CABA: Gym en plazas y take away plus en shopping y restaurantes.

Cómo sería el protocolo futuro para las peluqierías.

420
Compartir

Así sería la segunda etapa de apertura en la Ciudad.

Si bien todavía falta definir algunas cuestiones y sobre todo seguir la evolución de los contagios por Covid-19 , el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está trabajando en un esquema de etapas para ir liberando actividades a partir del 17 de julio .

En principio, habría una primera etapa de entre dos y tres semanas en la que se volvería a la situación previa al endurecimiento de la cuarentena con la apertura de comercios no esenciales, primero en los barrios y luego en las principales arterias de la Ciudad. Y también volverían las peluquerías , un tipo de establecimiento que estuvo prohibido durante todo este tiempo, con su propio protocolo respectivo.

“Aunque las peluquerías regresarían sobre el fin de la primera etapa, entre la segunda semana y la tercera, la idea es anunciarlo cuando se anuncie todo para que haya una expectativa real”, dijeron fuentes del gobierno porteño.

Además, regresarían en la primera etapa industrias porteñas como las fábricas textiles y de juguetes porque creen que están perdiendo clientes ante la realidad de que las industrias de la provincia de Buenos Aires no cerraron nunca y también para evitar situaciones de desabastecimiento, como vienen alertando distintas cámaras de cara al Día del Niño.

Lo que no volvería por el momento es la construcción, si bien había versiones de que se permitiría volver a operar a las obras que estén cercanas a su finalización (hoy solo están permitidos los trabajos de excavación y demolición). “La realidad es que el 80% de los obreros viaja desde la provincia y eso es un problema. Las empresas nos han propuesto poner transporte propio o que duerman en las obras, pero no creemos que eso entre en la primera etapa”, confiaron.

En cuanto a los gimnasios, shoppings y restaurantes, locales sobre los que pesaron fuertes restricciones (los dos primeros no han podido reabrir y los terceros sólo lo hicieron para operar con delivery o take away ) explicaron que no van a entrar en una primera etapa, pero sí en una segunda con ciertas especificaciones.

“Los shoppings van a tener que funcionar con algún sistema de take away para que la gente no pasee sino que solo vaya a retirar lo que compró. Los gimnasios podrán dar clases en plazas, lo que está pensado como un paliativo, y los restaurantes podrán poner mesas en espacios verdes para generar lo que llamamos un take away plus. Es decir, que los clientes puedan comprar algo, retirarlo y consumirlo en una mesa en el espacio público . Esto está pensado más que nada para tomar un café y no para almorzar o cenar”, puntualizaron. (Imagen: El segundo paso para los cafés y restaurantes sería el take away, pero con la posibilidad de consumir algunos productos en mesas al aire libre // Por María Julieta Rumi para La Nación)

PROTOCOLO PARA PELUQIERIAS

Las peluquerías porteñas podrían reabrir sus puertas en los próximos días después de casi cuatro meses de inactividad desde que comenzó el aislamiento . El rubro estará incluido en la fase de flexibilización en la que ingresará la ciudad si la curva de contagios de coronavirus se mantiene estable y no se disparan los casos positivos. Será una reapertura gradual que, primero, incluirá otros rubros comerciales a modo de ensayo para luego sí avanzar con los salones barriales y las cadenas.

Alcohol en gel, máscaras para que utilicen los peluqueros y elementos de cortes sanitizados, son parte de las medidas de prevención que deberán tomar en las peluquerías

Alcohol en gel, máscaras para que utilicen los peluqueros y elementos de cortes sanitizados, son parte de las medidas de prevención que deberán tomar en las peluquerías Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez

Por eso diferentes ministerios del Gobierno porteño trabajan en una mesa interdisciplinaria para afinar el protocolo definitivo que debería estar resuelto esta semana y antes del viernes, cuando se cumpla el plazo estipulado por la Nación de la etapa estricta de la cuarentena en el área metropolitana . De esta forma la Ciudad se mantiene firme en la idea de avanzar por su cuenta en una salida progresiva del confinamiento más allá de lo que decida la gobernación bonaerense y siempre que los parámetros que monitorean a diario avalen el escenario para dar el salto de fase.

El documento, al que accedió LA NACION , lo lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Económico , a cargo de José Luis Giusti , aunque deberá ser validado por los Ministerios de Salud de la Ciudad y de la Nación antes de implementarse. Contiene medidas preventivas que deberán tomar el cliente y los peluqueros mientras se realiza el servicio y antes y después del mismo.

Desde el primer día que se autorice la actividad todos los clientes deberán sacar turno previo porque no podrán permanecer en los locales mientras no se estén cortando el pelo. Será obligatorio respetar un aforo preventivo de una persona cada 15 metros cuadrados y habrá que respetar un distanciamiento social de al menos 1,5 metros. Con estas medidas se busca evitar el hacinamiento en espacios reducidos y reducir al mínimo indispensable los contactos.

Para aumentar la prevención del contagio se podría aplicar una alfombrilla con líquido desinfectante para limpiar la suela del calzado antes de ingresar al local

Para aumentar la prevención del contagio se podría aplicar una alfombrilla con líquido desinfectante para limpiar la suela del calzado antes de ingresar al local Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez

Los abrigos de los clientes, dentro de local, deberán ser cubiertos con un protector de nylon o similar, y sólo se podrá ofrecer agua en botella personal por lo que se eliminará la posibilidad de contar con dispenser, servir café u otro tipo de bebidas y alimentos. Será obligatorio que los salones cuenten con varios cestos de residuos en diferentes ubicaciones.

Todas las personas dentro del local deberán usar barbijos y la utilización de máscaras, guantes y otros elementos de protección quedará a criterio de cada salón o peluquero. El protocolo establece una serie de medidas obligatorias , pero las autoridades sanitarias sostienen que todas aquellas que puedan sumarse, de acuerdo a las posibilidades económicas de cada peluquero, servirán para prevenir aún más los contagios.

Entre otros puntos, el borrador del protocolo establece que los lava cabezas deberán dejar un puesto vacío entre los clientes con una distancia mínima de 1,5 metros. Además, que los peluqueros no podrán utilizar la ropa de calle para estar dentro de los locales, es decir, tendrán que cambiarse la vestimenta o utilizar un guardapolvo o uniforme mientras este ejerciendo su actividad.

Alcohol en gel en varios sectores del local y en diferentes dispositivos, como los colocados a modo de prueba en la peluqueria Il Figaro, de Chacarita, podrían ser parte del protocolo definitivo

 Alcohol en gel en varios sectores del local y en diferentes dispositivos, como los colocados a modo de prueba en la peluqueria Il Figaro, de Chacarita, podrían ser parte del protocolo definitivo Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez

Cada peluquero deberá usar su kit de tijeras , peines o máquina para cortar y tendrá que sanitizarlo entre cliente y cliente. En la medida de lo posible se recomienda que se usen materiales descartables y evitar sacudir las capas , toallas o cualquier otro tipo de elementos desechables. Todos lo que sea reutilizable, como las toallas, tendrán que ser colocadas en bolsas de plástico, después de un único uso , y en un sector de lavandería o fuera de circulación de la clientela.

Apertura y cierre
Parte de las definiciones que aún están pendientes es el horario de apertura y cierre . Se evalúa autorizarla a partir de una hora alejada de los momentos de mayor circulación. El horario tentativo es entre las 11 y las 21.

El protocolo fue diseñado en base a conversiones que tuvieron los funcionarios con distintos referentes del sector , además de visitas a comercios que ya están preparados para realizar la apertura. Como el caso del salón Il Figaro , de Chacarita, donde su propietario, Darío Rubén Di Casale, El Tano, instaló mamparas de nylon entre los puestos de corte, colocó un dispositivo sanitizante en el ingreso al local y elaboró un escrito con medidas preventivas que podrían aplicarse en todo el rubro.

Ese documento recibieron Giusti, el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli , y el Jefe de Gabinete, Felipe Miguel , cuando visitaron el local de la avenida Federico Lacroze, donde para ingresar se debe descender por una rampa, refugio habitual de futbolistas y entrenadores de varios equipos de fútbol de primera división, principalmente, de River Plate .

Al igual que el de peluquerías, Desarrollo Económico y Jefatura de Gabinete están revisando otros protocolos con ajustes y revisiones antes de enviarlos a Salud para su aprobación. Los talleres de los artistas para que puedan comenzar a trabajar, las Casas Provinciales y otras 80 propuestas de diferentes actividades se encuentran en análisis.

La estrategia que planea Horacio Rodríguez Larreta para la vuelta a la actividad es avanzar con la apertura, luego del 18 de julio, de los 70.000 comercios que cerraron cuando se endureció la cuarentena, por ejemplo, de vestimenta, calzado y todos los comercios de cercanía no esenciales. También se incluyen otros 10.000 locales que se encuentran en las galerías de los centros comerciales a cielo abierto.

Si esto funciona, a modo de prueba, y la propagación de la enfermedad se pueda controlar, abrirán las peluquerías. En esta etapa se podría incluir a los shoppings , aunque sin los patios de comida y cines.

En la peluquería Il Figaro, de Chacarita, tienen todo preparado para abrir cuando reciben la autorización; su propietario, Darío Del Casale, elaboró un protocolo propio que entregó a los funcionarios porteños

(Imagen: En la peluquería Il Figaro, de Chacarita, tienen todo preparado para abrir cuando reciben la autorización; su propietario, Darío Del Casale, elaboró un protocolo propio que entregó a los funcionarios porteños Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez // Por Mauricio Giambartolomei para La Nación)

ADNbaires