Fernández-Larreta, sin acuerdo en una reunión que nació muerta

El Presidente mantuvo su decisión de suspender las clases presenciales.

17
Compartir

El encuentro en Olivos duró una hora y 45 minutos; “No son medidas antojadizas ni improvisadas”, dijo Fernández.

Tras la reunión realizada entre el presidente Alberto Fernández y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, acerca de la suspensión de las clases presenciales, el mandatario dio una conferencia de prensa en la que anunció que su decisión seguirá en pie.

“El AMBA es el foco infeccioso más claro de la Argentina y el comienzo de clases coincide con el aumento de casos en la región”, argumentó Fernández. Además, destacó: “En el área concreta de la ciudad de Buenos Aires el mayor incremento de casos se da entre personas de entre 9 y 19 años, la curva allí es exponencial”.

Además, dijo que la presencialidad de las clases “no es solo que se mueven alumnos, se mueven también docentes, no docentes, padres y madres, un número muy importante de gente que representa un tercio de la circulación presente”. Así, explicó que en la reunión con Larreta -a la que calificó de “muy respetuosa”- le explicó al jefe de Gobierno que, de acuerdo con lo que le informaron los infectólogos, “es evidente que bajando la circulación y el contacto humano se van a bajar los contagios”.

Por otra parte, le manifestó que “hay una saturación de camas preocupante” y que esta situación “no obedece solo a infectados por Covid”, ya que las clínicas “aprovecharon para atender otras patologías y al hacer eso aumentó la ocupación de las terapias intensivas”.

En otro segmento de la conferencia de prensa aclaró: “Entiendo y comprendo la preocupación del Jefe de Gobierno, pero yo tengo una responsabilidad y la voy a hacer cumplir. Esto no es un acto de altanería, de prepotencia. Tuvimos una buena charla, nos pudimos escuchar con mucho respeto, pero tengo la responsabilidad de cuidar el AMBA”.

La confirmación del encuentro entre ambos mandatarios llegó tras el pedido público que hizo Larreta de reunirse con el jefe del Estado para modificar su decisión de suspender la presencialidad de los alumnos en los colegios. Los encargados de negociar el encuentro fueron el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello.

La reunión no implica cambios de posturas. En la Casa Rosada mantienen sin fisuras la decisión de interrumpir por dos semanas las clases presenciales. El argumento es que la circulación de gente que generan los colegios es un problema. “Tenemos que reducir la cantidad de gente en la calle”, explicaron cerca del Presidente.

Rodríguez Larreta, en tanto, llegó al despacho presidencial de Olivos munido de datos que refutan la postura de Balcarce 50. En Uspallata, sede del gobierno porteño, intentaron lograr un cambio en la decisión presidencial, pero admitieron que sería una tarea “complicada”.

Tras el anuncio del Presidente, que decidió suspender por dos semanas las clases presenciales y la circulación, entre las 20 y las 6 de la mañana, en la ciudad de Buenos Aires y los 40 municipios que integran el AMBA, Rodríguez Larreta respondió que presentará un amparo ante la Corte Suprema de Justicia para impedir la decisión de Fernández, que cayó muy mal en la administración porteña.

Lo que más molestó fue el efecto sorpresa. “La semana pasada estuve con Cafiero, hablamos hace seis días, y charlamos medidas. Nos pusimos de acuerdo en que la educación tenía que ser prioridad”, describió el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, en diálogo con radio Rivadavia. El ministro coordinador explicó que “está demostrado que las escuelas no son focos de contagios”. Y alertó sobre el riesgo que implica una decisión de esas características: “Está en juego el futuro de los chicos, y hemos visto el daño que la falta de presencialidad ha generado en ellos”, sostuvo Miguel.

En ese escenario fue que Rodríguez Larreta pidió públicamente una reunión con el Presidente. “Yo le propongo al Presidente reunirnos esta misma tarde para discutir, con la evidencia y con las recomendaciones de los expertos, cómo hacer para que los chicos el lunes estén en las aulas. El lunes los chicos tienen que estar en las aulas”, enfatizó el jefe de gobierno. Finalmente fueron Vitobello y Santilli los encargados de poner fecha y hora al cónclave.

Durante la conferencia de prensa que brindó ayer al mediodía, Rodríguez Larreta también había rechazado la decisión de Fernández de recurrir a las fuerzas federales para garantizar el cumplimiento de las nuevas restricciones y resaltó que la Ciudad defenderá su autonomía. Y cuestionó al Poder Ejecutivo por la campaña de vacunación.

“Hoy, el gobierno nacional decide tomar medidas restrictivas, entre otras cosas, porque no cumplió con la cantidad de vacunas que prometió a finales del año pasado. Y ahora que no pueden cumplir, decidieron cambiar la estrategia de compra”, puntualizó el alcalde, quien anunció que la Ciudad se quedaba sin dosis para aplicar.

Anteayer por la noche, tras pasar 12 días aislado con Covid-19, el Presidente argumentó que resolvió estas restricciones, a las que describió como imperiosas, “para garantizar el proceso vacunatorio y que el sistema sanitario no se sature”. Y agregó: “Buscamos lo mismo que siempre: evitar el encuentro social y bajar la circulación del virus. El aumento de los casos es sostenido”. (Foto Presidencia)

ADNbaires