El Gobierno toma distancia de la causa por coimas.

"No hay ninguna especulación política" detrás de la decisión de Bonadio, aseguran desde la Casa Rosada..

186
Compartir

En la Casa Rosada reconocen que la detención de un ex gerente de Iecsa los roza. Y lo ponen como ejemplo para tomar distancia del juez.

“Hay uno de IECSA: al menos hoy nadie le puede decir que (el juez federal Claudio) Bonadio se mete sólo con el kirchnerismo”. La reflexión la aporta a Clarín un importante funcionario del Gobierno, a propósito de la detención de Javier Sánchez Caballero, CEO de la constructora vinculada a la familia del Presidente, en el marco de una investigación por corrupción y coimas millonarias durante la era K. Sobre este punto, en la Casa Rosada se apoyan para desligar la medida de una eventual especulación política del magistrado para ayudar al Gobierno en medio de una situación complicada de la economía y justo en paralelo al anuncio de un nuevo aumento de tarifas.

Aunque sobresale la detención de Roberto Baratta, ex mano derecha del ministro de Planificación Federal Julio de Vido, la diversidad “política” que se advierte entre los funcionarios y empresarios que pidió detener Bonadio, para la Rosada descarta cualquier hipótesis que vincule la medida a una persecución del kirchnerismo. “Igual son capaces de decir que Bonadio para perjudicar a Cristina arregló con nosotros meterse con (Angelo) Calcaterra”, ironizaron en Casa Rosada, en referencia al primo del presidente que comandaba Iecsa en la época de las presuntas coimas.

Curiosidad: por ahora, pese a que Sánchez Caballero fue la mano derecha de Calcaterra en IECSA y ya había sido señalado por los ejecutivos arrepentidos de Odebrecht como uno de los que negociaba “pagos indebidos” a cambio de contratos de obras con el Estado, no se advierte preocupación en el entorno de Macri respecto a la situación del primo presidencial.

En público, quien se pronunció primero fue el ministro de Justicia Germán Garavano: “Este Gobierno, como ha demostrado siempre, respeta y apoya la independencia judicial y la labor en la lucha contra la corrupción. En este caso, es el juez el que determinó las detenciones y seguramente lo debe haber hecho en base al avance de sus investigaciones. No hay ninguna especulación política”, dijo a Clarín.

Pero la medida, en relación a la lucha contra la corrupción, para el Gobierno sí llega en el momento indicado: consideran que dará un impulso para que se reactiven varias causas que lucen paralizadas.

“Es importante que la Justicia avance de forma constante y que no esté pendiente de la mayor demanda de los medios o de la gente. La Justicia tiene que actuar sin condicionantes. Es la primera vez que hay tantos casos en juicio oral y nos parece un hecho importante para el sistema, incluso en relación a la garantía de los investigados para poder defenderse”, completó Garavano, en diálogo telefónico.

Su par de Transporte, Guillermo Dietrich, a cargo de buena parte de la obra pública que en la gestión pasada manejaron De Vido y sus subordinados Baratta y José López. dijo que “es muy triste que haya pasado esto en la Argentina”. “Es bueno que la justicia investigue libremente y lo saque a la luz. Todos los argentinos veremos un ‘Nunca más’ de la corrupción. Es uno de los grandes cambios que trajo Mauricio Macri a la política. Ahora hay licitaciones públicas, todo se puede ver, y las empresas compiten”, remarcó en La Red.

Todavía no trascendió qué dijo sobre el tema Mauricio Macri, quien hoy no pasará por la Casa Rosada ya que, como cada miércoles, se recluyó en la Quinta de Olivos y seguirá su agenda, acompañado por sus principales colaboradores.

Pero Garavano, tras participar de una jornada de Innovación en la Justicia en Mendoza, fue claro: “Como dijo el Presidente, no nos importa quién cae, lo importante es que se haga Justicia y que se termine con años de impunidad”. (Foto: Ministro de Justicia Germán Garavano)

ADNbaires