En Provincia analizan si se suman al protocolo de Patricia Bullrich.

16
Compartir

Una policía que no disparó y otro que mató a un motochorro, dos casos distintos que tiñen el debate en territorio bonaerense.

Los casos donde se observa el accionar de la Policía Bonaerense contra delincuentes armados son varios en los últimos días pero hay dos que despertaron la mayor atención en la esfera del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Uno sucedió el último sábado a la noche en la colectora de la autopista Panamericana, en el partido de Pilar, cuando dos agentes fueron asaltados por dos motochorros: uno de ellos portaba un arma de juguete y todo terminó con un delincuente muerto.

Los dos integrantes del Comando de Patrulla de Malvinas Argentinas se encontraban en un vehículo particular sobre la banquina de la autopista y habrían sido sorprendidos por dos ladrones en moto que los amenazaron para robarles.

Los agentes -sorprendentemente de franco pero con su uniforme-, se identificaron como policías y abrieron fuego con sus armas reglamentarias, lo que generó que un motochorro muriera en el lugar: el otro escapó en la moto.

El otro hecho es el de una policía de Mar del Plata que evitó que un chico de 15 años, que le había robado 1.000 pesos a una almacenera, se suicidara con una pistola 9 milímetros al verse rodeado por efectivos de la Bonaerense.

“¡No. No lo hagas!”, le rogó la sargento María Victoria Salinas quien se sacó el chaleco delante del delincuente, para darle seguridad, mientras le contaba que “yo tengo un hermano de tu edad”. El menor asaltante quedó a cargo de la UFI de Menores local.

Esos casos despertaron una enorme repercusión en las redes (fundamentalmente el video de la policía marplatense), lo que seguido con atención en el ministerio bonaerense de Seguridad que conduce Cristian Ritondo.

Por eso, tras la resolución del Ministerio de Seguridad de la Nación sobre el procedimiento en el empleo de armas para las fuerzas federales, en esa cartera fueron cuidadosos y dijeron que “todas aquellas normas tendientes a llevar claridad a los efectivos en un momento de máxima tensión y peligrosidad, son bienvenidas”.

Ritondo solo atinó a decir ante Clarín que “en cuanto a la posibilidad de adherir o crear nuestra propia normativa, es un tema que ya pusimos en estudio para trabajar sobre las normas en vigencia”.

El ministro cuenta con la confianza de María Eugenia Vidal y su jefe de Gabinete, Federico Salvai, y por eso, el tema seguramente será abordado en la reunión de Gabinete provincial de este miércoles. Si se suman luego al protocolo que instauró Patricia Bullrich, contará con el aval o el freno de la gobernadora Vidal.

Como todo en Cambiemos, la mirada está puesta en la reacción de la sociedad y, fundamentalmente, de los seguidores de esa alianza gobernante que encabeza el PRO. Hasta ahora, el Gobierno nacional no ha hecho focus sobre el tema del uso de armas.

Y desde la Jefatura de Gabinete nacional, señalan que la disposición de la ministra Bullrich “es un ordenamiento porque había dispersión reglamentaria. Y un intento por proteger a los policías de algunas interpretaciones judiciales”.

Sin duda, Ritondo también hablará el tema con su amigo Diego Santilli, vicejefe de Gobierno capitalino y ahora a cargo de la Seguridad de la Ciudad tras el papelón del Superclásico, pues ambos proceden de la misma cuna: peronista y porteña.

Como publicó Clarín, Santilli “puso en estudio” la posibilidad de adherir y sumarse al protocolo de Nación que amplía las posibilidades de uso de armas de los policías federales y de disparar ante la posibilidad de un delito. (Por Pablo de León para Clarín)

ADNbaires