El financista Clarens declaró como nuevo arrepentido.

En la causa de los cuadernos.

48
Compartir

Ernesto Clarens es un hombre clave de los movimientos de dinero de los Kirchner, que ya está investigado por lavado en varias causas con su firma Invernes. Ayudó a Lázaro Báez a sacar dinero del país e hizo negocios con Néstor Kirchner.

La declaración más inesperada llega a la causa de los cuadernos de las coimas. El financista Ernesto Clarens, vinculado a Néstor Kirchner, declara en los Tribunales de Comodoro Py. Según confirmaron fuentes oficiales a Clarín se encuentra ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli como imputado colaborador-arrepentido, por ser partícipe necesario de la asociación ilícita.

Se trata de un hombre clave en las causas donde los Kirchner y su entorno son investigados por lavado de dinero. Su financiera Invernes SA es foco de diversas causas.

Su nombre surgió en la causa después de que la investigación comenzó a avanzar sobre las financieras y responsables de operaciones bancarias que facilitaron los dólares que luego Baratta llevaba en bolsos hasta el departamento de Cristina Kirchner, y que también habrían participado de las maniobras para incorporar ese dinero negro a la economía formal.

En el tramo de la investigación sobre los financistas que proporcionaron la estructura necesaria para que Lázaro Báez lavara 60 millones de dólares en tres años, la Unidad de Información Financiera (UIF) entregó un informe al juez Sebastián Casanello que complica a Ernesto Clarens, el histórico financista K. Se detectaron transferencias de dinero entre una de sus firmas con una cuenta en España que tiene como beneficiarios a los hijos del dueño del Grupo Austral y que la justicia sospecha, fue parte de los fondos utilizados para comprar SGI y recibir después fondos de la misma.

Clarens, vinculado a Néstor Kirchner, fue señalado por Leonardo Fariña como responsable de “transformar recursos de la obra pública en pesos, euros y dólares”. Una de sus firmas aparece vinculada al empresario K acusado de utilizar fondos de la obra pública para operaciones de blanqueo.

Triangulando remesas de dinero entre empresas con cuentas bancarias en Suiza, Hong Kong, las Antillas Holandesas Bahamas, Estados Unidos y Uruguay, Clarens “facilitó movimiento de fondos para las operaciones con SGI”, la financiera conocida como “la Rosadita” en la que Martín Báez, Pérez Gadín y otros hombres de confianza del empresario K aparecen contando cinco millones de dólares.(Por Lucía Salinas para Clarín)

EL FINANCISTA DE NÉSTOR KIRCHNER

El financista Ernesto Clarens, un hombre muy vinculado a los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner, estuvo toda la mañana en el juzgado de Claudio Bonadio, cerró un acuerdo con el fiscal Carlos Stornelli y apuesta a que el juez se lo homologue para convertirse en el primer arrepentido del mundo financiero en la causa de los cuadernos de las coimas.

“Al menos tres testimonios dan cuenta de su rol en este caso”, dijo a LA NACION un funcionario que trabaja en la causa.

¿Cuál fue ese rol? Oficiar de intermediario en la recaudación y de “cambista”, de acuerdo con las pruebas que reunieron hasta ahora los investigadores y a lo que estaría dispuesto a confesar él, oficialmente, como arrepentido.

Clarens habría recibido dinero de empresarios que en muchos casos no tenían relación directa con la cúpula del kirchnerismo que se correspondían con certificados de obras cobrados por esas firmas como contratistas del Estado. Ese dinero, que supuestamente debían devolver como coimas por los pagos, se los daban a Clarens, “que los cambiaba a dólares, se quedaba con una comisión, y le entregaba todo lo demás a Muñoz (Daniel, secretario privado de Nestor Kirchner)”, informó una fuente de la investigación.

El acuerdo que Clarens cerró hoy con el fiscal Stornelli, ya está bajo evaluación de Bonadio. Según fuentes del caso, el juez resolverá la semana que viene si lo homologa o no.

Clarens, además, es un hombre clave en los movimientos financieros que realizó el kirchnerismo a través de su empresa Invernes SA, que ya estaba en la mira en diversas causas judiciales, como la denominada ruta del dinero K. (Por Paz Rodríguez Niell para La Nación)

ADNbaires