Provincia: “El sistema sanitario podría colapsar en julio”.

Crecen los casos en las villas // El plasma de convalecientes mejoró muchos pacientes de coronavirus en el territorio bonaerense // Contagios del día de hoy en el país, con 13 fallecimientos.

131
Compartir

“Si es que el ritmo de contagios sigue así…”, dijo el ministro de Salud.

Si no se logra revertir el ritmo exponencial de contagios de coronavirus en la Provincia, el sistema sanitario bonaerense podría colapsar a mediados del mes próximo, por la imposibilidad de dar respuesta a toda esa demanda. Así lo advirtió hoy el ministro de Salud Daniel Gollán, quien nuevamente volvió a llamar la atención sobre el crecimiento de la curva de casos de COVID 19, a pocas horas de que se anuncie cómo será la nueva etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

“En la provincia de Buenos Aires nos da que, si sigue el ritmo exponencial, tendríamos el sistema colapsado para mediados de julio”, afirmó Gollán en una entrevista radial, “Ahora, si logramos ir modulando el crecimiento de casos, eso no sucede. Incluso, si logramos disminuir la cantidad de casos, habremos generado el pico, que será el punto máximo al que llegó en este momento”, agregó.

El ministro de Salud bonaerense es una de las voces que vienen advirtiendo con dureza las posibles consecuencias de un aumento exponencial en los casos de COVID 19 a partir de la flexibilización de las restricciones de circulación. “Si se levanta la cuarentena, en quince o veinte días, empezamos a ver las imágenes de Nueva York, Manaos o Italia y España, con cadáveres apilándose en cámaras frigoríficas, en las calles o en los geriátricos”, pronosticó días atrás.

Hoy, Gollán volvió a marcar sus diferencias con el gobierno de la Ciudad , que planea flexibilizar algunas actividades y salidas recreativas. “Si uno ve un aumento de casos, hay que ser más cautelosos, que si uno ve que van descendiendo”, remarcó. Además, insistió en que las estrategias sanitarias en el área metropolitana (AMBA) deben ser “comunes”. “Hay que tomarlo como una unidad epidemiológica. Para nosotros, no habría que hacer ninguna actividad que aumente la cantidad de circulación y que no se pueda controlar. No estamos haciendo las cosas bien si lanzamos más circulación y después no sabemos dónde va”, apuntó.

Y no descartó un endurecimiento de la cuarentena: “Si la cosa se desmadra, hay que cerrar”. (Fuente El Día)

CRECEN LOS CASOS EN LAS VILLAS

Desde que comenzó la “búsqueda activa” y los rastrillajes “casa por casa”, la aparición de contagios de coronavirus en barrios populares de la Provincia no paró de crecer. A tres meses del primer caso de Covid-19 en Argentina, dos de cada diez infectados registrados en Buenos Aires vive en asentamientos precarios. El último dato oficial difundido por el ministerio de Salud establece que este miércoles había 1.231 positivos de esos núcleos de población empobrecido sobre los más de 6.600 de todo el territorio bonaerense.

Otro dato que se conoció en las últimas horas: dos habitantes de la Villa Azul (en el límite de Quilmes y Avellaneda) murieron por el virus que se expandió desde el lejano oriente y se transformó en pandemia. Son los primeros habitantes de villas que se reportan como fallecidos en la Provincia, aunque el número puede ser parcial. Es que antes del 10 de mayo, la estadística bonaerense no diferenciaba la característica habitacional de los pacientes.

Uno de los fallecidos tenía 69 años y problemas de salud previos. “Tenía diabetes, hipertensión y estaba internado en el Hospital Fiorito”, se informó. La otra víctima, de 77 años, sufría hepatopatía crónica, y estaba alojado en el hospital Iriarte. El hombre comenzó con síntomas el 22 de mayo y tres días después se acercó a una unidad sanitaria instalada en el barrio en el marco del operativo DetectAr.

Villa Azul fue bloqueada tras un brote de contagios. Hubo dos muertes por coronavirus dentro del asentamiento. (EFE)

Los sanitaristas que asesoran a Axel Kicillof habían adelantado este panorama. Y la explosión del virus en los sectores castigados de la Ciudad Autónoma activaron los sensores en Buenos Aires, donde hay 1.450 poblamientos con alta vulnerabilidad social distribuidos en el conurbano. Allí viven 345 mil familias en condiciones frágiles, con dificultades para el acceso a servicios básicos y alto índice de pobreza e indigencia.

Comenzaron entonces los operativos conjuntos de agentes sanitarios de Nación, Provincia y municipios. Brigadas de enfermeros, médicos y asistentes fueron a buscar casos en contacto directo con los vecinos. En poco más de tres semanas encuestaron a 45 mil pobladores y entonces las cifras comenzaron a crecer.

Al 10 de mayo, el porcentaje de afectados que viven en esos barrios sobre el total era del 4%. El 22 de ese mes el porcentaje salto al 14; el 29 de mayo era el 16,2 y para el segundo día de junio ya estaba en 18,5%. La progresión seguirá en crecimiento, aseguran los técnicos, porque las tareas de supervisión sobre ese sector de la población continuará en esta fase de la estrategia epidemiológica.

Mirá tambiénCoronavirus en Buenos Aires: el ministro de Salud alertó que el sistema sanitario puede colapsar “a mediados de julio” si sube el ritmo de contagios
“El objetivo es detectar las personas con síntomas, aislarlos, atenderlos y hacer un control sobre los contactos estrechos de cada uno de ellos”, explicó el ministro de Salud, Daniel Gollán​.

La medida más extrema se adoptó en Villa Azul. Allí se detectaron 53 casos en un fin de semana, y la Provincia decidió bloquear los accesos y poner a los habitantes en cuarenten​a obligada por 15 días. La policía levantó vallas en los accesos y comenzó con la distribución de alimentos para los casi 5.000 vecinos. El fin de semana terminaría la restricción. Los responsables de salud creen que el foco se apagó. O al menos estaría controlado cuando el número llegó a 211 y en la vecina Itatí se estabilizó en 35.

Ahora apareció otro sitio complejo. En la villa José Luis Cabezas, situada en uno de los límites entre Berisso y Ensenada constataron 32 positivos de la peste. Este miércoles por la tarde, las autoridades decidieron un “bloqueo parcial” de la barriada donde viven 1.200 personas a ambos lados de una vía ferroviaria. Sobre uno de los sectores del predio donde se concentró la mayoría de los casos habrá “control epidemiológico”. Alcanzar a 200 vecinos que no podrán salir del barrio. Estarán asistidos con comida y remedios por dos semanas. (Por Fabián Debesa para Clarín // La Plata. Corresponsalía).

EL PLASMA “MÁGICO”

El 90% de los enfermos de COVID-19 tratados con plasma en centros de salud de la provincia de Buenos Aires se recuperaron. Son 26 personas —sobre un total de 29— que comenzaron con los tratamientos hace tres semanas. En el grupo de curados hay dos menores (uno de 12 años y otro de 11 meses) que fueron atendidos en el Hospital de Niños.

El uso de plasma de pacientes curados de COVID-19 estaá dando buenos resultados en la provincia de Buenos Aires (Germán García Adrasti).

El Ministerio de Salud bonaerense comenzó una campaña para que los enfermos que superaron el COVID-19 se acerquen a los bancos de hemoterapia para aportar ese componente sanguíneo rico en anticuerpos contra el virus pandémico. Las autoridades explicaron que cada donación puede ser usada en hasta cuatro enfermos y los registros conseguidos en las pruebas permiten el optimismo: “Este hemocomponente podría convertirse en la primera” cura “para la infección que acecha al mundo”, se entusiasman.

En centros asistenciales provincias se constató —entre otras— la “recuperación completa” de dos hombres. Y notables mejorías en el estado de salud de una niña y de un bebé que aún permanecen internados. Los varones adultos tienen 43 y 40 años y estuvieron internados en la terapia intensiva del Hospital de Trauma Federico Abete, del partido de Malvinas Argentinas, y ya fueron dados de alta.

A su vez, los dos pacientes pediátricos tratados con plasma y resultados favorables son una niña de 12 años y un bebé recién nacido, ambos internados en el hospital provincial Sor María Ludovica, de La Plata. “Una nena con síntomas de gastroenteritis llegó de Mar de Ajó, luego apareció fiebre y confirmamos que era COVID-19. Definimos aplicación DE plasma de convaleciente y en solo 24 horas tuvo muy buena evolución”, dijo el director del Hospital de Niños, Eduardo Pucci. El médico agregó en una entrevista con la radio La Cielo que “a un recién nacido en el hospital Fiorito de Avellaneda lo diagnosticaron con el virus que se contagió de su madre asintomática. Presentó dificultades respiratorias y desde la aplicación de plasma se recuperó y ahora ya está sin asistencia, comiendo y en sala común”.

El director provincial de Hospitales, Juan Riera, detalló a su vez que “todos los casos forman parte del Protocolo Provincial de Investigación sobre Plasma de Convaleciente de COVID-19”, dirigido a pacientes de moderados a graves. “Sobre 29 casos, 26 mejoraron notablemente, 8 fueron datos de alta y tres fallecieron. Suponemos que las personas que murieron, quienes tenían otras enfermedades de base, ya estaban en una fase muy avanzada de la infección”, especificó Lorena Regairaz, inmunóloga y asesora técnica del Protocolo Provincial. Que también aclaró que el plasma no reduce el daño que el virus ya provocó en el organismo, “pero sí frena la viremia, es decir, la replicación del virus”.

El plasma se obtiene a partir de una donación de sangre de alguien curado de COVID-19. La extracción y procesamiento de la sangre está a cargo del Instituto Provincial de Hemoterapia, con sede en La Plata. Allí se preparan las unidades requeridas y se las envía a los hospitales bonaerenses que las necesiten.

Para la obtención del plasma, a la sangre se le realiza un procedimiento llamado “aféresis”, que separa ese componente de los otros que componen el líquido vital.

“Para ser aplicado, el paciente con coronavirus ​o su familiar más cercano debe firmar un consentimiento informado donde se le explica que es parte de un protocolo, y se le dan precisiones del alcance de esta terapia que aún es novedosa y se está investigando pero que, afortunadamente, comienza a mostrar resultados auspiciosos”, aclaró Riera.

Para la donación de sangre, los pacientes de la provincia de Buenos Aires que se han recuperado de COVID-19 deben comunicarse a la línea gratuita del Cucaiba: 0800-222-0101. Las personas de La Plata pueden dirigirse al Instituto Provincial de Hemoterapia (calle 15 esquina 66), y si viven en otros municipios pueden llamar a esa línea para que les indiquen adónde deben acercarse para concretar la donación, que es un procedimiento breve, indoloro y seguro.

José Iturbe (43) y Carlos Arapa (40), ambos de Grand Bourg y trabajadores de la construcción estuvieron, hasta hace unos días, internados en la terapia intensiva del hospital de Trauma Federico Abete ,de Malvinas Argentinas. Ambos admiten que pensaron: “de acá no salgo”.

“Entré al hospital con 40 grados de fiebre y dificultad para respirar, me hicieron los estudios y dio positivo para coronavirus”, aseguró Iturbe. “Como estaba cada vez peor, entré a la terapia intensiva y me pusieron oxígeno, pero no mejoraba; entonces me dijeron que me aplicarían plasma de una persona que se había recuperado del coronavirus”, relató el paciente. Para Iturbe fue una buena decisión: “al otro día me sacaron la cánula y la mascarilla de oxígeno. Me salvé gracias al plasma”, declaró. Recibió el alta el 24 de mayo, luego de 16 días de internación.

Carlos Arapa empezó con síntomas leves el 2 de mayo, pero el 11 ya estaba grave: no podía respirar. Ese día lo internaron en terapia intensiva: “Es espantoso, estaba sin fuerza, casi entregado, hasta que un médico me pidió autorización para hacerme el tratamiento con plasma. Obvio que le dije que sí, la recuperación fue rapidísima, al otro día ya estaba con fuerzas”. Pasaron unos días, lo trasladaron a una habitación común y el 22 de mayo le dieron el alta. (La Plata. Corresponsalía de Clarín).

LOS NUEVOS CASOS

Los casos positivos llegan a 19.268. La Provincia aportó 442 y quedó detrás de la Ciudad que reportó 467.

Mientras el gobierno nacional define la continuidad del aislamiento social, la medida más fuerte para prevenir la transmisión masiva de covid 19, el ritmo de contagios sigue acelerándose.

Hoy fueron confirmados 949 nuevos casos y 19.268 positivos en el país. Según el reporte oficial, 977 (5,1%) son importados, 8.217 (42,6%) son contactos estrechos de casos confirmados, 6.941 (36%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

La Provincia de Buenos Aires, con 442 casos confirmados, quedó una vez más por detrás de la Capital Federal, que reportó 467.

En cuanto a los municipios, La Matanza, con 834, sigue siendo el más complicado; seguido por Quilmes con 694. En La Plata suman 185, en tanto que en Mar del Plata son 39; en Bahia Blanca 61.

También se confirmaron 13 nuevas muertes: ocho corresponden a hombres, cuatro de 85, 75, 54 y 59 años, residentes en la provincia de Buenos Aires; dos de 63 y 58 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires (CABA); uno de 83 años, residente en la provincia de Chaco; uno de 74 años, residente en la provincia de Río Negro.

Las cinco restantes son mujeres: dos de 71 y 72 años, residentes en la provincia de Buenos Aires; dos de 77 y 78 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires (CABA); y una de 83 años, residente en la provincia de Córdoba. Al momento la cantidad de personas fallecidas es 583.

Casos por provincia:
Buenos Aires 442 | 7074
Ciudad de Buenos Aires 467 | 9318
Catamarca 0 | 0
Chaco 6 | 926
Chubut  1 | 11
Córdoba 1 | 460
Corrientes 0 | 96
Entre Ríos 2 | 35
Formosa 0 | 0
Jujuy 0 | 6
La Pampa 0 | 5
La Rioja 0 | 63
Mendoza 0 | 100
Misiones 1 | 29
Neuquén 10 | 150
Río Negro 16 | 426
Salta 0 | 15
San Juan 0 | 5
San Luis 0 | 11
Santa Cruz 0 | 51
Santa Fe 3 | 268
Santiago del Estero 0 | 22
Tierra del Fuego** 0 | 149
Tucumán 0 | 48

(Fuente Infocielo)

ADNbaires