Cristina Kirchner: “No podemos pagar la deuda, no tenemos la plata”

22
Compartir

La vicepresidenta participó de la apertura de un Espacio de la Memoria y se refirió a la negociación con el FMI; criticó con dureza a la oposición y luego pidió un acuerdo por el endeudamiento.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner participó hoy de en un acto en la localidad bonaerense de Las Flores para formalizar la apertura de un Espacio de la Memoria que funcionará en la exBrigada de Investigaciones del lugar, en el marco del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. En su discurso, el primero que pronunció este año, afirmó que no se puede pagar la deuda con el FMI en las condiciones actuales, les pidió un gesto a favor del país al organismo internacional y a Estados Unidos, y fustigó a la oposición, aunque después la convocó a un acuerdo en políticas de Estado.

“No estamos diciendo de no pagar. ¡Qué vamos a decir de no pagar, si nuestro espacio político fue el único que no endeudó a la Argentina y pagó las deudas de todos los otros gobiernos! Deberíamos hacer todos un esfuercito, sean del oficialismo o de la oposición. Si fueran de la oposición, son los que más deberían colaborar e insistir para que nos den mayor plazo y mucha menor tasa de interés. Todos sabemos que, en los plazos y tasas que se pretenden, no solamente es inaceptable, sino que no podemos pagar porque no tenemos la plata para pagarlo”, afirmó la expresidenta.

Cristina Kirchner: “No podemos pagar la deuda, no tenemos la plata”
Las declaraciones de Cristina se dan en paralelo a la estadía en Washington del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien intenta cerrar un acuerdo de pago con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. El titular de la cartera económica se reunió ayer con la titular del organismo internacional de crédito.

En otro pasaje de sus palabras en Las Flores, Cristina pidió “gestos” a favor de la Argentina de parte del FMI y, particularmente, de Estados Unidos, por su posición clave en la administración del organismo. “Además de la pandemia, antes hubo otra pandemia. No solamente los cuatro años de endeudamiento brutal, sino haber permitido que el Fondo Monetario Internacional retornara con una deuda que no se tiene memoria ¿No podríamos reclamarle, con la dulzura y el cariño del mundo, que es hora de que nos hagan algún gestito?”, propuso.

“Bancaron el golpe que nos hizo pomada, bancaron a los ingleses en las Islas Malvinas y, por si todo fuera poco, fueron centrales a la hora de que el Fondo Monetario Internacional violara todos los artículos de sus estatutos [para otorgar el préstamo a la administración de Macri]. Lo consiguieron por el apoyo de los Estados Unidos”, resumió.

La vicepresidenta tuvo a la oposición como blanco predilecto durante gran parte del discurso, aunque sobre el final convocó a ese sector a sellar acuerdos de Estado. “Es cierto que se castigó a los que violaron los derechos humanos, pero a los que los apoyaron, los empujaron, a esos no les pasó nada nunca. Nos dejaron a los argentinos el regalo de la estatización de la deuda externa. Entre ellos, la familia y el grupo económico de ya sabemos quién. O los argentinos que se quejan del endeudamiento no saben que tuvieron un presidente al que le terminaron estatizando la deuda multimillonaria que su familia había contraído durante la dictadura. Ellos están en contra del Estado, pero se hicieron bien los otarios cuando la deuda de ellos la tuvimos que pagar los argentinos”, resaltó la expresidenta en uno de los pasajes contra Mauricio Macri más duros de su discurso.

“Los que los habían instigado [a los militares] llegaron por primera vez al gobierno por el voto popular y generaron más deuda. Además de recordar a los desaparecidos, debemos hacer un ejercicio docente para ayudar a desentrañar el sentido común”, agregó Cristina.

A diferencia del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y del intendente de Las Flores, Alberto Gelené, que hablaron antes que ella micrófono en mano, la vicepresidenta utilizó un micrófono con pie y se adelantó para poder ser vista por todos los presentes, algunos de los cuales gritaban que no llegaban a divisarla. Su hijo Máximo Kirchner se sentó con los protagonistas del acto, pero no habló en público.

“Este 24 de marzo debe ayudarnos a reflexionar sobre la necesidad de retomar un modelo de producción y empleo. Las dificultades son inéditas y por momentos inmanejables, pero esto requiere un altísimo grado de respeto, no solo de quienes gobiernan, también de la oposición”, evaluó y, sobre el final del discurso, sostuvo: “Este es el momento también de que todos los argentinos, más allá de los posicionamientos ideológicos legítimos a que cada ciudadano tiene derecho, entendamos que, como no seamos capaces desde los partidos políticos de articular un acuerdo mínimo frente a cuestiones estructurales como el endeudamiento externo y la economía bimonetaria, va a ser muy difícil gobernar la Argentina, sino imposible tal vez”.

”Hoy, a 45 años del golpe cívico militar, vamos a estar en Las Flores, Provincia de Buenos Aires, en la apertura del Espacio de la Memoria que funcionará en la ex Brigada de Investigaciones de la localidad. Como estamos en pandemia, ya saben… lo van a poder seguir por redes”, publicó la expresidenta a través de la red social Twitter para anunciar su viaje a la localidad bonaerense.

Hoy, a 45 años del golpe cívico militar, vamos a estar en Las Flores, Provincia de Buenos Aires, en la apertura del Espacio de la Memoria que funcionará en la ex Brigada de Investigaciones de la localidad. Como estamos en pandemia, ya saben… lo van a poder seguir por redes✌️❤️

— Cristina Kirchner (@CFKArgentina) March 24, 2021

Recordó la vicepresidenta cuando visitó Las Flores, con Néstor Kirchner, en una etapa de la juventud. “La última vez que vine aquí fue hace 10 años, como presidenta. Tiene que ver mucho con el 24 de marzo. Vine al Parque Industrial, que inauguramos nosotros. Hasta que no llegamos nosotros no había parque industrial. De las 500 cuadras que tenía entonces Las Flores, 200 habían sido pavimentadas entre 2003 y 2011. Lo mejor que puede hacer un gobernante: inaugurar fábricas, o dar préstamos. A veces nos tildan de intervencionistas. Vinimos a dar un crédito para aumentar la producción”, rememoró. Y añadió, hilando con el golpe de estado: “Fue tal el dolor que produjeron con las muertes, las desapariciones, las torturas y los exilios. Quisieron imponer un modelo económico”.

La exmandataria incluyó en su referencia al último golpe militar una noticia del día, que vinculó con su referencia al sentido común. “Me sorprendió el titular del diario, ¿Cómo se llama? Clarín, quién va a ser -afirmó mirando a su hijo Máximo y al intendente Gelené-. Terrible titular sobre la desclasificación de documentos del Departamento de Estado acerca del conocimiento de Estados Unidos [de la cercanía del golpe], de la inminencia y la complacencia. Ayuda a entender muchas cosas que nos pasaron y nos pasan ahora. Esto del sentido común”, enfatizó.

Vacunas y furcios

La pandemia fue otro de los temas sobre los que habló Cristina. “¿Quién diría que las únicas vacunas con las que contaríamos hoy son rusas y chinas?”, dijo. Y añadió: “A nadie se le escapa que fue la visión de una Argentina multilateralista las que nos permitió acceder a las vacunas de la Federación Rusa y la República Popular China. Néstor y yo nunca nos fuimos de vacaciones a Rusia y Beijing. De vacaciones nos íbamos a Nueva York y a Disneyworld. Aunque me guste Nueva York yo sé cómo defender los intereses de la Argentina, ojo”.

No obstante, al referirse a las vacunas, destacó “excelentes gestiones como la de [la asesora presidencial] Cecilia Nicolini”, funcionaria clave en la negociación entre el Gobierno y Rusia.

El acto tuvo sus momentos de yerros, compartidos entre Cristina, Kicillof y la locutora que presentó el acto. La vicepresidenta destacó que, durante el levantamiento carapintada de 1987, el peronismo estuvo junto al entonces presidente Raúl Alfonsín, pero formuló la frase en sentido contrario: “Cuando hubo momentos difíciles en el país, y recuerdo muy bien allá por el año 1987, hubo rebelión militar una vez más. Y ningún hombre, ninguna mujer de este tan denostado peronismo por parte de republicanos y republicanas, estuvo al lado del presidente constitucional sosteniendo la democracia, que es lo que se debe hacer”. Lanzó esa frase justo antes de convocar a la oposición para políticas de Estado.

Kicillof cometió un furcio al inicio al llamar “Presidenta” a Cristina, aunque rápidamente se corrigió y la mencionó como “vicepresidenta”. En el cierre del acto, la locutora cometió el mismo yerro que el gobernador, aunque no se llegó a corregir y el acto se cerró así.

Junto a Cristina, Kircillof, Máximo Kirchner y Gelené estuvo Gladis D’Alessandro, esposa del detenido-desaparecido Carlos Labollita, amigo de Néstor y Cristina Kirchner. La ex Brigada de Investigaciones de Las Flores, en el centro provincia de Buenos Aires, funcionó como un centro clandestino de detención durante los años del gobierno militar que se inició el 24 de marzo 1976. (Imagen: 24 de marzo de 202115:03 La vicepresidenta Cristina Kirchner durante un acto en Las Flores)

ADNbaires