Alberto Fernández les anticipó a gobernadores y especialistas que habrá mayores restricciones

30
Compartir

El Presidente busca el consenso de los mandatarios y mañana completará la ronda con 12 mandatarios; si no alcanza un acuerdo, avanzará igual con las medidas; el comité que lo asesora le pidió suspender la presencialidad en los colegios y fortalecer los controles.

Máxima preocupación y estado de alerta. El presidente Alberto Fernández se prepara para anunciar nuevas restricciones. El jefe del Estado mantuvo un encuentro con gobernadores, a los que les pidió mayores controles, y otro con el comité de expertos, ante quienes advirtió que si no logra consensuar nuevas restricciones para frenar el nivel de contagios, entonces será el gobierno nacional el que nuevamente tomará las medidas.

El Gobierno busca que los gobernadores profundicen las restricciones y se comprometan a fortalecer los controles, algo que hasta ahora sucedió de forma dispar, según advirtieron desde la Casa Rosada. Mañana el Presidente completará la ronda con los mandatarios provinciales antes del anuncio, prevista para el viernes a la mañana.

“Las restricciones tienen que aumentarse, al menos tres semanas. Los comercios no esenciales deben estar cerrados y también la gastronomía, ni con mesas afuera”, fue la recomendación general de los especialistas. La novedad, a diferencia de lo que ocurrió en el último encuentro, es que también hubo coincidencia mayoritaria para pedir la suspensión de la presencialidad en los colegios.

En la reunión, los infectólogos y médicos le plantearon al Presidente la necesidad de avanzar en esos dos puntos. “Hay medidas que no se controlan adecuadamente”, dijeron en el encuentro en el que participaron Pablo Bonvehí, Pedro Cahn, Luis Cámera, Mirta Roses, Gonzalo Camargo y Florencia Cahn, entre otros.

El escenario que plantearon es “muy complejo”, ya que hay “mucha diseminación de variantes de alta transmisibilidad” y preocupa mortalidad. Hoy, el Gobierno informó que en las últimas 24 horas se reportaron 39.652 contagios, nuevo récord, y 494 muertos.

Según explicaron los especialistas, “hay que reducir la movilidad”. Y agregaron: “Son decisiones que son antipáticas y negativas para quien debe tomarlas, pero hay que tomarlas. Ha llegado el momento en que esta curva aplanada alta en que hay que aumentar las restricciones. Esto va a empeorar, no sé puede seguir esperando”.

En el encuentro también estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; la ministra de Salud, Carla Vizzotti –ambos vía videoconferencia desde la Casa Rosada-; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

Un rato después, Fernández repitió el planteo ante Raúl Jalil (Catamarca), Jorge Capitanich (Chaco), Gustavo Valdés (Corrientes), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Gerardo Morales (Jujuy), Ricardo Quintela (La Rioja), Gustavo Sáenz (Salta), Omar Perotti (Santa Fe), Gerardo Zamora (Santiago del Estero); Juan Manzur (Tucumán) y el vicegobernador Carlos Omar Arce (Misiones). El jefe del Estado agradeció especialmente la presencia de Valdés y Morales.

En la Casa Rosada están convencidos que la gran mayoría de los gobernadores acompañará. Mientras tanto, el AMBA mantendrá una dinámica propia para definir los pasos a seguir, luego de que Horacio Rodríguez Larreta se mostrara predispuesto a ir más allá de la letra del DNU, con restricciones más duras. Tras la reunión tripartita que mantuvieron el martes en Casa Rosada, Ciudad y Provincia se llevaron como “tarea” elaborar propuestas de medidas adicionales para paliar los contagios. Se dieron 24 horas para evaluar opciones por separado, para luego intercambiarlas.

El regreso de la coordinación es una situación forzada por el nivel de contagios, pero de ningún modo desdibujó la rispidez por los cortocircuitos de semanas anteriores. “Nosotros siempre quisimos coordinar las medidas, los que se desacoplaron fueron ellos y ahora volvieron”, lanzaron en La Plata.

Más allá de la chicana política, en lo concreto Kicillof está esperando recibir las propuestas que emanen de las reuniones técnicas de la Ciudad. La idea es que vuelvan a dialogar los jefes de gabinete, Felipe Miguel y Carlos Bianco. En Uspallata ya dejaron trascender que el foco de las medidas estará en las reuniones sociales. Tienen medido que es el momento de mayor contagio y es por eso que apuntan a un confinamiento de fin de semana, además de reducir -sin eliminar- las clases presenciales.

“Nosotros estamos completamente de acuerdo con el espíritu de terminar con las reuniones sociales del fin de semana. Ahora ¿cómo lo implementás? ¿Qué se puede hacer y qué no? ¿Cómo lo controlás? ¿Prohibís la circulación? ¿Cerrás comercios, gastronómicos, plazas y actividades deportivas? Queremos ver esa letra chica para emitir opinión”, dijeron cerca de Kicillof.

La provincia, en tanto, pretende mantener la suspensión de clases presenciales y restringir la atención en comercios, dos medidas que le pegan en el corazón de la Ciudad. “Lo más importante es que coordinemos y que haya mucho compromiso y control. Si no se pierde autoridad y la gente no cumple”, señalaron en la gobernación bonaerense, donde mañana mantendrán una reunión con los intendentes. (Imagen: Alberto Fernández durante la reunión por las nuevas restricciones-Presidencia // Por Santiago Dapelo para La Nación)

ADNbaires