PAPELÓN PARLAMENTARIO: Con graves acusaciones a CFK, la oposición se retiró de la sesión

84
Compartir

Con fuertes críticas a Cristina Kirchner, a quien acusaron de usar el Congreso para resolver sus problemas judiciales, los bloques de la oposición abandonaron la sesión virtual del Senado en la que el oficialismo pretende avanzar con el desplazamiento de tres jueces. Otra vergonzosa sesión: 41 a 0 en la votación.

Se trata de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, que confirmaron el procesamiento de Cristina Kirchner en la causa de los cuadernos de las coimas; y del juez Germán Castelli , integrante del tribunal que tendrá a su cargo el juicio oral de ese expediente.

“Acá hay una lógica de que el Senado soy yo”, sentenció Luis Naidenoff (UCR-Formosa), líder del interbloque de Juntos por el Cambio, haciendo alusión a la frase que se le adjudica a Luis XIV (“El Estado soy yo”) y que se ha convertido en paradigma del absolutismo monárquico.

Naidenoff justificó el retiro de su bancada de la videoconferencia en su rechazo a la prórroga de sesiones virtuales adoptada por Cristina Kirchner de manera unilateral, pero también en la necesidad de enviar una señal a la sociedad de que “hay frenos y contrapesos, que implican la decisión política de no avalar el atropello”.

En la misma línea se sumó el radical Martín Lousteau (Capital), quien acusó a la vicepresidenta de supeditar el Senado a sus intereses políticos.

“La agenda de esta sesión claramente no es la agenda de la gente, del Gobierno ni de la Argentina. Es la agenda de la presidenta del cuerpo. La agenda de hoy es apartar a tres jueces que entienden en causas en donde está involucrada la vicepresidenta de la Nación”, denunció Lousteau (UCR-Capital).

Martín Lousteau, al inicio de la sesión

Martín Lousteau, al inicio de la sesión Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi

La vicepresidenta de la Cámara alta, Laura Rodríguez Machado (Pro-Córdoba), también denunció la existencia de una “decisión política de avanzar sobre el manejo de la Justicia en la Argentina”.

“Evidentemente, les molesta que estén en manos de jueces independientes”, agregó la legisladora, una de las pocas autorizadas para estar en el recinto del Senado, mirando fijamente a la vicepresidenta.

Laura Rodríguez Machado, durante la sesión

Laura Rodríguez Machado, durante la sesión Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi

Minutos antes del inicio de la sesión, los interbloques de Juntos por el Cambio y Federal habían impugnado la sesión convocada por Cristina Kirchner, rechazando el decreto firmado por la presidenta del Senado que prorrogó por 60 días la realización de sesiones mediante la modalidad remota como consecuencia de la cuarentena por el coronavirus.

Las bancadas opositoras impugnaron la medida, que el oficialismo terminó aprobando en soledad, por considerar que fue adoptada “de manera inconsulta”.

“No ha sido consultada la oposición ni se ha resuelto en reunión de labor parlamentaria”, sostuvieron los interbloques opositores en la nota elevada a la presidencia del cuerpo, en la que consideran que los protocolos de sesiones virtuales requieren del respaldo de las dos terceras partes de la Cámara alta porque implica una modificación del reglamento del cuerpo.

El oficialismo defendió el decreto de la presidenta del cuerpo. “No solo podemos sesionar, sino que debemos sesionar”, afirmó Mario Pais (Frente de Todos-Chubut) luego de recordar que la Corte Suprema había ratificado la potestad de la Cámara de fijarse sus normas de funcionamiento en el fallo en el que rechazó una declaración de certeza planteada por Cristina Kirchner.

En ese sentido, Pais negó que se necesite de una mayoría agravada para prorrogar el protocolo porque “en modo alguno altera el Reglamento de la cámara”, sino que sino que es una adecuación a las circunstancias imperantes producto de la pandemia de coronavirus.

“Debemos facilitar para la ciudadanía, para las instituciones, el funcionamiento más normal posible”, agregó el senador oficialista.

El jefe de la bancada macrista, Humberto Schiavoni (Misiones), salió al cruce de la postura oficialista. “Claro que se modifica el Reglamento, hay muchísimas cuestiones instrumentales que no se condicen con las sesiones presenciales”, afirmó el legislador del Pro.

En el final del debate del decreto que prorroga las sesiones virtuales, el jefe del bloque oficialista, José Mayans (Formosa), acusó a la oposición de desoír la voluntad popular, que votó para sacar a Mauricio Macri del Gobierno.

“El pueblo argentino votó en contra de la receta neoliberal y de todos los genios que tiene Macri y en contra de Trump (Donald, presidente de los Estados Unidos), que le dio 57.000 millones de dólares para ver si podían ganar las elecciones y ni así ganaron”, sentenció el líder del bloque oficialista.

EL TRÁMITE

En una decisión sin precedentes y de consecuencias políticas e institucionales impredecibles, la mayoría oficialista del Senado aprobó la remoción de los tribunales que ocupan en la actualidad de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, todos involucrados en el trámite de causas por corrupción que tienen como protagonista a Cristina Kirchner.

Con la oposición ausente, el rechazo de los pliegos que ratificaban los traslados de los magistrados fue aprobado por unanimidad de 41 votos. Al momento de la votación la vicepresidenta no se encontraba al frente de la sesión.

Además del Frente de Todos, apoyaron la moción los provinciales Magdalena Solari Quintana (Frente Renovador-Misiones) y Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro).

El trámite legislativo impulsado por el kirchnerismo se encuentra objetado ante la Corte Suprema de Justicia por Bruglia y Bertuzzi, miembros de la Cámara Federal porteña, quienes acudieron por la vía del per sáltum con un recurso de amparo para evitar que el Senado avanzara con el rechazo de sus traslados, realizados por decreto durante el gobierno de Mauricio Macri.

Castelli, por su parte, anunció resistirá la medida “con la Constitución en la mano” y mostró su confianza en que la Corte Suprema terminará dejando sin efecto la decisión adoptada por la mayoría oficialista de la Cámara alta y podrá permanecer en el tribunal oral en el que se decidirá la causa de los cuadernos de las coimas. “Lo que dijo este juez gravísimo, desconoce las atribuciones constitucionales del Congreso”, le contestó el jefe del bloque oficialista, José Mayans (Formosa).

La decisión del Frente de Todos también mereció el rechazo de la oposición, que abandonó la sesión remota de la Cámara alta con fuertes críticas a Cristina Kirchner, acusándola de utilizar el Senado, que preside en su condición de vicepresidenta de la Nación, con el objetivo de escapar a la acción de la Justicia.

“Esto jueces les molestan porque están sentados sobre causas de corrupción kirchnerista. El siguiente paso es declarar nulo todo lo actuado por estos jueces en las causas que involucren al kirchnerismo”, denunció la vicepresidenta de la Cámara alta, Laura Rodríguez Machado (Pro-Córdoba).

El desplazamiento de estos magistrados, en particular los de Bruglia y Bertuzzi, no sólo beneficiaría a la vicepresidenta y los funcionarios de sus gobiernos acusados por corrupción. Procesados en otras causas siguieron con atención el debate del Senado, atentos a la posibilidad de presentar recursos de nulidad ante la Cámara Federal.

La presidenta de la Comisión de Acuerdos, la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti (Mendoza),justificó la remoción de los jueces en el hecho de que sus traslados a los tribunales que ocupan actualmente se hizo a contramando del requisito constitucional, que establece que el nombramiento de los magistrados deben obtener acuerdo del Senado.

En ese sentido, agregó que aceptar sus traslados por decreto del Poder Ejecutivo implicaría “aceptar dos sistemas de selección de jueces. “Uno, el de la Constitución; y otro, el de los traslados, una selección de jueces a la carta según la conveniencia del Poder Ejecutivo de turno”, agregó.

Pero Fernández Sagasti también explicó el rechazo a Bruglia, Bertuzzi y Castelli en la negativa de los magistrados en participar en la audiencia pública de la Comisión de Acuerdos en la que se debatieron sus pliegos.

“Se pusieron en una situación de rebeldía a la Constitución Nacional”, afirmó la legisladora oficialista, quien aseguró que el Senado no podía darles su acuerdo a estos jueces porque habían “incurrido en conducta contumaz”.

En igual sintonía se manifestó Weretilneck que, además, cuestionó a los jueces porque “eligieron para permanecer en sus cargo la vía judicial”.

Antes de retirarse del recinto con el resto del interbloque de Juntos por el cambio, la macrista Rodríguerz Machado había defendido la legalidad de los traslados decididos en la administración anterior.

“Los traslados fueron hechos conforme a derecho. Tanto es así que el ex ministro de Justicia (Germán Garavano) consultó a la Corte”, afirmó la vicepresidenta de la Cámara alta.

Más aún, Rodríguez Machado recordó que Bertuzzi ya había sido trasladado durante el kirchenrismo “con el mismo procedimiento”. “El traslado del gobierno de Macri fue devolverlo al juzgado original”, aseguró. ((Imagen principal: Los senadores rechazaron la prórroga de la sesiones y acusaron a la vicepresidenta usa el Congreso para resolver sus problemas judiciales Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi // Por Gustavo Ybarra para La Nación)

ADNbaires