Cristina Kirchner adelantó que denunciará a los fiscales del juicio

Asimismo, vinculó el caso Vialidad con el atentado.

34
Compartir

La vicepresidenta dijo que la Justicia da licencia “para que cualquiera pueda pensar en hacer cualquier cosa” y sostuvo que se siente en “estado de indefensión. Cuestionó a Diego Luciani y Sergio Mola.

Durante una hora y media, la vicepresidenta habló ante el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) que la juzga por el presunto direccionamiento en la obra pública vial a favor de Lázaro Báez, su ex socio comercial. Desde su despacho del Congreso y sin dejar de lado el tono político en su planteos, anunció que denunciará a los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola que pidieron una pena de doce años de prisión para ella y vinculó los efectos del juicio de Vialidad con el atentado que sufrió el 1 de septiembre cuando intentaron gatillarle dos veces en la cabeza.

“Se desmontaron las mentiras de la fiscalía y vamos a pedir que se los investigue”, indicó sobre Luciani Y Mola.

Más tarde, retomó los nexos que, según su mirada, existen entre el juicio de Vialidad y el atentado y sostuvo: “Yo hasta el 1° de septiembre creí que era esto, pero a partir de ahí me di cuenta de que puede haber una cosa más. Es como que el ámbito judicial se da licencia social para que cualquiera pueda pensar ya en hacer cualquier cosa”.

Bajo esa misma línea continuó​: “El día que el fiscal terminaba su histriónico alegato pusieron la puerta de mi casa en la televisión. Ahí mismito me quisieron pegar un tiro”.

Esos planteos fueron utilizados por la vice que se tenía que dejar de hablar de impunidad a su favor, “yo me siento en un estado total de indefensión, tengo cinco causas por asociación ilícita, algunos jueces y fiscales que me juzgan jugaban al fútbol en la quinta de Mauricio Macri”.

Para reforzar este concepto, en otro tramo haciendo una analogía con la crisis del 2001 y el Estado de sitio decretado por el entonces presidente Fernando de la Rúa indicó: “Yo vivo desde diciembre de 2015 en un Estado de sitio porque se me violaron todas las garantías constitucionales”.

La Argentina -continuó su exposición Cristina Kirchner- “no sale con este Poder Judicial”, reiterando sus críticas a la justicia federal que investiga hechos de corrupción.

Fue bajo esos argumentos que reiteró que el TOF 2 le negó “el derecho a defensa” al día siguiente del pedido de condena de la fiscalía cuando solicitó ampliar su indagatoria, instancia que ya había concluido en el juicio. “Aclaro que esta instancia de poder hablar, no es por concesión del Tribunal sino porque me lo permite el Código Procesal sino hubiera estado en estado de indefensión”, reiterando el mismo concepto.

Previo al pedido de absolución que formuló horas después su abogado Carlos Beraldi, la vicepresidenta dijo que denunciará a los fiscales que solicitaron una condena a doce años de prisión al encontrarla responsable de los delitos de asociación ilícita en carácter de jefa, y de administración infiel en perjuicio de la administración pública.

“Se desmontaron las mentiras del fiscal Luciani y Mola y quedaron expuestas las arbitrariedades de este juicio, seguí las exposiciones ( de sus abogados ) en vivo y en directo y sentí que era como estar en una serie, donde finalmente se encuentra la verdad que es el deber de los juicios, los jueces y los fiscales”, señaló.

En ese tramo del alegato expuso que realizará un pedido de extracción de testimonios “sobre todas las mentiras de los fiscales contrastadas con las pruebas periciales, testimoniales y documental de este juicio”. Es decir: denunciará a los integrantes del Ministerio Público Fiscal que la acusaron de corrupción.

A la hora de explicar en qué fundará la denuncia se refirió a tres planteos formulados por el Ministerio Público Fiscal, a los que calificó de “tres mentiras, porque las pruebas deben estar en el expediente y eso no ocurrió”.

En primer término habló de una prueba documental que a su criterio, debía ser anulada. Se trataba de un informe de la Dirección Nacional de Vialidad de enero de 2016, cuando Mauricio Macri ya había asumido la presidencia de la Nación. “El acta de la funcionaria del Distrito 23 (sede de Vialidad Nacional en Santa Cruz) decía que a diciembre de 2015 no se le debía nada al Grupo Austral, pero durante el juicio la misma persona dijo que firmó eso sin corroborar nada, por miedo a represalias de la nueva gestión de Javier Iguacel”.

Por ese motivo, la vicepresidente remarcó que dicho documental “debería ser destruida como prueba en este juicio, sin embargo, el fiscal la incluyó en el alegato final”. Fue el primer elemento señalado como causal de la denuncia que formulará.

Como segundo ejemplo se refirió a la supuesta reunión con Lázaro Báez en Río Gallegos en noviembre de 2015. Los fiscales hablaron que en esa época cuando le quedaban pocos días al gobierno de Cristina Kirchner, se puso en marcha lo que José López en un mensaje de whatsapp denominó “plan limpiar todo”. Esas palabras fueron enviadas al presidente de Austral Construcciones, la firma insignia de Báez, la misma que ganó 51 licitaciones viales por $ 46.000 millones.

“No sé qué le pasa a Comodoro Py con mis reuniones, tuve que declarar en una causa donde se decía que me reuní con el juez Sebastián Casanello y se demostró que era mentira”, sin embargo “no les molesta que los fiscales y jueces jueguen en la quinta de Mauricio Macri”, replicó Cristina Kirchner.

Retomó en tal instancia la acusación sobre su conocimiento sobre el esquema puesto en marcha para el cierre definitivo de la constructora. “De haber existido la reunión igual no hubiera constituido ningún delito pero lo usaron para hablar del plan limpien y no sé qué más, todo mentira ese día estaba en Río Negro”.

El tercer ejemplo, finalmente, se sustentó en la utilización de los mensajes del celular de José López, ex secretario de Obras Públicas de las tres gestiones kirchneristas. “El fiscal dijo que estuvo durante meses mirando las 9.000 fojas del teléfono, analizaron 26.000 llamadas y mencionaron cuatro que mostraban la familiaridad con Báez”.

Al respecto retomó algo ya plantado en el descargo que formuló fuera de sede judicial al día siguiente del pedido de condena: “Al fiscal se le pasaron 400 llamadas con Nicolás Caputo el hermano de vida del señor Macri, donde denotaba una familiaridad que ninguno de los que estamos en este juicio tenemos entre nosotros” y “del empresario Gutiérrez (investigado con López en la causa por enriquecimiento ilícito”.

Respecto a estos dos últimos empresarios, Cristina Kirchner ya había hecho la mención del rol del macrismo en el origen de los nueve millones de dólares hallados en los bolsos de José López en junio de 2016 cuando buscó esconderlos en el convento de General Rodríguez.

Estos tres ejemplos, continuó la vice, “demuestran las mentiras en las que incurrió la fiscalía y creo yo que estamos ante un claro caso de prevaricato, porque no sólo los jueces tienen la obligación de buscar la verdad sino todos los funcionarios judiciales”.

Por ese motivo reiteró, es que pedirá que se investiguen “estos hechos señalados por la fiscalía “donde queda demostrado que los fiscales mintieron en el alegato final de acusación”. Horas después su abogado solicitó su absolución en este juicio por presunta corrupción.

HABLÓ DURANTE DOS HORAS

En su defensa en el marco del juicio por la causa Vialidad, la vicepresidenta Cristina Kirchner habló por primera vez del intento de asesinato en la puerta de su casa en Recoleta y dijo que los copitos fueron los autores materiales, pero no los que planificaron el ataque.

“Son la banda de autores materiales, lo tengo clarísimo a eso. Nadie puede pensar que esa banda planificó, ideó la autoría intelectual de lo que me hicieron”, lanzó Cristina Kirchner.

La ex mandataria lo dijo al relacionar los mensajes que intercambiaban los integrantes de la banda poco después del pedido de condena que realizó el fiscal Diego Luciani.

“El intercambio de esos dos jóvenes cuando terminó el fiscal Luciani. Dijo ‘ah, se les acabó la joda’ (en referencia al pedido de 12 años de cárcel). Esto es crear un clima también. Se ha contribuido cuando hablaban de las 3 toneladas de prueba”, sostuvo la titular del Senado.

Militantes siguen la exposición de Cristina Kirchner desde fuera del Congreso. Foto: AFP
Cristina Kirchner también puso el foco en uno de los abogados de la banda, al que vinculó con dirigentes políticos de la oposición.

“Los abogados del jefe de la banda eran asesores de un senador de la nación, alguien que se sienta cerca mio. Defienden a quien me quiso matar. Me siento indefendida”, sentenció.

Fue en la recta final de su alegato de más de una hora que la ex mandataria habló del atentado y también cuestionó a la justicia por considerar que con las denuncias en su contra crearon el clima que derivó en el ataque.

“Yo hasta el 1° de septiembre creí que era esto, estigmatizarme, proscribirme, calumniarme, difamarme, pero a partir de ahí me di cuenta de que puede haber alguna cosa más”, dijo cristina Kirchner.

Y siguió contra la Justicia: “Es como que el ámbito judicial se da licencia social para que cualquiera pueda pensar y hacer cualquier cosa y yo no puedo olvidar que este año, este mismo despacho, en este mismo lugar, fue destruido literalmente durante más de 40 minutos de apedreadas sin que ninguna fuerza de seguridad de la Argentina, ni las nacionales ni las locales, lo impidiera”.

Cristina Kirchner había hablado por primera vez del ataque cuando se reunió con curas villeros en el Senado.

En esa oportunidad, la Vicepresidenta dijo que estaba “viva por Dios y por la Virgen, realmente”.

En esa charla también hizo referencia a los discursos del odio y usó como argumento de su posición fragmentos de una charla con el papa Francisco.”Me dijo algo así como que los actos de odio y de violencia siempre son precedidos por palabras y por verbos de odio y de violencia. Primero es lo verbal, la agresión y después ese clima va creciendo, creciendo y creciendo y finalmente se produce bueno…”, sostuvo.

Y después, puntualmente sobre el ataque, señaló: “Creo que lo más grave no es lo que me pudo haber pasado a mí. Para mí lo más grave fue haber roto un acuerdo social que había desde el año 1983”.

(Imagen: Cristina Kirchner durante los alegatos // Por Lucía Salinas para Clarín)

ADNbaires