Catarsis colectiva de Cambiemos en Parque Norte.

Sin Macri y Carrió, y con pocas autocríticas.

273
Compartir

No estuvieron Macri ni Carrió. El mensaje más escuchado fue “no bajar los brazos” y prepararse para la pelea electoral del año que viene.

“En tiempos difíciles quiero hacer un llamado a no bajar los brazos y tener el autoestima alta”.

Nicolás Dujovne, la cara del anuncio por el flamante acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, trató de llevar optimismo. Lo escuchaban cientos de ministros, funcionarios, legisladores, intendentes y dirigentes que habían llegado desde el mediodía a Parque Norte al encuentro nacional de Cambiemos, auto convocados para hacer catarsis colectiva y buscar unidad, en medio de la tensión económica. Y de cara a la cita electoral del próximo año.

“Teníamos un mayor optimismo que el posible”, reconoció Marcos Peña, uno de los oradores de la tarde, que hace semanas se recluyó en un inédito bajo perfil. El evento estuvo cerrado a los medios, a pesar de que en el enorme salón había decenas de dirigentes y asesores activos a través del WhatsApp. La entrada era un incesante desfile de automóviles oficiales, choferes y custodios.

“Tenemos una sociedad dañada, herida, con dudas sobre sí misma y sus liderazgos. Somos la única alternativa”, subrayó el jefe de Gabinete, y agradeció a “los aliados”.

Larreta y Dietrich

Mario Negri, Alfredo Cornejo, Mariana Zuvic, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Carolina Stanley, Dante Sica, Francisco Quintana y Gabriela Michetti fueron otros de los oradores, frente a las bajas del presidente Mauricio Macri y de Elisa Carrió, ausentes con aviso. Macri, excusado por la coyuntura. La líder de la Coalición Cívica, por las diferencias surgidas con los principales protagonistas de la coalición de gobierno tras el fin de semana de principios de mes, que desembocó en el recorte del gabinete.

“Debemos transmitir que estamos juntos para atravesar los malos momentos”, confesó el gobernador de Mendoza en la que fue, tal vez, una de las declaraciones más sinceras de la tarde ante las turbulencias de la economía y las heridas internas.

“Nos hacía falta encontrarnos para recordar cuántos somos. Tenemos que poner el cuerpo. Ninguno de los que estamos acá tiene zapatos más difíciles que los del Presidente. Tenemos que defender lo que somos. No es una campaña ni una elección. Representamos más. Una transformación profunda en la Argentina. Seguimos dando la cara,”, arengó Vidal después de enumerar lo que consideró aciertos de su gestión, según pudo reconstruir este medio.

 Vidal

El jefe de Gobierno porteño también hizo hincapié en la crisis económica y recordó los primeros años de la gestión porteña de Macri. “Ese camino tampoco fue lineal. Tuvimos altibajos siempre en la dirección correcta. En este momento el valor más importante es estar cerca de la gente. La gente necesita que la escuchemos, nos va a acompañar en este camino el año que viene”, se ilusionó Rodríguez Larreta. Quintana, legislador porteño, remarcó en ese sentido “la presencia de referentes de todos los distritos”.

El ministro de Hacienda, que en las últimas semanas acumuló poder interno, volvió a insistir con su panorama optimista. “Vamos a salir fortalecidos porque entramos en este momento difícil con un conjunto de reglas y vamos a salir con las mismas”, abundó. “A no bajar los brazos”, machacó.

Carolina Stanley

Frigerio, recién llegado de La Rioja junto a su viceministro, Sebastián García de Luca, y después de una foto junto a los gobernadores Sergio Casas, Juan Luis Manzur, Sergio Uñac y Lucia Corpacci -en semanas de complejas discusiones en torno al presupuesto en el Congreso-, dijo que el encuentro daba cuenta de “una señal clara de apoyo a la gestión del Presidente”. “Él necesita y le sirve mucho esto que está pasando acá porque no son momentos fáciles”, reconoció. Y pidió tener “empatía” con los sectores de la sociedad con mayor incertidumbre.

El acto tuvo lugar un día después del anuncio presidencial del nuevo índice de la pobreza, que trepó de 25,7% a 27,3% por efectos de la devaluación. “No esconder la pobreza es una decisión de campaña que mantuvimos durante la gestión. Decidimos reforzar programas sociales para acompañar a los argentinos. Vinimos a poner la cara y el hombro”, abundó la ministra de Desarrollo Social.

El secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis
La vicepresidenta fue la más optimista. Habló de reformas en el Senado y de los viajes que hizo por el mundo. Aludió a “momentos difíciles”. Pero dijo que “el clima que a veces se pretende instalar de caos, no es así”, según pudo saber Infobae a través de los presentes. (Fotos gentilezza de Perfil y La Nación // Foto principal: habla el titular de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo)

ADNbaires