El Gobierno y la CGT negocian ayuda alimentaria para desempleados.

En el encuentro estuvieron los ministros Carolina Stanley y Dante Sica, y referentes de la central gremial.

35
Compartir

El Gobierno recibió a la cúpula de la CGT, que insistió en la emergencia alimentaria en el contexto de la crisis

El Gobierno y la cúpula de la CGT estuvieron reunidos este lunes durante más de una hora y media en las dependencias oficiales de 9 de Julio y Belgrano, en un encuentro en el que la crisis económica y social fue eje central de las conversaciones.

Durante la reunión encabezada por los ministros de Desarrollo Social, y de Producción y Trabajo, Carolina Stanley y Dante Sica, y los jefes de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, el Gobierno se comprometió a brindarle una ayuda especial a los gremios más afectados por la crisis.

En el encuentro, en el que también estuvo el secretario de Articulación de Política Social, Carlos Pedrini, surgió el reclamo de la central obrera para que se avance en la emergencia alimentaria, que también reclaman otros sectores como los movimientos sociales y la Iglesia.

En este punto, la titular de Desarrollo Social aclaró que la emergencia “es una iniciativa cuya aprobación es resorte exclusivo del Parlamento Nacional”.

Stanley y Sica también coincidieron en señalar al término de la reunión de casi una hora y media que “el diálogo fue positivo” y que “se convino la conformación de una mesa de trabajo”.

Desde la CGT aseguraron que en el encuentro se habló de “la inmediata reapertura de las negociaciones paritarias” ante “los fuertes aumentos producidos en los precios de los productos de la canasta alimentaria luego de las elecciones primarias del 11 de agosto”, y ante “el elevado índice de inflación”.

Sin embargo, a la salida de la reunión, Stanley afirmó que la discusión paritaria no estuvo entre los temas tratados y remarcó que el eje estuvo puesto en la emergencia alimentaria.

Los gremialistas también pidieron el pago de un bono “extraordinario de emergencia” y Sica se mostró “abierto”, aunque consiguió tiempo: prometió analizar la implementación luego de conocerse el índice de la inflación de agosto -será este jueves- y de evaluar “la situación de las empresas”. En la Casa Rosada dejaron correr que habría bono, aunque todavía sin confirmación de monto y fecha de pago. (Foto: El Gobierno recibió a la cúpula de la CGT, que insistió en la emergencia alimentaria en el contexto de la crisis)

PROYECTO DE LA OPOSICIÓN

La oposición en la Cámara de Diputados presentó finalmente esta tarde su proyecto unificado para declarar la emergencia alimentaria a nivel nacional, y que dispone “un incremento de emergencia como mínimo del 50% de las partidas presupuestarias vigentes” este año para programas de alimentación y nutrición.

La intención opositora es llevar este proyecto al recinto, para darle media sanción en principio este jueves en sesión especial. Como no tiene dictamen de comisión, necesitaría además de lograr quórum, habilitar su tratamiento sobre tablas con dos tercios de los votos de los presentes. En este punto está por verse la estrategia del oficialismo, ya que el Gobierno viene sosteniendo que esta emergencia alimentaria no es necesaria ya que tiene las herramientas para llevar asistencia a los sectores más vulnerables.

El proyecto lleva las firmas de Leonardo Grosso (Movimiento Evita), Felipe Solá, Daniel Arroyo y Victoria Donda (Red por Argentina), Agustín Rossi (Frente para la Victoria), Carla Pitiot y Cecilia Moreau (Frente Renovador), Juan José Bahillo y Carolina Moisés (Justicialista), la puntana Ivana Bianchi y el misionero Jorge Franco, entre otros.

El incremento del 50% mediante reasignación de partidas serían unos $ 8 mil millones, ya que el Presupuesto destinó $ 12 mil millones y otros $ 4 mil millones ya fueron reasignados en marzo pasado a los programas alimentarios nacionales.

El proyecto prorroga en rigor la emergencia que ya fue dispuesta en 2002, hasta el 31 de diciembre de 2022. Y faculta al jefe de Gabinete a partir del 1 de enero de 2020 a actualizar trimestralmente las partidas tomando como referencia los aumentos del rubro alimentos y bebidas no alcohólicas, del Indice de Precios al Consumidor y la variación de la canasta básica que elabora el INDEC. (Por Guido Braslavsky para Clarín)

ADNbaires