacto social”. “Vamos a volver a llamar a los que producen y a los que trabajan y se van a sentar junto con el Estado a diseñar las políticas del futuro. No solamente hacer un acuerdo de precios y salarios”, planteó y propuso utilizar la sede de la CGT para montar “un centro de capacitación tecnológica” para que los trabajadores “tengan un lugar en el futuro”.

Antes que él, hablaron los secretarios de la CGT. “No somos terceras personas, somos parte del Gobierno que viene”, planteó Daer e hizo un guiño al camino de unidad de los gremios. “Diste vuelta una página y construiste una esperanza que se hace grande sólida con esta foto de unidad”, planteó.

Acuña se expresó en el mismo sentido. “Hemos hecho esfuerzos y dejado todo de lado para trabajar juntos y tener a Fernández presidente. Ahora viene otra etapa: la unidad para sacar adelante al país. Con eso vamos a ayudar al compañero Fernández”, afirmó y le ratificó el acompañamiento: “Tiene todo el apoyo de los trabajadores para que le vaya bien”.

Entre aplausos y abrazos arriba del escenario, el encuentro se cerró entonando la marcha peronista. (Por JAZMÍN BULLORINI para Clarín)

INVITÓ A LULA A LA ASUNCIÓN

El presidente electo habló por teléfono con Celso Amorim, ex canciller del líder del PT, que está en la Argentina por la reunión del Grupo de Puebla.

Alberto Fernández invitó a Lula da Silva a la ceremonia de asunción de su presidencia el 10 de diciembre, según confirmaron a Clarín fuentes del equipo del presidente electo.

Luego de conocer la noticia de la liberación del ex mandatario brasileño, Fernández llamó por teléfono a Celso Amorim, ex canciller del jefe del Partido de los Trabajadores, quien llegó este viernes a la Argentina para participar del encuentro del Grupo de Puebla, que reúne a ex presidente de centroizquierda de iberoamérica.

En su diálogo con Amorim, Fernández le transmitió su “alegría por ver a Lula libre” y acordaron verse el sábado por la mañana en el encuentro del Grupo de Puebla, donde el argentino tiene previsto dar un discurso.

Este mismo viernes, cuando todavía no había sido dictada la orden del tribunal para liberar a Lula, Amorim había mencionado la posibilidad del viaje a la Argentina.

En rigor, tras su liberación, Lula no tiene ninguna restricción para viajar a otros países, así que está habilitado para asistir a la jura de Fernández y Cristina Kirchner.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner -de viaje en Cuba- celebraron desde sus cuentas de Twitter la liberación del brasileño.

ADNbaires