El Gobierno le recorta aún más los fondos a la Ciudad

101
Compartir

Fija en $24 mil millones el gasto para la Policía.

La Casa Rosada envió un proyecto de ley para que el Congreso establezca un monto fijo para financiar a la fuerza de seguridad de la Ciudad. Implica un ajuste mayor al que anunció el Presidente.

24.500 millones de pesos. Esa es la cifra que, según el Gobierno, debe girar el Estado Nacional a la Ciudad de Buenos Aires por el traspaso de la Policía Federal y que intentará fijar por ley con el proyecto que el Presidente giró al Senado.

Es, como anticipó Clarín, un recorte superior incluso al que consideró Alberto Fernández cuando la semana pasada le bajó la coparticipación de 3,5 por ciento, como había decretado Mauricio Macri en 2016, a 2,32%.

La cifra será actualizada por un índice mixto, compuesto por el 80 por ciento del índice nominal del salario promedio -de un sargento- de la Policía Federal y un 20 por ciento del índice de precios al consumidor de la Ciudad de Buenos Aires.

Clarín accedió en exclusiva al texto de que, con la firma del presidente Alberto Fernández y de los ministros Martín Guzmán (Economía), Eduardo “Wado” de Pedro (Interior) y Sabina Frederic (Seguridad), envió el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al Congreso.

En la previa, altas fuentes oficiales confirmaron a este diario que, mientras el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, insistirá ante la Corte Suprema de Justicia para frenar el decreto que bajó la coparticipación, el texto iba a ingresar por el Senado. Y que Cristina Kirchner planeaba darle un rápido trámite a la iniciativa. En efecto, ya fue girada para que se debata en las comisiones de Asuntos Constitucionales y Presupuesto.

Una vez que sea aprobada la ley, según lo que prevé el decreto que firmó Fernández la semana pasada, la coparticipación de la Ciudad volverá al 1,4% original que recibía antes del traspaso de la policía porteña.

El texto del proyecto propone “corregir y superar la situación de desigualdad carente de fundamentos razonables, generada por los Decretos 194/16 y 257/18, que impusieron a la Nación el pago de un monto que superaba con creces el costo de los servicios transferidos”. Según la Casa Rosada, la Ciudad recibió más de 100 mil millones de pesos de más durante la gestión macrista. En rigor, el “excedente” que plantea el informe técnico que preparó el Gobierno es de $86.269 millones, pero a diciembre de 2019. Sin tener en cuenta los ocho meses de 2020.

La estimación surge de restarle a los $125.794 millones de pesos que transfirió el Estado por encima del 1,4 por ciento de coparticipación que rigió hasta 2015, unos $39.525 millones que, siempre para Nación, implicó el traspaso de 19.953 agentes (entre ellos 17.662 suboficiales y/o agentes), 14 inmuebles y 1.286 rodados.

En 2016, según el Gobierno, el costo fue de $6.826, en trepó a $8.225 millones; en 2018, $10.530 millones; y en 2019, a $13.945 millones. Pero en ese mismo informe se aclara que se trata de estimaciones y propone que Ciudad muestre los números concretos.

Por eso, para evitar la polémica, en el decreto con el que avanzó en la quita, Alberto F. había advertido la necesidad de que sea el Congreso el que determine el monto que le corresponde transferir al Estado.

En ese sentido, el Gobierno justifica la necesidad de establecer un número fijo, con actualización anual, por fuera del coeficiente de coparticipación. “Se evitaría su sujeción a un porcentaje con relación a la masa coparticipable, cuya variación no debería impactar en las sumas comprometidas para atender tales funciones”, precisa el texto. Esto se debe a que, como contó Clarín días atrás, en el Gobierno expusieron que el crecimiento de la masa que se reparte a las provincias entre 2016 y 2019 generó “desfasajes”. Y la secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis, ya había alertado la posibilidad de que la reducción “fuera mayor”.

Al referirse al recorte que había dispuesto Fernández, la funcionaria que elaboró el dictamen del Gobierno, sostuvo a este diario que “hay sustento legal para, si se quisiera, una reducción mayor, dado todos los excedentes recibidos por la Ciudad”; y resaltó que el 0,92% vigente, tras la quita, sigue siendo una suma “mayor” a la que demanda el mantenimiento de la fuerza: según sus cálculos, la cifra a valores de 2019 representaba el 0,58% de la coparticipación.

El artículo 2 del proyecto es la clave de la discusión: “Fíjase el gasto anual que demanda durante el presente ejercicio la transferencia realizada a la CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES en el marco del Convenio aprobado por el artículo precedente en PESOS VEINTICUATRO MIL QUINIENTOS MILLONES ($ 24.500.000.000). Dicho monto será actualizado en los ejercicios sucesivos de acuerdo a un índice compuesto en un OCHENTA POR CIENTO (80%) por el índice nominal del salario promedio de la POLICÍA FEDERAL ARGENTINA y en un VEINTE POR CIENTO (20%), por el índice de precios al consumidor (IPC) elaborado por la DIRECCIÓN GENERAL DE ESTADÍSTICA Y CENSOS de dicha Jurisdicción, ambos correspondientes al año precedente”, dice.

Y remarca que el desembolso deberá estar previsto, con un apartado especial, en cada Presupuesto Nacional.

El goteo de los fondos también está contemplado, para que sea similar al de la coparticipación: en el artículo 3 se establece que la suma “se dividirá en cuotas mensuales que se transferirán desde el Tesoro Nacional hacia la Ciudad”.

¿De dónde surgen esos 24 mil millones de pesos que considera el Gobierno? El proyecto lo explica: “Los gastos correspondientes al presente ejercicio fueron calculados con base a los registros del año de la transferencia (2016), informados por la Contaduría General de la Nación, ajustados conforme al índice de actualización incorporado en esta propuesta y que se tomara como base para el dictado del Decreto N° 735/20”, sostiene. (Por Ignacio Ortelli para Clarín)

CRITICAS DE LA OPOSICIÓN

Una ola de rechazos de Juntos por el Cambio desató la decisión del gobierno de Alberto Fernández de agudizar la poda sobre los recursos coparticipables de la Capital: al 1,18 punto que se le quitó la semana pasada para transferirlo a la provincia de Buenos Aires, el oficialismo pretende ahora restar otro 0,92% destinado a financiar la policía federal.

“La pandemia dejó de ser prioridad para el Gobierno. Ahora la estrategia política es la provocación y la división”, enfatizó el jefe del interbloque de diputados, el radical Mario Negri.

En similar sentido se expresó la presidenta de Pro, Patricia Bullrich. “Es una desgracia esta política de agrandar los problemas, de nivelar para abajo y de tener discrecionalidad total con los que somos oposición y alternativa. Nos quieren quebrar. Pero no podrán”, advirtió la exministra de Seguridad del macrismo.

Desde la Coalición Cívica, su presidente Maximiliano Ferraro señaló que la decisión del Gobierno se enmarca en un plan de “venganza y castigo” hacia la Capital. “Le exigimos que pare con este hostigamiento y ahogo. Que pare de igualar para abajo”, instó.

“Se ve que les molesta y mucho una gestión responsable, seria, previsible y con planificación -añadió-. Nuestra ciudad no es rica ni opulenta, es una ciudad que se administra con el 80% de recursos propios”.

Desde el mismo espacio político, el legislador porteño Hernán Reyes acusó al kirchnerismo de “vulnerar la idea de federalismo consagrada en la Constitución” al violentar los acuerdos por coparticipación. “Los gobernadores tienen que entender que hoy es contra la Ciudad, y mañana es contra cualquiera de ellos. Si aceptan esto, están aceptando acabar con nuestro sistema federal.”

La diputada Paula Oliveto, por su parte, comparó a Fernández con un “tirano”. “En la historia cuando el tirano castigaba al opositor la resistencia se volvía heroica. El tirano finalmente perdía porque ningún pueblo aguantaba tantos crímenes. No van a poder con nosotros. No van a poder con Horacio. No van a quitarnos soñar un país mejor para nuestros hijos”, advirtió.

“Este es lejos el peor gobierno de la historia -asestó, por su parte, la diputada Mariana Zuvic-. Hasta los peronistas querrán olvidar, como hicieron con Menem. Pretenden tapar su ineptitud con la torpeza de creer que pueden llevarse puesta la Capital Federal. Volvieron solo para destruir. La sed de venganza los fagocita”. (Por: Laura Serra para La Nación)

ADNbaires