Hezbollah considerado “grupo terrorista” en Argentina.

A 25 años del atentado contra la AMIA, el Gobierno oficializa el decreto.

139
Compartir

Se creará un registro donde se anotará a las organizaciones que cometieron ataques en la Argentina. Hasta ahora, el país se guiaba por el registro de las Naciones Unidas, donde no figura el grupo chiita que atacó la embajada israelí y a la mutual judía.

Con una publicación en el Boletín Oficial, este miércoles el Gobierno hará público el decreto de creación de un registro especial de organizaciones terroristas que cometieron atentados en el país. La norma permitirá incluir en esa lista al brazo armado de Hezbollah, que según la justicia fue el que cometió los atentados a la AMIA y a la Embajada de Israel. Hasta ahora, la Argentina no tenía un registro propio, y se guiaba por la lista que elabora Naciones Unidas, en donde no está incluido Hezbollah.

Tras insistentes pedidos de Estados Unidos y de Israel, entre otros países, y también de la dirigencia judía, Mauricio Macri firmó la norma que permitirá declarar a Hezbollah como organización terrorista. El grupo radical chiita ha sido responsabilizado por la justicia de estar detrás de los atentados terroristas a la embajada de Israel en 1992, que dejó 29 muertos, y de la bomba en la AMIA en 1994, que dejó 85 muertos, y del que se cumplirán 25 años este jueves 18.

El registro funcionará en el ámbito del Ministerio de Justicia que conduce Germán Garavano. Contemplará a las personas y entidades vinculadas a actos de terrorismo y a su financiamiento. “ Se trata de un registro que permite brindar información precisa a los diversos actores encargados de la prevención y represion de hechos terroristas. Es un avance para que nunca más en nuestro país suframos ese tipo de atentados”, le dijo a ClarínGaravano, quien junto a la Cancillería, y el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, pulieron hasta último momento el texto, entre otras cuestiones por las prevenciones que manifestaron los diplomáticos.

Entre esos cuestionamientos, varios diplomáticos se mostraron preocupados por la posibilidad de que se cuestiones a la Argentina por armar un registro propio, cuando la mayoría de los Estados se rige por los listados de las Naciones Unidas. Además, hay otro tema delicado, ya que en la actualidad el Líbano es un país amigo de la Argentina, y en el gabinete libanés hay ministros del brazo político de Hezbollah.

“El decreto permite que a las organizaciones que hayan atacado en Argentina (como Hezbollah) y que no están en las listas de Naciones Unidas las podamos considerar terroristas, porque han cometido un ataque en territorio nacional. En segundo lugar, si países que piden congelar activos de otras organizaciones en la Argentina, ese registro nos permite verificar qué tipo de activos tienen en el país. Punto tres, es una forma de asegurarnos contra quienes tienen algún tipo de acción o actividad de este tipo hacia el futuro”, le dijo a este diario la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Por su parte, el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, le dijo a este diario: “El dictado del decreto ajustado al marco de lo determinado por organismos internacionales como Naciones Unidas es importante, en tanto se indique luego del marco otorgado al Registro, que Hezbollah es una organización terrorista en todas sus expresiones, también en la política. Luego de esto se producirá un hecho nuevo en la causa judicial, reforzando las imputaciones a los dirigentes de la República Islámica de Irán”.

El registro no será un listado independiente de grupos terroristas como los que tienen Estados Unidos e Israel, cuyos gobiernos actuales venían presionando fuertemente a Macri en este sentido. En el caso argentino, estará ligado al listado de grupos terroristas que existe dentro de Naciones Unidas, por el que se vienen rigiendo la Argentina y los países del Mercosur.

Para crear este registro, el presidente Macri incorporará un decreto ya existente de 2012 (el 918). Además de Justicia, el ministerio de Relaciones Exteriores y la Unidad de Información Financiera y la Dirección Nacional de Migraciones también trabajarán en la confección del registro.

Además de brindar acceso en intercambio de información sobre personas físicas, jurídicas y entidades vinculadas a actos de terrorismo y su financiamiento, el registro “deberá facilitar la cooperación doméstica e internacional para prevenir, combatir y erradicar el terrorismo y su financiamiento”.

Fuentes consultadas en el Ministerio de Justicia indicaron que de esta manera se “organizará y ordenará lo que ya hay en las Naciones Unidas”. También agregaron que ningún país podrá pedir que un grupo u otro, o persona sea declarado terrorista.

En los últimos años, el incremento de la cooperación argentina en Seguridad con Estados Unidos e Israel fue haciendo crecer un debate acerca de si es conveniente declarar o no a Hezbollah como grupo terrorista, en virtud de su responsabilidades con los atentados de 1992 y 1994.

El registro suministrará informes sobre actividades terroristas y su financiamiento sólo a requerimiento de la Justicia nacional, de los Poderes Judiciales y de los Ministerios Públicos Fiscales del país, del Ministerio de Seguridad o de organismos que los sustituyan y de autoridades nacionales o provinciales.

La semana pasada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, confirmó que el Gobierno analizaba oficializar el decreto, y cuyo debate anticipó este diario a principios de este año. (Por 
NATASHA NIEBIESKIKWIAT para Clarín)

ADNbaires