El PJ cristinista empezó a mover sus fichas en Provincia.

Intendentes bonaerenses se aglutinan alrededor del imán de la expresidenta.

300
Compartir

El Consejo del PJ bonaerense sesionó el martes en Hurlingham encabezado por Gustavo Menéndez y Fernando Gray. El anfitrión fue el intendente Juan Zabaleta. Hubo apoyo para los despedidos de Télam.

Un grupo de los intendentes del PJ de la provincia de Buenos Aires se sumará al lanzamiento de la campaña nacional de Unidad Ciudadana el próximo 11 de agosto en Ensenada. El acto tendrá a Máximo Kirchner como orador de cierre y marcará el inicio de la confluencia de las distintas agrupaciones que buscarán armar un frente contra la reelección de Mauricio Macri en 2019. Hoy, sin embargo, habrá un adelanto doble. A las 15 en el panteón del Cementerio de la Recoleta habrá un homenaje por el 66° aniversario de la muerte de Eva Perón. Dos horas más tarde, el peronismo bonaerense marchará para rechazar el decreto presidencial que habilita la participación de las Fuerzas Armadas para evitar ataques a “objetivos estratégicos” en seguridad interior.

El imán electoral que ejerce Cristina sobre los intendentes peronistas del conurbano no obedece a ideologías ni afinidades políticas. En los municipios bonaerenses manda el pragmatismo político: la expresidente se mantiene como la figura con mayor competitividad electoral y la única capaz de blindar la gobernabilidad de los Concejos Deliberantes. En ese contexto, Unidad Ciudadana se puso como objetivo absorber a todas las tribus opositoras que estén dispuestas a bloquear una eventual reelección del Presidente. El antimacrismo puro. Si bien el PJ bonaerense no participa de la organización del acto de Unidad Ciudadana del 11 de agosto en Ensenada, los jefes comunales que lideran el partido, Gustavo Menéndez y Fernando Gray, fueron invitados a ser parte del acto que está a cargo de organizaciones del kirchnerismo duro como el Frente Grande Mario Secco, Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella, Partido de la Victoria de Diana Conti y Kolina de Carlos Castagneto.

A pesar de que el jefe del bloque del Frente para la Victoria en Diputados, Agustín Rossi, reclamó que para 2019 haya “un frente opositor lo más amplio posible”, los gobernadores del PJ como Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba) y Gustavo Bordet (Entre Ríos) encabezan un armado electoral paralelo sin Cristina. Pero la falta de una figura con proyección nacional que traccione votos en la provincia de Buenos Aires empuja a los intendentes hacia Unidad Ciudadana.

Se trata de un escenario similar al de las legislativas 2015 cuando el kirchnerismo armó Unidad Ciudadana y dejó afuera al PJ bonaerense para evitar una PASO entre la expresidente y Florencio Randazzo.

Sin embargo, al interior del Consejo del PJ bonaerense, que se reunió el martes en Hurlingham con Juan Zabaleta como anfitrión, también se debate el postkirchnerismo. Es decir, una opción superadora que permita ganarle a Cambiemos sin depender de Cristina. Un sector, donde aparece Gustavo Menéndez, jefe del partido, inició un acercamiento a Felipe Solá. El exgobernador de Buenos Aires abandonó a Sergio Massa para comenzar a presentarse como presidenciable con el aval de Cristina. Apuntan a absorber al kirchnerismo, pero sin Cristina a la vista.

En Hurlingham, el Consejo del PJ bonaerense sesionó presidido por Menéndez y con la presencia del vicepresidente del partido, Fernando Gray, el vicepresidente segundo, Pablo Moyano, e intendentes como Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Alberto Descalzo (Ituzaingó). El documento redactado en Hurlingham rechaza al acuerdo realizado por el Gobierno nacional con el FMI al que califica de “una muestra de la incapacidad de Macri para resolver las necesidades de la gente”. Asimismo, sostienen que “la solución a los problemas de los argentinos está en nuestra propia fuerza productiva, no en el FMI”.

Con respecto a los fondos que financiaron la campaña de Cambiemos, el peronismo bonaerense cargó contra María Eugenia Vidal a quien instó a “hacerse cargo de dar explicaciones”. Además, por iniciativa de ediles peronistas, en todos los Concejos Deliberantes bonaerenses se presentaron proyectos para que la gobernadora M informe sobre los casos de afiliados y aportantes falsos que fueron involucrados en la campaña de Cambiemos.

El proyecto, que unió a todo el peronismo de la provincia, plantea que el Gobierno de Vidal debe presentar la nómina completa de afiliados a partidos de la alianza electoral Cambiemos que figuren además en el listado de aportantes a la campaña legislativa 2017 con domicilio en cada uno de los 135 municipios bonaerenses. (Por Ezequiel Rudman para Ambito Financiero)

ADNbaires