El PSOE gana en España con Pedro Sánchez.

La izquierda se impone a PP, Cs y Vox, pero debe pactar para formar gobierno //Otiene 123 escaños y Unidas Podemos, 42 // La izquierda suma 165 con el 99,41% escrutado.

152
Compartir

El PP logra 66 escaños, Ciudadanos, 57 y Vox, 24. La derecha suma 147. Miles de simpatizantes gritan a Sánchez en Ferraz. “¡Con Rivera no! ¡Sí se puede!”.

Con el 99,41% escrutado, el PSOE (123) y Unidas Podemos (42) suman 165 diputados en las elecciones generales. De esta manera no llegarían a la mayoría absoluta (176) y necesitarían el apoyo de otros partidos para gobernar.

El bloque de la izquierda ganaría al de la derecha, que se queda todavía más lejos del Gobierno: PP (66), Ciudadanos (57) y Vox (24) sumarían 147.

En Cataluña, ERC obtendría 15 escaños, el PSC, 12; En Comú Podem, 7; JxCat, 7 y Cs, 5. El PP solo obtendría un escaño en Cataluña y se quedaría a cero en Euskadi.

La participación en los comicios ha sido del 75,75%, nueve puntos más que en los de 2016.

En el Senado, con un 74,14% escrutado, el PSOE logra 123 senadores y el PP, 54. En tercer y cuarto lugar estarían ERC (10) y PNV (9).

“Ha ganado el futuro y ha perdido el pasado. No queremos involución, queremos un país que avance”, ha dicho Pedro Sánchez en Ferraz ante miles de simpatizantes que le gritaban “¡con Rivera no!”. Sánchez ha respondido: “Creo que ha quedado bastante claro”. Los seguidores socialistas han jaleado en un guiño a Unidas Podemos: “¡Sí se puede!”.

En una campaña marcada por la idea de la unidad de España, los votantes del PSOE que se han acercado a celebrar la victoria de Sánchez han coreado: “¡Viva España y viva el socialismo!”.

 Sufraga Pedro Sánchez.

El presidente ha recalcado en ese momento la diversidad del país.

Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, ha felicitado a Sánchez por su victoria y ha deseado suerte al PSOE, al que ha calificado como “un gran partido”, al tiempo que ha reconocido que el resultado “es muy malo para el PP” y ha lamentado la fragmentación del voto de la derecha. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha felicitado a Sánchez y ha dado por hecho que el líder socialista y el de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, formarán gobierno.

El PP

“Ha sido muy mal resultado”, admitió este domingo el líder del PP, Pablo Casado, estrellado en su debut. El partido pasa de 137 a 66 escaños; de 7,9 millones de votos, a cuatro. Ciudadanos le pisa los talones y le supera en viejos feudos como Madrid, y Vox, su competencia por la derecha, se lleva 2,6 millones de votos de su electorado tradicional. Casado no se ha planteado dimitir y responsabiliza a la fragmentación del voto de los resultados. El sector crítico cree que las urnas le han dado la razón y culpan a la “derechización” de la “debacle”.

PODEMOS

Sumar para gobernar, no ganar. Este es el mensaje con el que Pablo Iglesias ha justificado que Unidas Podemos perdiera 30 escaños (han conseguido 42) respecto a 2016 cuando con las confluencias sumaron 71 diputados. “Es suficiente para cumplir nuestros objetivos. Somos una fuerza política imprescindible para que haya un Gobierno de izquierda en España”, dijo el candidato. Iglesias llamó a Pedro Sánchez para felicitarle y le comunico su voluntad “de formar Gobierno”.

El dirigente compareció con una gran sonrisa, la del deber cumplido. Las encuestas le otorgaban un 13% en intención de voto, subió un punto la previsión y consiguió un resultado que, en sus palabras, hace que “el peso parlamentario del bloque progresista supere al peso de las tres derechas, del trío de Colón”. Los 42 diputados resultan de la suma de Podemos, IU, Equo y En Comú Podem. Aún así, para formar coalición con el PSOE tendrán que contar con el apoyo de otros grupos parlamentarios, incluidos los partidos independentistas catalanes.

CIUDADANOS

Ciudadanos acarició el sorpasso al PP y mantiene abierta la disputa por el liderazgo del centroderecha. El giro a la derecha del partido de centro liberal español ha granjeado a Albert Riveraun importante crecimiento en las urnas —suma 25 escaños a los 32 que obtuvo en 2016, hasta los 57— y le deja a solo un punto del PP y una diferencia de apenas ocho escaños y poco más de 200.000 votos. El resultado, que permite a Rivera validar su estrategia, no le posibilita en todo caso lograr su objetivo principal, el de desalojar al PSOE de La Moncloa, porque el bloque no suma. En paralelo, Rivera se enfrenta al dilema de pactar con el PSOE, con el que logra mayoría absoluta, pero al que su ejecutiva cerró la puerta de forma tajante.

VOX

El espejismo de los mítines multitudinarios de la campaña electoral se estrelló con la realidad de las urnas. Vox, que había alimentado las expectativas de un triunfo épico, se encontró con un resultado mucho más prosaico. El partido ultranacionalista, hasta ahora extraparlamentario, logró el 10,3% de los votos y 24 escaños en el Congreso de los diputados, pero no será decisivo (ya que no suma mayoría con el Partido Popular y Ciudadanos) y debe conformarse con ser la quinta fuerza política.

Los líderes de Vox se apresuraron a responder a quienes les acusan de que Pedro Sánchez siga en La Moncloa por haber dividido el voto de la derecha. Primero, fue el secretario general del partido, Javier Ortega Smith, quien culpó al PP y Ciudadanos de ”no haber sido capaz de echar a la izquierda sectaria del Gobierno de España”. Y luego el propio Santiago Abascal, quien dijo que la única responsabilidad es de las “incapacidades, deslealtades, traiciones y miedos” de “la derechita cobarde”, como se refiere a su antiguo partido, por no haberse opuesto a la izquierda cuando tenía 186 diputados, mayoría absoluta, con Rajoy. Fue el PP, insistió, quien entregó “las televisiones, los medios de comunicación y la educación a la dictadura progre”.

Abascal admitió que, para su partido, el veredicto de las urnas supone “una alegría, pero también una preocupación”, pues no basta “para expulsar al Frente Popular” [nombre con el que alude al PSOE, Unidos Podemos y los independentistas], por lo que “España está hoy peor que ayer” y “Vox es más necesario”.

Récord en voto por correo
Más de 36,89 millones de españoles estaban llamados a las urnas este domingo para elegir a sus representantes en las Cortes Generales. Dos millones de los electores residen en el extranjero y 1,15 millones son nuevos electores.

En total, 1.241.728 de españoles han votado por correo, lo que supone la segunda cifra más alta desde la restauración de la democracia. El récord lo ostenta la cita electoral de 2016, en la que hasta 1.357.000 de ciudadanos votaron de este modo.

En las elecciones del 28-A han tenido la opción de votar por primera vez un total de 1.157.196 jóvenes que cumplieron 18 años desde las elecciones generales de 2016, las últimas de ámbito estatal celebradas en España, lo que supone un 3,13% de todos los ciudadanos con derecho a voto.

En las elecciones de hoy se eligen a 350 diputados del Congreso de los diputados a través de las 52 circunscripciones electorales existentes en España. En esta ocasión hay dos provincias que ganan un escaño en la Cámara Baja por el aumento del censo: Madrid, que pasa de 36 a 37 diputados, y Barcelona, que sube de 31 a 32. Y las que lo pierden, por la distribución de población, son Asturias, que baja de ocho a siete, y Valencia, que pasa de 16 a 15 escaños.

En el Senado los 208 escaños se reparten entre 59 circunscripciones: cuatro por provincia peninsular, tres en las islas mayores (Gran Canaria, Mallorca y Tenerife), dos en Ceuta y Melilla y uno en las siguientes islas o agrupaciones de islas: Ibiza-Formentera, Menorca, Fuerteventura, Gomera, Hierro, Lanzarote y La Palma.

ADNbaires