Alberto Fernández presentó su proyecto de reforma judicial.

Las claves de la iniciativa presidencial // Sólo participó un juez del Alto Tribunal de Justicia, y nadie de la oposición. Tampoco la vicepresidenta Cristina Kirchner.

141
Compartir

“Queremos organizar mejor la justicia federal”, dijo el Presidente.

El presidente Alberto Fernández presentó esta tarde el proyecto de reforma de la Justicia que unificará y duplicará los juzgados federales y designará un consejo de notables para que asesore al Poder Ejecutivo sobre el funcionamiento del sistema.

“Proponemos organizar mejor la justicia federal y superar la crisis que afecta su credibilidad y buen funcionamiento”, dijo el primer mandatario desde la Casa Rosada. El jefe del Estado estuvo acompañado por la ministra de Justicia, Marcela Losardo, y legisladores nacionales invitados, algunos presentes y otros de manera remota.

“Es hora de poner en el escenario la cuestión judicial. Para tener un mejor Estado de Derecho, proponemos consolidar una Justicia independiente, regida por normas de transparencia y procesos con celeridad y eficiencia”, señaló el Presidente.

El proyecto
“En primer término, el proyecto crea la Justicia Federal Penal con asiento en esta Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mediante la consolidación de los fueros Criminal y Correccional Federal y Penal Económico”, informó. “Cada uno de esos Tribunales actuarán en lo sucesivo con una de las dos secretarías que actualmente tienen. La restante se convertirá en secretaría de 23 nuevos tribunales, que se sumarán para acabar de conformar el fuero”, agregó.

“Esta lógica de ampliación del número de juzgados ha tenido muy en cuenta la necesidad de adecuar la labor jurisdiccional a la demanda que deriva de la puesta en marcha del sistema acusatorio que impone el Código Procesal Penal Federal”, sostuvo.

“Buscamos superar el hecho de que el poder decisorio se concentre en un reducido número de magistrados y magistradas, que tienen el poder de decidir en la totalidad de las causas con relevancia institucional y consecuentemente mediáticas”, expresó. “Esto ha sido determinante para que este fuero se haya politizado como ha ocurrido”, agregó.

Y remarcó: “Ese nivel de concentración tampoco ha servido para que la administración de justicia se desarrollara de forma adecuada”.

La reforma, -que, todo indica, podría ser enviada esta semana por el Ejecutivo al Congreso para su análisis- tiene por principal objetivo mejorar el fuero federal, fusionando los doce juzgados criminales con los once de penal económico y duplicando su número para dinamizar esta área judicial que se ocupa de los delitos complejos como narcotráfico, trata y corrupción, entre otros.

Los asesores
Once juristas, especializados en distintas ramas del Derecho, asesorarán al Presidente en aspectos claves del servicio judicial, como la composición de la Corte Suprema, el funcionamiento del Consejo de la Magistratura o la implementación del sistema acusatorio, entre otros temas.

Se trata de Carlos Alberto Beraldi, Inés Weinberg de Roca, Enrique Bacigalupo, Andrés Gil Domínguez, Gustavo Ferreyra, León Arslanian, Marisa Herrera, Hilda Kogan, Claudia Sbdar, María del Carmen Battaini y Omar Palermo.

Sobre el diseño de la propuesta estuvo trabajando el propio Fernández junto a la ministra Losardo; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra. (Imagen: el Presidente anuncia la reforma judicial)

CLAVES DE LA REFORMA

Estos son algunos de los lineamientos que precisó el mandatario durante el anuncio. ​

– “Crea la Justicia General Penal con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mediante la consolidación de los fueros Criminal y Correccional Federal y Penal Económico”

– “Cada uno de esos tribunales actuará con una de las dos secretarias que actualmente tienen, la restante se convertirá en secretaría de 23 nuevos tribunales que sumarán para terminar de conformar el fuero”.

– “Para que el nuevo Fuero Federal Penal empiece a funcionar cuanto antes, se ha previsto un sistema de subrogancias con la máxima transparencia en la designación transitoria de los magistrados y magistradas en la que intervendrán la Cámara de Casación en lo Criminal y Correccional, el Consejo de la Magistratura y el Senado de la Nación”.

– “Se ha previsto la unificación y creación de tribunales orales, de fiscalías y defensorías para que se sumen al nuevo esquema que hemos diseñado y le otorguen el mejor funcionamiento”.

– “Los concursos que el Consejo de la Magistratura realice para seleccionar los candidatos para asumir los nuevos tribunales federales tendrán que realizarse por prueba de oposición oral y pública y todo el procedimiento será registrado en soporte de imagen y sonido, y se le dará difusión pública”.

– “Para fortalecer el Ministerio Público Fiscal y la aplicación rápida del Sistema Acusatorio, vamos a reforzar la creación de nuevos cargos de auxiliares fiscales y asistentes fiscales bajo la órbita de un fiscal coordinador de distrito”.

– “Se transfiere a la Ciudad de Buenos Aires la competencia para investigar y juzgar la totalidad de delitos no federales cometidos en su territorio”.

– “Unificación plena de la materia Civil y Comercial federal con la que es propia del Contenciosos Administrativo”.

De esta manera el Jefe de Estado detalló los objetivos de su propuesta legislativa que contempla, entre otras cuestiones, cambios en los juzgados federales y fundamentalmente de la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de la Magistratura. (Fuente Clarín)

En el anuncio sobresalió la ausencia de la vicepresidenta Cristina Kirchner; de los dirigentes de Juntos por el Cambio, que ya habían avisado que faltarían a la presentación; y de la mayoría de los jueces de la Corte Suprema, ya que sólo estuvo presente Elena Highton, vice del cuerpo. El titular del tribunal, Carlos Rosenkrantz, y los tres ministros Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda tampoco estuvieron de forma virtual, como si ocurrió con otros invitados a la presentación de la reforma. (Fuente Clarín)

ADNbaires