El presidente Mauricio Macri agradeció la visita de los líderes mundiales.

297
Compartir

“Lo tomamos como un gesto de apoyo, luego de tantos años de aislamiento”, dijo el mandatario argentino.

Los mandatarios del G20 que participan en las deliberaciones en Costa Salguero posaron en el mediodía de este viernes en la tradicional “foto de familia” y luego, asistieron a la apertura de la cumbre.

Luego de que los jefes de Estado tomaran sus posiciones en el salón para la primera sesión de deliberaciones, el presidente argentino abrió la cumbre por ser anfitrión y actual titular del G20.

En una gran mesa circular se ubicaron los líderes mundiales, cita a la que no llegó a tiempo la canciller alemana, Angela Merkel, que llegará esta tarde  por problemas técnicos en su avión.

A las 12:38, Mauricio Macri habló y destacó que “esta es la primea cumbre del G20 en Sudamérica”.

Cumbre G20
Plenario de lideres
Macri
Foto Juano Tesone

Macri pidió actuar con el mismo sentido de urgencia del 2008, con un mundo diverso. Esta cumbre es un hecho inédito en nuestro país, nunca confluyeron tantos líderes. Lo tomamos como un gesto de apoyo al rol que la Argentina está cumpliendo en el escenario global, luego de tantos años de aislamiento”.

“Llegamos a importantes consensos. Pero queda claro que el consenso no es algo que se construye de la noche a la mañana, pero es mejor cuando nuestros compromisos se plasman. Los invito a que demos un mensaje al mundo. Y quiero recordar a alguien que siempre he admirado mucho, Nelson Mandela, quien nos habló de terminar con la pobreza”, siguió el presidente argentino, quien cerró diciendo que “la solución es dialogar”.

Príncipe Mohammed bin Salman en la cumbre del G20. Foto AFP.

A la derecha de Macri se ubicó el premier de Japón, Shinzo Abe, que asumirá la presidencia del G20 el año próximo. A la izquierda debía estar Merkel, quien se retrasó por un problema técnico en su avión. Argentina, Japón y Alemania forman la denominada troika del G20. (Foto principal: Antes, los líderes del G20 posaron para la tradicional “foto de familia”)

Mauricio Macri da la bienvenida a Donald Trump en la Cumbre del G20. Foto AP

Preperados para la clásico foto.

El crimen de Khashoggi

Donald Trump, Vladimir Putin y el príncipe saudita Mohamed bin Salman: gestos y risas en el G20

Los presidentes de Rusia y Estados Unidos mostraron su sintonía con el heredero de Arabia Saudita, envuelto en un escándalo internacional.

Un gesto vale más que mil palabras. Y en la cumbre del G20, esa frase se potencia por mil. Por lo menos así quedó demostrado hoy en el predio de Costa Salguero, donde en medio de la tradicional foto familiar, Donald Trump y Vladimir Putin cruzaron gestos amistosos y risas con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman.

Lo primero que llamó la atención del mundo fue el efusivo saludo del ruso. Al ver que el saudita se sentaba a su lado en la mesa del G20, Putin comenzó a reírse y le dio un poco protocolar apretón de manos. Casi como mejores amigos.

Trump y el príncipe saudita (Reuters)

Lo mismo ocurrió cuando volvieron a ocupar sus lugares en la mesa redonda de los líderes de la cumbre del G20.

 (AP)

Bin Salman, el primer líder en llegar al país, lo hizo en medio de una controversia judicial internacional. Apuntado por el crimen del periodista Jamal Khashoggi, que fue asesinado Turquía por agentes sauditas.

En ese contexto, organización humanitaria norteamericana Human Rights Watch le pidió al juez federal Ariel Lijo la detención del príncipe. En el Gobierno explicaron que poseía inmunidad especial por el rol que cumple en la cumbre y la Justicia argentina decidió pedir informes al exterior para ver si tiene causas abiertas en otros países.

Ese es uno de los temas que Putín y el príncipe heredero tratarán en Buenos Aires. Allegados al ruso confirmaron que el líder del Kremlin se reunirá con Bin Salman, que hablarán del periodista asesinado, pero la reunión tiene otro asunto crucial: el petróleo, ya que Arabia Saudita y Rusia, con sus conversaciones, equilibraron en 2016 el precio del crudo.

 (Reuters)

Capitulo aparte se llevó Donald Trump. El líder del país más poderosos del mundo está siendo blanco de las críticas en su país debido a su actitud en torno al caso Khashoggi.

Es porque deslindó de responsabilidades a Bin Salman al decir semanas atrás que el saudita “lamentó la muerte (de Khashoggi) más que yo”. “El mundo es un lugar malvado, muy malvado”, sostuvo entonces.

No sorprendió, por ende, que el norteamericano tuviera gestos amigables y un cruce de miradas en la foto familia.

 (Reuters)

También hubo espacio para otro tipo de gestos. Más fríos, de distancia. Por lo menos así lo retrataron las cámaras. Ocurrió con Putin y Trump, que casi ni se miraron en la foto familiar.

En medio de tensiones por Ucrania, voceros de EE.UU. ratificaron que la reunión bilateral con Rusia (una de las más esperadas de cónclave) está cancelada.

Esta mañana, la Casa Blanca criticó la investigación sobre el “Rusiagate”, afirmando que “probablemente mina nuestra relación con Rusia”, pero al mismo tiempo precisaron que la anulación de la reunión de Donald Trump con Vladimir Putin al margen del G20 es la crisis ucraniana, y auspició que pueda resolverse “pronto” de modo de iniciar “conversaciones productivas”.

 (Reuters)

Hubo distancia, asimismo, cuando el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pasó frente al príncipe heredero Mohamed Bin Salman. Los enfrenta el caso Khashoggi y las acusaciones turcas contra Arabia Saudita por el crimen ocurrido en su territorio, más precisamente en Estambul.

Mohammed pidió reunirse con el presidente de Turquía, según el gobierno de Erdogan, que ha apuntado sin tapujos contra el gobierno saudí por el asesinato. Resta ver si el encuentro se produce. Por lo pronto, hoy hubo solo indiferencia en la foto.

 (AP)

 (AP)

Foto en la velada del Teatro Colón.

ADNbaires