El juez Bonadio ya puede allanar tres propiedades de CFK.

El Senado lo aprobó por unanimidad y sin las condiciones que puso la expresidente.

315
Compartir

La decisión fue luego de un prolongado debate de alto voltaje político, al término del cual no se tuvieron en cuenta las imposiciones de la ex presidenta para permitir que ingresen a su domicilio en Recoleta.

En una sesión con alto voltaje político y con el peronismo bajo fuerte presión, el Senado votó finalmente este miércoles de manera unánime la autorización para que la Justicia pueda allanar tres domicilios de Cristina Kirchner.

Así, después de dos intentos fracasados de reunir quórum, y con un peronismo dividido y en ebullición que al final tuvo que acompañar la medida, la tercera fue la vencida.

La votación fue unánime. Incluso la ex presidente votó a favor del allanamiento, cuando algunos especulaban con que podría abstenerse. En la sala había 67 senadores.

Cristina, sin embargo, sufrió un duro revés cuando se votó en particular sobre el pedido de condiciones para los allanamientos. Hubo 47 senadores que votaron en contra de esa iniciativa. A Cristina solo la acompañaron 27 legisladores.

La votación deja a la ex presidenta más complicada en términos judiciales por el escándalo de los cuadernos que desnudaron un sistema de coimas multimillonarias que reinó durante 12 años.

El texto aprobado autoriza los allanamientos y en el artículo 2 establece que el juez Claudio Bonadio “deberá cumplimentar las diligencias procesales con la debida diligencia, prudencia y decoro, tutelando los derechos y garantías”.

Ese último punto fue aprobado con 47 votos afirmativos y 20 negativos, dado que los senadores del kirchnerismo y otros bloques no pudieron imponer la redacción alternativa que conminaba a Bonadio a “evitar filmaciones o fotografías” y “resguardar objetos personales” de Cristina, como así también “garantizar la presencia de los abogados”.

El bloque “cristinista” está compuesto por 9 miembros, por lo que la ex mandatario consiguió 11 votos extra.

El Frente para la Victoria proponía que, en caso de que fuera imposible para la investigación prescindir del registro visual, “se requiere al magistrado extremar las medidas de custodia de dichos registros a fin de evitar que sean destinados a la difusión pública”.

Sin embargo, Cambiemos consideró que las garantías ya quedaban contempladas en el dictamen original de la Comisión de Asuntos Constitucionales, que fue el que finalmente se aprobó, con el aporte de una porción de la oposición.

Cristina asistió a la sesión en medio de un gran operativo de seguridad. Ingresó al recinto pasadas las 13.30, después de que se reuniera el quórum, y horas después advirtió que será “la primera senadora allanada” de la historia argentina.

“Si algo faltaba para consagrar la persecución política y el uso del Poder Judicial era esta causa”, afirmó la ex mandataria, que dijo “no” arrepentirse de nada, en relación a las imputaciones que se le realiza en la causa de los cuadernos de las coimas.

En la sesión hubo cinco ausentes: el ex presidente Carlos Menem, la puntana Eugenia Catalfamo, el correntino Carlos “Camau” Espínola (Justicialista), el neuquino Guillermo Pereyra (MPN) y la santiagueña Blanca Porcel de Ricobelli (Frente Cívico).

Al abrir el debate, el senador Ernesto Martínez (Pro) llamó a votar a favor para “prestigiar la buena política” y precisó que según la Ley de Fueros los legisladores gozan de “inmunidad de arresto y nada más que eso”. “Todos los senadores estamos sometidos a los procesos penales de principio a fin y a todas sus incidencias”, puntualizó el cordobés.

ADNbaires