Domínguez se impuso y Paula Español se va a trabajar con Wado

La reacción dentro del propio oficialismo.

10
Compartir

La ahora ex secretaria de Comercio Interior ocupará un cargo en el Ministerio del Interior. Había trabado la suspensión de las exportaciones de carne.

Paula Español perdió la interna con el flamante ministro de Agricultura Julián Domínguez y dejará de ser secretaria del interior, un cargo que forma parte del Ministerio de Desarrollo Productivo y que será ocupado por Roberto Feletti, ex funcionario del gobierno de Cristina Kirchner.

Como relató LPO, Español había sido noticia en las últimas horas por retacear su firma a la eliminación de la suspensión de las exportaciones de carne dispuesta por Domínguez, quien de esta manera tendrá vía libre para llevarla a cabo.

Cercana a Axel Kicillof, formó parte de su equipo económico hasta 2015 y ahora será cobijada en un cargo a definir por el ministro del Interior Eduardo “Wado” De Pedro.

Trabajará “en la coordinación de estrategias y proyectos de desarrollo a nivel federal, que contemplen la radicación de empresas, la agregación de valor, la generación de empleo y el arraigo socio-productivo en cada rincón del país”, según se anunció en un comunicado que difundió presidencia. Según supo LPO, tendrá incluso menos funciones que la secretaria de las provincias Silvina Batakis.

Roberto Feletti.

En ese texto, se indicó que la salida de Español fue dispuesta por el Jefe de Gabinete Juan Manzur pero “por indicación del Presidente de la Nación Alberto Fernández”. LPO había contado que la funcionaria estaba en la mira del primer mandatario y la ponía de rehén cada vez que el kirchnerismo le pedía la salida de Matías Kulfas.

Después de la derrota de las primarias, Cristina forzó la salida de medio gabinete pero Kulfas logró resistir en su lugar, como también Español, que ahora se va. La sustituye una figura cercana a la vicepresidenta, pero sin el perfil de La Cámpora de la ya ex funcionaria.

Además, su partida constituye otro golpe a Kicillof, quien ya tuvo que cambiar medio gabinete por orden de Cristina y de los intendentes y ahora se queda sin la funcionaria nacional más cercana que tenía.

Feletti fue vicepresidente del Banco Nación hasta 2009, cuando asumió como secretario de política económica, virtual viceministro de Economía, en la época de mayor crecimiento de Cristina, ya sea en indicadores como en imagen positiva.

Aún así, en 2011 asumió como diputado nacional y en 2015 fue secretario de Hacienda de La Matanza durante la intendencia de Verónica Magario, quien lo llevó como secretario administrativo del Senado. Ahora estará a cargo de controlar de cerca los precios de Argentina. (Fuente LPO)

REACCIONES EN EL OFICIALISMO

El kirchnerismo piensa que Paula Español “pagó los platos rotos” y que no fue respaldada por Kulfas ni Guzmán

La salida de Paula Español de la Secretaría de Comercio Interior fue considerada como una consecuencia lógica de la derrota del Gobierno contra la inflación. En tiempos electorales, el fusible saltó por el lado de la funcionaria encargada de controlar los precios, sin éxito como se observa en las góndolas de los supermercados. Pero en la interna oficialista, la caída de un alfil del gobernador Axel Kicillof -cerebro económico de Cristina Kirchner- desnuda los cortocircuitos por el rumbo de la política económica.

“A Paula le están haciendo pagar los platos rotos de una situación que ella no definía. Si al secretario de Comercio no lo respaldan su ministro, ni el gabinete económico, mucho margen no le queda”, aseguraron a LA NACION desde La Plata, en las oficinas de la Gobernación. La defensa bonaerense de la gestión de Español no resulta extraña: ya se sabe que la funcionaria –desplazada al Ministerio del Interior- es muy cercana a Kicillof.

Un poco de contexto: el ministro del área bajo cuya órbita se encuentra la Secretaría de Comercio es Matías Kulfas, titular de Desarrollo Productivo. Y el gabinete económico está encabezado por Martín Guzmán. Ambos funcionarios vienen siendo duramente cuestionados desde el kirchnerismo. En especial, por la persistencia de la espiral inflacionaria: “Es tirar por la borda todo el esfuerzo del gobierno si no se hace nada” para frenar la suba de precios, afirmaron las fuentes consultadas.

En medio de las turbulencias, la reacción inicial del kirchnerismo fue elocuente: le brindó refugio a Español en el Ministerio del Interior, a cargo de “Wado” de Pedro, el mismo que renunció y luego volvió al gabinete, pero en el fondo lo que discute va más allá del futuro de una funcionaria. Lo que está en cuestionamiento dentro del Frente de Todos es el rumbo de la política económica. Según deslizaron voceros partidarios, Kicillof habló de estos temas con la vicepresidenta Cristina Kirchner en su despacho del Senado durante la semana.

Sin embargo, las fuentes que tomaron contacto con este diario negaron que Kicillof haya hablado con Cristina Kirchner sobre el futuro de Español. “En general Axel tomó como norma no hablar de cargos que no sean de su área de influencia, porque después salen operaciones por todos lados con que él pone y saca y la verdad que está harto de esos manejos”, remarcaron las fuentes. Lo cierto es que el gobernador luce incómodo con la interna oficialista.

A tal punto, que este sábado se refirió a la incorporación de los intendentes Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) como un “asunto dirimido”, luego de que se interpretaran como una intervención del PJ territorial del Conurbano sobre su gestión golpeada por la derrota electoral. En declaraciones radiales, el gobernador dijo que los nombramientos fueron necesarios para “trabajar más quirúrgicamente” en el objetivo de potenciar la reactivación económica.

Axel Kicillof y Martín Insaurralde, a quien internamente se considera un "interventor" de la gestión bonaerense.

Axel Kicillof y Martín Insaurralde, a quien internamente se considera un “interventor” de la gestión bonaerense.Santiago Hafford – LA NACION

La lógica de Kicillof es la siguiente: el reordenamiento macroeconómico del país –incluido el eventual acuerdo con el Fondo Monetario- va a llevar más tiempo, con lo cual urge un shock “de abajo hacia arriba” y eso exige “reclinarse más sobre quienes tienen estos conocimientos (en el territorio)”, de modo tal que “la reactivación sea más igualitaria”, argumentó al programa Toma y Daca, de AM 750. Son los intendentes del PJ los que manejan el territorio en la Provincia.

La debilidad política de Kicillof también se verificó hoy en una defensa que Cristina Kirchner hizo del gobernador desde su descanso de fin de semana largo en la Patagonia. La vicepresidenta reivindicó la iniciativa para subsidiar con 30 mil pesos el alojamiento y el transporte de los viajes de egresados en la Provincia. Y aprovechó para avanzar con los clásicos cuestionamientos combinados al expresidente Mauricio Macri y a los medios de comunicación.

Kicillof había ensayado una jugada similar más temprano, aunque en su caso apuntó contra la exgobernadora María Eugenia Vidal. “En la Provincia se abrieron oficinas de la AFI”, reprochó y amplió el espectro de los cuestionamientos: “Nos preguntan a nosotros cómo vamos a salir, pero poco le preguntan a Vidal, (Diego) Santilli y Macri cómo nos metieron en esta situación horrible”, replicó. Y apuntó: “Macri es el jefe de la oposición, tiene liderazgo discursivo y político”.

En el Frente de Todos volvió a aparecer la idea de que agitando el recuerdo del tándem Macri-Vidal en el Conurbano bonaerense, el electorado reaccionará con un apoyo mayoritario a la coalición de gobierno, tras el revés que sufrió a manos de Juntos en las PASO. Este sábado aplicaron discursivamente esta estrategia tanto Cristina como Kicillof. Aunque la caída de Español –cercana al gobernador- podría considerarse, paradójicamente, parte de la mentada categoría cristinista de los “funcionarios que no funcionan”. (Por Mariano Spezzapria para La Nación)

ADNbaires